Seminci 56: La Conquête, hombres de estado, hombres de circo

, , Leave a comment

Precedida de su fama polemica en el país vecino nos acercamos con ganas de ver hasta que punto es mordaz y politicamente incorrecta esta sátira política acerca de la historia de puertas para dentro del ascenso al poder de Nicolas Sarkozy tanto dentro de su partido, como en el gobierno francés y su final victoria en las elecciones presidenciales francesas del 2007.

Con un montaje a base de flashbacks entre la noche del 6 de mayo de 2007, día en el que se celebró la segunda ronda de las elecciones presidenciales francesas, y momentos de la vida de Sarko a lo largo de cinco años -aunque en campaña presidencial continua- se nos muestra sin ningún tipo de pudor cómo se lanzan sutiles puñaladas entre compañeros de partido que practicamente no se pueden ni ver, se planifica estratégicamente cada movimiento de cartera, declaración en prensa, o se transforma en un circo mediatico el simple hecho de salir a dar una vuelta en bicicleta.

La película transcurre con un rítmo trepidante y ligero mientras nos descubren las dudosas prácticas, trucos y zancadillas mediaticas que llevaron al tremendamente ambicioso Sarkozy desde el Ministerio de Interior, al de Economía y Finanzas, a líder del partido y finalmente al Elíseo. Destacables los brillantes dialogos, cargados de fina ironia y mucha carga entre lineas, que nos dan los momentos más memorables del filme: la relación con sus ‘enemigos’ en el partido Dominique de Villepin y Jacques Chirac -increible actuación y asombroso parecido físico de Bernard Le Coq con el ex-presidente francés-. La tercera pata que articula la película es la distanciación en la relación con su mujer -consejera principal en su campaña- que no aguanta el desgaste y los desplantes del político y termina abandonandole, con las consiguientes consecuencias.

Recomendable para el público general la veremos en salas comerciales no tardando mucho, despues de reventar el box office francés.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico