Sesión remember : Crónica del concierto de Sugar Stones en Sala Copérnico. Septiembre 2017.

, , Leave a comment

Los que pensáis que el publico de los Rolling Stones se compone de abuelitos nostálgicos estáis un poco equivocados. El sábado 23 de Septiembre se juntaron lo más variopinto de la noche madrileña para bailar temazos de los Rolling Stones de la mano de la banda Sugar Stones. Hipster, Rolling geeks, abuelitos rockeros… Nos juntamos los fans para rendir tributo a la mítica banda inglesa que estará el 27 de Septiembre en Barcelona.

sugar stones no filter rolling stones cronica copernico

 

Mariano Muniesa, periodista musical y reconocido fan de la banda, se hizo cargo de presentar el evento. En primera fila gozándosela todo, disfrutó como un enano al ritmo de la mayor banda tributo de los Stones en España, los Sugar Stones

Emilio Teresa, el “frontman” entró con una energía arrolladora, decidido a liarla parda. Sus primeras palabras dieron el tono de la noche: “No somos los Rolling Stones, ¡pero vosotros sí sois el publico de los Rolling!’ Durante más de una hora Emilio no paró de dar botes, un mini Jagger, metido en su papel para desesperación de los fotógrafos que no conseguían una foto quieta del muñeco. 

Arrancaron con “Sympathy for the Devil” y pasaron por todas las épocas stonianas. Del guiño disco « Miss You », al asfixiante « Gimme Shelter », pasando por el muy eléctrico “Start me Up”… Como no podía ser de otra manera, acabaron el concierto con « Satisfaction » en un bis previsible.

sugar stones concierto tributo rolling stones sala copernico madrid

Tenemos que hacer mención especial a la interpretación de “Angie”, que fue soberbia. Una vez más, se demuestra que los rockeros somos los más morsis y que una balada nos gusta más que comer con las manos.

Los músicos fueron soberbios, especialmente Susan Santos, invitada especial, que nos dio unos riffs de guitarra eléctrica impresionantes. Muchos temas sonaron divinamente; muchos otros no tanto. Y eso se debe a que la batería se oía tan fuerte que en muchas ocasiones tapaba la voz de Emilio, o incluso las cuerdas. Una pena porque ciertos temazos se oyeron muy disminuidos por este problemilla.

Para resumir, los Sugar Stones nos dieron un show de lo más stoniano: muchas guitarras, un cantante histérico, un publico entregado y unas letras ininteligibles… No defraudaron y fueron el aperitivo perfecto para la fiesta del próximo miércoles en Barcelona. Tenemos Stones para rato.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico