(Re)Cámara en el motor de un autobús – Crónica del concierto de Los Planetas en la sala Joy Eslava.

, , Leave a comment

Los Planetas

‘Una Semana en el Motor de un Autobús’

Miércoles 13 de junio de 2018

Joy Eslava (Madrid)

Por Andrés Castaño

 

  Vivimos en una época de homenaje del pasado. Del eterno retorno de bandas clásicas. De la gira del disco clásico, tinterpretado enterito de principio a fin, con algún extra añadido tras tocar la cara A y la cara B. Un concepto que ya resulta un tanto manido y a veces totalmente desactualizado. Y en ocasiones carente del valor estético y de las claves del momento en que se gestaron. Pero hay excepciones. Hay discos que siguen teniendo su mecha, su pegada, pasados los años. Que poseen el papel de icono, de estandarte de una época. Y el tercer disco de Los Planetas ‘Una Semana en el Motor de un Autobús’ (RCA, 1998), pertenece a esa categoría de clásico, de luminaria del indie español. Las circunstancias de tal obra magna quedan reflejadas en el fantástico libro que escribió al respecto el periodista Nando Cruz para la colección de la editorial Lengua de Trapo. En este libro se entiende no solo la dinámica y muchas características intrínsecas de la banda, sino refleja esa época y su carácter.

Ahora en el vigésimo aniversario del disco, además de una edición de doble vinilo, surge el proyecto de tocar todo el disco Florent (guitarra eléctrica) y Jota (voz y guitarra) junto a un quinteto de cuerda y piano. La presentación de este proyecto que promete gira tuvo lugar en la Joy Eslava (solo para invitados) patrocinado bajo el amparo de una empresa de telefonía móvil y una plataforma de ‘streaming’ musical (Tidal). Agasajaron al personal con algunos pequeños obsequios para recordar el evento (póster, pase, pañuelo de la plataforma…). Como corresponde con el revuelo que causan Los Planetas, el lleno estuvo asegurado. Había cierta expectación por el formato.

los planetas en madrid junio 2018 una semana en el motor de un autobús con TIDAL

A decir verdad, desde “Segundo Premio” eché en falta a Eric Jiménez (batería), Banin (teclados) y a Kieran Stephen (bajo). El bajista escocés aportó mucho a ese disco. Un miembro que siempre estuvo apartado, marginado y que pronto dejó el grupo. Y es que ‘Una Semana…’ es un disco de noise pop, así que esas distorsiones de guitarras, esas baterías tan rotundas faltaban en un formato como el que se presentaba en esta ocasión. Aunque desde ‘Segundo Premio’ aparecen las cuerdas en los arreglos. Esa es quizás la excusa. La primera y la última canción contienen las cuerdas como un elemento fundamental. Y ese es un hilo conductor cargado de fuerza. Pese a que la esencia de Los Planetas siempre ha sido el pop, el noise y las letras de relaciones fallidas, experiencias psicotrópicas y desencantos varios. “Desaparecer” sorprende en su versión para ese formato de cámara, quizás porque se aleja mucho del sonido de la original. Sin embargo, me sorprendió el entusiasmo excesivo del público. Un público que no gusta de ese formato de cámara, que pasa de lo clásico. Y sobre todo un formato donde la gente no puede corear a gritos las letras, una práctica común con Los Planetas porque sus fans llevan grabado en su carne esas historias, esos ritmos, esa debacle.

TIDAL presentó a los Planetas con una semana en el motor de un autobús en la joy eslava con quinteto de cuerda y piano

   He de aseguraros que me produce cierta desconfianza todas esas estrategias de marketing para exprimir hasta el final un producto cultural. En ese proceso se puede perder la esencia de la obra, el valor artístico. Y sí, me da que este intento tiene algo de eso. Aunque no se quede en eso. Va en ese espectro de producto para fans. Dudo mucho que este proyecto haga efecto de llamada, y genere fans a ‘tutiplén’. Pero en estos mundos preconizados por la revolución digital hay muchas sorpresas. Y quien sabe si abre un nuevo ciclo en Los Planetas o les genera nuevos públicos. No todo es previsible gracias a un algoritmo o una estrategia de redes sociales.

Los planetas en la sala joy eslava con quinteto de cuerda interpretando una semana en el motor de un autobús

Más allá de ese escepticismo. Lo reconozco. Me encanta ‘Una Semana en el Motor de un Autobús’. Me recuerda una escena, una época vital, un momento musical en nuestro país. Y me parece un disco redondo, y un milagro que lograra llegar a buen puerto. Es un disco que no me cansé de escuchar. Di vueltas y vueltas a esa casete. Y luego les vi en directo en múltiples ocasiones, desde la gira de ‘Pop’. Algunas veces pletóricas, otras un fiasco.

Y lo que aconteció el miércoles pasado fue un digno homenaje a Florent y Jota (las dos raíces principales de la banda), a un disco clásico que cuenta con la categoría de fundamental, con unos arreglos y una adaptación redonda: mención especial para el sexteto que les acompañaban y para el firmante de los arreglos. Pero por mucho que todo suene preciosista. Por mucho que el resultado esté embellecido, suena a forzado, a impostado. Pierde la capa original, la esencia noise, la crudeza de la batería, las texturas de las programaciones, la psicodelia y los riffs de las guitarras. Claro que me encanta escuchar temas que no se han tocado apenas en directo como “Parte de lo que me debes” con un sonido limpio, sin ese cariz adictivo; tanto como “Un Mundo de Gente Incompleta” o “Montañas de Basura” piezas que lucen en su nuevo aspecto. O la magnífica psicodelia de “Laboratorio Mágico” y “Toxicosmos”. “Cumpleaños Total” pierde la contundencia que tiene el tema eléctrico. Pero a su vez, “Línea 1” y “La Copa de Europa” se acoplan a la perfección porque ya fueron creadas cercanas a este formato.

 

El mundo viejoven estará encantado. Aunque he de admitir que me sorprendió ver muchos treintañeros y algunos veinteañeros entre el público ¿Eso significa que el relevo generacional de fans de Los Planetas está garantizado? Pues no. Significa que hay un reclamo, desde luego. Hoy en día ya hay relevo en otras bandas. Después de interpretar los doce temas del magnífico álbum, hubo dos bises especiales “Los Poetas” (extraído de ‘Una Ópera Egipcia’ (2010) un guiño a su cambio de dirección y de sonido con sus tres últimos discos) y el clásico “De Viaje”. Guinda ideal para una noche de homenaje, con la estampa de frac que aporta el formato de cámara, de lo clásico: un as en la recámara planetaria. Mucha emoción, muchos recuerdos, mucho desencanto, mucho desfase. Y ahora toca contar las batallitas de abuelo. La gira hablará. Una noche especial que inició, en un formato semi acústico, Pájaro Black, una banda heredera de ese sonido planetario que cumplió el guión de teloneros. Y allanó el terreno a la presentación de (la re)cámara del disco nacional de referencia de carretera y emociones fuertes.

los planetas en joy eslava interpretando una semana en el motor de un autobús

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico