Sobres, gominolas, pastilleros y excentricidades varias en el envío musical del siglo xxi.

, , Leave a comment

Sobres, gominolas, pastilleros y excentricidades varias en el envío musical del siglo xxi.

 

Está claro que el mercado musical ha cambiado, la digitalización es clara pero así mismo el consumo de música en directo y la compra de formato físico vive un momento divino. Y es que ¿a quién no le hace ilusión recibir un paquete con el nuevo lanzamiento de su artista favorito? El formato de recepción es clave, muchos sellos musicales lo saben, comprar sobres adecuados para su envío y aprovechar a dar ese punto personalizado al melómano es algo clave, no ser uno más, sentirse especial siempre sabe bien.

Esto también lo saben muchas bandas que ya sea con una tirada limitada, un packaging especial o un mensaje para sus fans intentan que el álbum tenga ese punto atractivo que no tiene cogerlo sin más de una bandeja. Desde el típico sobre que va más allá, a los proyectos manuales más insospechados, todo vale en estos tiempos en los que además la imagen vale más que mil palabras, un paquete bien puesto siempre queda bien en instagram.

El tema del envío es algo clave, así surgen también proyectos que no sólo involucran lo musical, sino lo gastronómico, como es el caso del proyecto de Seatle Turntable kitchen, que incluso tiene packs con café y vinilos, lo que está claro es que la envoltura es un must.

También se han apuntado a la moda muchos festivales que bajo la premisa del envío a domicilio aprovechan a cuidar el empaquetado dando su toque especial al sobre de rigor.

cd packaging festivales

Como curiosidad, algunas de las bandas que más cuidan sus ediciones además del empaquetado en el envío desde su web son The Flaming Lips. Cabe recordar que allá en 2011, Wayne Coyne y su banda lanzaron un EP de cuatro canciones en un dispositivo USB, dentro de un cráneo de gominola comestible de siete libras. El EP se agotó y provocó que la banda fuera aún más allá. Siguieron con un EP de tres pistas que consistía en un dispositivo USB incrustado dentro de un feto también comestible, de gominola. Vale, quizás esto se pasa de castaño oscuro, pero así somos los coleccionistas, apreciamos esas excentricidades.

spiritualized pack

Recordamos aquí también uno de los envíos más extrafalarios y delirantes de la banda Spiritualized, en su trabajo de 1997, “Ladies And Gentlemen We Are Floating In Space” , la idea inicial fue sugerida por el comentario del cantante Jason Pierce en la primera reunión de diseño en la que se propuso como lema  “la música es medicina para el alma”. El álbum se incluyó en el estilo de paquete blister de un producto farmacéutico, con notas tipo liner escritas en papel similar y en estilo similar a las instrucciones del paciente. No es de extrañar que en los últimos años cada envío por parte de las bandas underground y más consolidadas traten de desmarcarse de lo habitual, bien con un sobre extraordinario o con un toque extrafalario que quede para el recuerdo.

 

envelopes music

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico