El equilibrio atemporal de Palace: Crónica de su paso por la Sala El Sol. Octubre 2019.

, , Leave a comment

Fuimos muchos los que nos perdimos el directo de Palace en su paso por el Mad Cool este año, las horas tempraneras no jugaron a favor para ver a un nombre a militar en la línea intermedia de cualquier festival. Pero quizás el destino es sabio y a veces te da la oportunidad de gozar de una banda de esta envergadura en el recinto que se merece, en sala.

View this post on Instagram

@palace_band inmensos en @salaelsol @houston_party

A post shared by notedetengas magazine (@notedetengas_magazine) on

Fallaron los teloneros en la cita madrileña, una lástima, ya que ganas había de poder catar a esa joya que milita bajo el nombre de Marthagunn. No dudamos en que Houston Party les traerán en otra ocasión por la capital.

La música de Palace recompone, mece, complace, aturde, magnifica, ensalza, llena, trae paz y brinda nostalgia. Un poco de todo ello hubo en su directo en El Sol, un concierto enmarcado en el 40 aniversario de una sala esencial para todos nosotros, como esencial fue descubrir el potencial de los Palace en su escenario. ‘Life After’ su segundo disco, fue el protagonista de una noche donde la esperanza a la que aluden en su nuevo trabajo quedó plasmada en la interpretación desde el primer momento. ‘So Long Forever’ y ‘Life After‘ eran las encargadas de la toma de contacto con un público variopinto y más internacional de lo común. ‘Caught My Breath’ , ‘Live Well’, ‘Younger’, ‘No Other’ y ‘Running Wild’ seguían dejando más registros de una banda que alterna el folk de cámara con el pop más arty, a caballo entre The Maccabees, Local Natives y Grizzly Bear por momentos.

IMG_9178

Un recital en el que la fusión con el detallismo en cada una de sus melodías se hacía más patente a medida que avanzábamos en la noche. No faltó su paso por ‘Berlín‘ o el momento íntimo en su interpretación de ‘Bones‘. El momento cumbre fue culminar en una comunión total con ‘Heaven Up There‘ (¿Es posible mantener el vello erizado durante más de siete minutos de interpretación? sí, lo es), una píldora con efecto valium, tranquilizadora y relajante a la par que jodidamente emocional. La guinda final vino de la mano de ‘Bitter‘, tema que aparecía en su EP debut y que volvía a formar parte de su primer largo, el majestuoso ‘So Long Forever’. Equilibrio atemporal para una banda que si vuelve, por seguro lo hará llenando sala de mayor aforo.

 

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico