Reseñamos “Volcano” de Temples.

, , Leave a comment

Temples_-_Volcano

Ya habían pasado tres años desde el magistral debut del cuarteto Temples y tenían que hacer el disco continuación para poder dilucidar cual era su rumbo y si se trataba de grupo “hype” de un disco. La tarea era ardua ya que “Sun Structures” (2014) no solo iba cargado de potentes hits si no que recuperaba las mejores de las esencias psicodélicas guitarreras de los sesenta. Byrds, Pink Floyd, Zombies, sonido Canterbury y los noventeros Kula Shaker nos venían a la mente al escuchar el vinilo. Su presencia en festivales indie, el carisma de su cantante James Bagshaw con su look Mark Bolan hacían el resto y les ponían las cosas muy difíciles cara el futuro.

Y el futuro llegó de la mano de este “Volcano” disco con el que han huido de lo fácil para adentrarse en nuevas formas sin perder su esencia. Así, los británicos  han quitado el epicentro en las aguerridas guitarras para dárselo a los efectos sonoros de las nuevas tecnologías (sintes, teclados,…), manteniendo sus pegadizos estribillos y las baterías trepidantes.

Del paquete destacan los singles “Certainty” con su moderno Dream Pop a lo MGMT, y  “Strange Or Be Forgoten” con su impactante melodía melancólica. Luego también,  “On The Savoir” e “In MY Pocket” con sus ecos Pink Floyd, “(I Want To Be) Your Mirror” que firmarían los Tame Impala, los “pa-pa-pás” de “Roman God- Like Man” y las voces de “Celebration”.

Son partes de un disco cuya importancia son los matices sonoros, con una conjunción de los efectos artificiales con los instrumentos clásicos del rock, para confluir en bellas piezas psicodélicas en las que el optimismo parece inseparable. Prueba superada del segundo disco, si señor.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico