Punk is not dead – Crónica del concierto de Boss Hog en Madrid presentando ‘Brood X’. Junio 2018.

, , Leave a comment

Hay veces en los que esperar una hora para que el grupo de turno salga a escena se hace eterno, una mala praxis que cada vez más salas aplican, llevando al extremo la paciencia de los que acudimos religiosamente a un concierto para disfrutar y no para dejarnos la tarjeta en birras a precios desorbitados a primera hora de la noche. Si hay que ser punk lo somos, y por eso lo decimos ¿no?.

 

boss hog 1995

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero para punkarras los Boss Hog, y es que su paso por la Sala 0 del Palacio de la Prensa, dentro del siempre bien estructurado ciclo SON Estrella Galicia, fue una apisonadora, a la que faltó luz y puntualidad pero que desbordó actitud y garage grasiento y demoledor.

 

Jon Spencer y Cristina Martínez funcionan a la perfección con su banda en directo, provocan, fluctúan, enloquecen y atropellan. Como unos Bonnie and Clyde que cambian el armamento por las cuerdas y el micro, apoyados por amantes de la Jon Spencer Blues Explosion y por los que se quedaran prendados de aquel trash-rock de Pussy Galore. Matrimoniadas las justas, aquí hemos venido a divertirnos y a haceros botar, sudar y pegaros unos buenos empujones. Público de todas las edades, más bien entrados en la treintena y de ahí para arriba, apoyando a una pareja que bien podrían ser los protagonistas de Only Lovers Left Alive de Jarsmuch, el rock es muy vampírico, y hay que morder cuello para sobrevivir.

Los temas de ‘Brood X‘ fueron los protagonistas de tan magno evento, no suelen dejarse ver mucho en directo con este proyecto, pese a llevar desde los 80 en activo, pero quizás las preocupaciones de una pareja de cincuentones que siguen en el rock se llevan mejor si lo plasmas en un estudio y lo espetas en la cara de un público ávido de garage-punk lleno de riffs deslenguados.

boss hog brood x

Un retoño en forma de banda, un repertorio al que no le falta gas y un poderío que sólo gastan los rockeros de la vieja escuela (mención especial a la bestia parda de Hollis Queens repartiendo estopa en la batería). La pareja puede volver a Manhattan tranquila, han encontrado la fórmula X para romper aquel dicho que sostenía aquello de ‘Donde tengas la olla no metas la polla’.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico