Mad Cool Festival 2018 – Crónica del viernes 13 de julio: “Hay vida más allá de Massive Attack”.

, , Leave a comment

La segunda jornada del Mad Cool llegaba cargada de escepticismo ¿Habrían resuelto los problemas de logística? ¿Habría birra man en cada esquina? ¿Se habría inundado la zona de la fuente común? ¿Habría menos gente que el día anterior?. Pues bien, menos colas de acceso, menos problemas si te querías hidratar y mucha más gente o al menos mucho más distribuida durante todos los escenarios.Y es que en algunos puntos hubo que ponerse las pilas para no seguir recibiendo palos. Si bien es cierto que parece que a mucha gente no le cabe en la cabeza que está asistiendo a un evento de 80000 personas…

La tralla que metieron @marmozets en #Madcool fue total 👌💪🏻

A post shared by notedetengas magazine (@notedetengas_magazine) on

REALESTATE_P1040796
Nuestra jornada transcurrió de nuevo transitando por todo lo que podíamos, aguantando directos enteros sin pestañear y haciendo paradas técnicas en otros tantos que nos pillaron de pasada. Eso sí la jornada no podía empezar de mejor manera que con el preciosismo de Real Estate, idílico directo para una tarde soleada, una banda que siempre es relegada a un horario un tanto infantil, pero que no dejo de congrejar a una buena hornada de fieles para corear ‘Crime’, ‘Had To Hear’ o ‘Talking Backwards’ amen de recibir en primicia nuevos temas de la banda y escuchar en directo los últimos hits de su más reciente trabajo “In Mind”. Tras dejarnos extasiados, acudimos a echar unos buenos berridos con The White Buffalo, lo suficiente para cazar el final de su directo y de inmediato inmiscuirnos en la propuesta de Marmozets. Fueron ellos una de las grandes sorpresas de la jornada, potencia vocal, banda aguerrida y un pogo acelerado en la mitad de la pista que se fusionaba con los extremos movimiento de cabeza de por medio, estaremos muy atentos a próximos pasos de la banda por nuestro país.

OFENBACH_P1050007

Con las piernas ya calientes, no tocaba otra, teníamos que sacar nuestro lado bailongo a pasear. ¿Qué mejor manera que hacerlo al ritmo de los Ofenbach en la carpa ‘The Loop’? eran apenas las 21 y el dúo francés tenía montada una rave de tres pares, hits sin parar, lo mismo te salían con los Rage Against The Machine que tiraban de cantaditas, una fiesta de órdago y una sudorina bastante elegante desde primeras horas de la tarde. Uno de los puntos fuertes del festival llegaba al Mad Cool, el mismísimo Jack White hacía acto de presencia en Madrid. Había muchísimas ganas de escuchar al norteamericano en directo. Y la verdad, no defraudó. El concierto de Jack White fue uno de los conciertos más redondos de todo el festival. Animado y lleno de energía, el de Detroit desplegó toda su magia sobre el escenario para hacer bailar y saltar a guitarrazo limpio. ‘Lazaretto’, ‘Connected by love’ o ‘Another way to die’ fueron varios de los hits que pudimos disfrutar. Pero sin duda, el MO MEN TA ZO de la noche lo vivimos cuando empezaron a sonar los primeros acorde de ‘Seven Nation Army’ el hit por excelencia de su anterior banda The White Strippes. Sus archiconocido estribillo retumbó en el todo el recinto del Mad Cool dejando un magnífico sabor de boca a todos los que lo disfrutamos.

THE_WHITE_BUFFALO_P1040857

 

Mientras otro reducto intentábamos disfrutar del preciosismo de Perfume Genius en el escenario KOKO, con mala suerte, pues el retraso en la puesta a punto nos catapultó directos (menos al fotógrafo) a Sampha, sin duda uno de los directos de la jornada a pesar de no estar destacado en la parte alta del cartel. El ganador del Mercury Prize por su inmenso trabajo “Process”, catapultó a otros niveles las fronteras entre el jazz, la electrónica y el R&B, haciendo suyo un género curtido de collages sonoros y de magnas interpretaciones a teclado y percusiones. Una fiesta de la que no salir, un directo para quedarse a vivir con momentos mágicos como ‘(No One Knows me) Like The Piano’, ‘Blood On Me’ o ‘Reverse Faults’.

PERFUME_GENIUS_P1050062

Otro de los directos con mayor afluencia del festival fue el esperado regreso de los Arctic Monkeys a nuestro país. Alex Turner y los suyos regresaban a España después de lanzar su polémico último trabajo ‘Tranquility base hotel &casino’. Los de Sheffield dieron un concierto con dos partes bien diferenciadas. La parte lenta donde la banda se recrea en sus canciones más tranquilas y la parte gamberra. Aquella que todos esperamos y que llenan de clásicos básicos como ‘Do I wanna Know? O ‘R U mine?’. Con un sonido preciso y constante los ‘monos árticos’ consiguieron encandilar a los miles de fans que se postraban delante del escenario principal. Aunque para muchos terminó siendo un directo anodino y dando por sentado que este último trabajo tendría que haber sido firmado en solitario por Alex, cuál Father John Misty británico.

Mientras unos se tiraban de los pelos o bostezaban con los monos, otros decidimos ir a berrear y dejarnos una buena dosis de barra de energía en el show de Young Fathers. Nos habían avisado que la que montaron en un Canela fue fina, y lo que lograron en el Mad Cool fue de traca. Cuarteto que tira de punk fibroso, de ritmos tribales y rap experimental, directos a la yugular, ajenos a estilos prefabricados, embajadores del live visceral. Los escoceses desgranaron su último trabajo “Cocoa Sugar” ante una audiencia entregada y excitada, un aliciente más para ir a ver a Florence en su próxima gira por nuestro país, ellos serán sus teloneros. Tras ellos se llevaron una barrida a su paso, poco a poco los Holy Bouncer pudieron ir congregando a un público tímido que nos acercamos a disfrutar de nuevo de su necesario psych para rebajar la brutalidad acontecida.

Alice In Chains no arriesgaron, salieron a hacer lo que mejor saben, gritar himnos uno tras de otro, ‘Them Bones’, ‘Dam That River’, ‘Again’ o ‘Rooster’ volvieron a hacer salir de nuestras entrañas nuestro pasado más grunge, eso sí, se echó en falta un poquito de volumen, aunque quizás estaban temorosos de molestar a Massive Attack… Lo que fue una animalada, valga la redundancia, fue el nuevo show de James Holden. que presentó su nuevo trabajo “The Animal Spirits” en un show a caballo entre el trance, la electrónica de lenta combustión y el jazz experimental tribal psicodélico, todo ello acompañado de un gran despliegue orquestal. Poca broma, salimos flotando.

Tras una jornada de buenos rollos y directos para no olvidar, hicimos inmersión de nuevo en el escenario The Loop, carpa que se quedaba corta para todos los que se acercaron a no disfrutar de Massive Attack, la banda empezó a acumular retraso y los más avispados ya pudieron avistar por donde iban los tiros, ¿Recordáis el Low en el que prohibieron tocar a nadie a la vez? Pues en esta ocasión fueron más allá, y no sabemos si por contrato, si porque les jodió el hecho de tocar en la carpa o porque realmente son un poquito gilipollas, no quisieron salir porque nuestros afinados aparatos auditivos no iban a poder apreciar su show como se merece. ¿Por qué no lo presentáis en teatros o en auditorios entonces? Poderoso caballero, a nosotros ya nos han visto, la verdad que al parecer hasta Franz Ferdinand tiró de freno y según muchos durante esa espera se notó algo de bajada de sonido, pero vamos, claramente a la media hora nos fuimos a pegarnos unos bailes al ritmo de ‘Always Ascending’ como dios manda, eso sí la mala leche nos acompañó de camino a casa.

 

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico