CRÓNICA DEL XXVIII WOMAD CÁCERES

, , Leave a comment

Toni Delong

vaudou-game_33958546638_o

Desde que al ex-Genesis Peter Gabriel se le ocurrio en 1992 que sería buena idea llevar su World of Music Art and Dance a Cáceres muchas cosas han pasado en uno de los festivales más veteranos del país: Cambios de lugar de celebración en la ciudad, distintos cambios de opinión de los dirigentes de la ciudad que llegaron a poner en riesgo de desaparición este festival. Muchos cambios también entre los que fueron a esas primeras ediciones y donde antes se cargaba con alguna maceta de cerveza o calimocho ahora se carga con un bebé o un niño pequeño que ya se va aficionando a ver los conciertos en la parte antigua de Cáceres. Pero lo que nunca cambia es el éxito de público y el buen ambiente por toda la ciudad ya seas cacereño, foráneo o vuelvas a la ciudad solamente por este festival siempre serás bien recibido.

john-ellison-and-the-soul-brother-orchestra_47061909494_o

No ha sido este año una edición donde había muchas grandes estrellas de la world music en en el cartel, en cambio, se ha disfrutado de una de las ediciones con más calidad de los artistas que ha habido sobre el escenario. Además WOMAD no es un festival al uso y año tras año intenta transmitir unos valores que también ha hecho esta edición tanto de palabra, como fue el discurso de Antón Reixa en el Escenario Principal de la Plaza Mayor como de acción por las distintas campañas que se llevaron a cabo durante WOMAD 2019.

mica_40884640003_o

El jueves comenzó esta edición, un aperitivo con conciertos solamente en el escenario de la Plaza Mayor de los que destacan Quentin Gas y los Zingaros, grupo sevillano que mezclan el flamenco y la psicodelia para dar una vuelta de tuerca y hacer que el rock andaluz llegue a siglo XXI con una fuerza renovada. Otro concierto para recordar será el de Vaudou Game. grupo franco togoles que mezcla los ritmos tradicionales del vaudou con ritmos afroamericanos que hicieron bailar y disfrutar a los asistententes.

quentin-gas-y-los-zingaros_40869253713_o

El viernes el WOMAD empezó a funcionar a toda máquina en todos sus escenarios y fue en una Plaza de San Jorge abarrotada donde la argentina Mica dio un concierto donde se mezclaba la tradición de su pais con la innovación musical sin olvidar el compromiso y reivindicación de su mensaje. Bajamos a la Plaza Mayor porque empezaba John Ellison & The Soul Brothers Orchestra a dar todo un recital de Soul, Blues y Rock & Roll clásico en canciones en las que no olvida hablar del racismo o de la violencia que sufrió durante su vida, siguieron Colectivo Panamera con su cumbia mestiza, un ritmo que hace unos años era demonizado por todos aquellos que decidían lo que era bueno o malo culturalmente pero que ahora parecen haber descubierto ellos para el resto de la humanidad. Volviendo a la Plaza de San Jorge para ver a la turca Gaye Su Akiol vestida como superheroína para su concierto y es que en la Turquía actual ser feminista, laica y luchar por la democracia es cosa de valientes superhéroes que no tiene que envidiar para nada a Los Vengadores. El final de la noche fue con Les Negresses Vertes, la veterana banda francesa reunida por el 30 aniversario de su primer disco Miah.

maria-rodes_47102464924_o

El sábado es el día grande del festival, donde más gente va a los concierto y unos pocos a hacer botellón entre la multitud, recordemos que Cáceres fue la ciudad en la que se inventó esta forma de socialización que ahora escandaliza. Con un sol de justicia el extremeño El Cid fue a demostrar que el hip-hop extremeño está muy vivo y con fuerza en la región y es que uno de los efectos positivos de WOMAD ha sido en el impulso que se da cada edición a las bandas extremeñas que despuntan. Ante una multitud como la que había el sábado se hace difícil para alguien con movilidad reducida moverse y llegar a tiempo a conciertos como el de María Rodes que tenía no sólo la Plaza de San Jorge abarrotada es que también los accesos saturados para ver a la cantante barcelonesa cantar coplas y demostrar que lo más moderno siempre es volver a las tradiciones culturales. Otra aventura para volver a la Plaza Mayor y aunque la organización haga lo imposible por ayudar no resulta tan fácil cruzar una multitud con la ayuda de un bastón para ver a Calypso Rose la reina del calipso, 80 años de marcha en el cuerpo para deleitar a los presentes con los ritmos del Caribe británico como cautivó anteriormente a estrellas como Bob Marley o Manu Chao que cayeron rendidos a sus pies.

calypso-rose_47831593292_o

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico