Mujer verde soltera…

Muy buenas a todo el mundo. Aquí el amigo Vito me ha pedido gentilmente que escriba cosas en su blog. Se ve que necesita que alguien consiga que lean su blog de vez en cuando… Y que mejor forma de hacerlo que hablando de una mujer soltera, aunque eso sí tiene el inconveniente de que es verde, pero nadie es perfecto.

Sí, señoras y señores, voy a hablar de Hulka (o She-Hulk, para los puristas). Para quien no lo sepa, Hulka es la prima de Hulk, el tío más fuerte y con más mala baba de Marvel (quitando poderes cómicos y dioses varios). Especifiquemos un poco más, que un poco de historia marvelita no sentará mal a nadie:

Jennifer Walters era una feliz abogada de Los Ángeles. Un día llego su primo, el señor “machaco todo lo que pillo”, pero en su versión canija (Bruce Banner, que hay que explicarlo todo). Pues bien, iban por la calle cuando unos ganters muy malotes se pusieron a pegarles de tiros vete tu a saber porqué y la dieron de vellón. Total, que el amigo Bruce, al ver que su prima perdía más sangre que un gorrino el día de la matanza, la hizo una transfusión para salvarla. ¿Cómo iba a saber el pobre que esa transfusión de sangre provocaría que su prima del alma adquiriese sus poderes de destrucción masiva? Pero así es Marvel amigos, lo que a una persona en la vida real provocaría la muerte o un horrible cáncer hace que en el mundo marvelita se convierta en una especie de héroe con mucha mala leche y cierta inclinación por el sado. Por cierto, Jennifer tuvo muchas más suerte que Bruce, ya que ella es capaz de controlar sus transformaciones a voluntad.

No entraré en más detalles de su vida (para eso h ay gente que lo hace mucho mejor). Lo que realmente quería hacer es recomendar la nueva serie de este personaje que actualmente se está publicando en nuestro país. Y, aunque parezca mentira, Panini no la está cagando. De momento no he encontrado ningún error digno de mención.

Resumiendo mucho, la serie trata sobre la vida de Jennifer como abogada en un bufete en el que se encargan de casos superheróicos. Aunque esto no es más que una escusa para presentarnos a una Jen que no sabe muy bien que es lo que pasa con su vida (tanto en el plano personal, como en el superheróico) y que debe enderezar de algún modo.

La principal razón por la que cualquiera debería leer la nueva serie de Hulka es porque se trata de una serie que supone un soplo de aire fresco dentro de los cómics de Marvel. Esta serie es graciosa, original y, lo que es más importante, ¡Respeta la continuidad! (o lo hace tan bien como puede). En los guiones nos encontramos con un Dan Slott que da lo mejor de s í en cada número, haciendo que al principio la serie parezca sólo la sucesión de casos sin conexión unos con otros (especial mención el caso de Spiderman, menudas risas), pero que van sembrando pequeñas situaciones que irán teniendo sus consecuencias más adelante dentro de la vida de Jen.

Dentro del apartado gráfico tenemos a dos dibujantes nuevos para mi. En primer lugar destaca Juan Bobillo, cuyo estilo ha generado detractores y adoradores por igual. Yo me encuentro dentro de los que le adoran, que se le va a hacer. Su dibujo me parece cuanto menos fresco y original, y va perfectamente ligado al tono de humor que caracteriza a la serie. Además, cada vez que veo a su Hulka me dan ganas de cogerla de los mofletes y decir “¡Qué cosa más ricaaaaaaa!”.

Luego tenemos a Paul Pelletier, que se encarga, por así decir, de los números que más tienen que ver con la vida personal de Jen. Este dibujante es mucho más clásico, haciendo dibujos que uno enseguida asocia al cómic de superhéroes con mallas de toda la vida. No digo que sea malo, pero cuando toca leer algún número dibujado por él me parece que la serie decae un poco, tal vez sólo por lo diferente que es su estilo del de Bobillo. Aún así lo hace bastante bien.

Y esto es todo por hoy. No os perdáis mi siguiente post en el que hablaré de las raras inclinaciones sexuales de Zatanna, que no sólo sabe sacar conejitos de la chistera, jejejejeje…

Un comentario sobre “Mujer verde soltera…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *