Crónica del Dcode festival 2011: Viernes 24 junio – Ciudad Universitaria, Madrid

, , 3 Comments

Con un sol castigador, a las cuatro de la tarde y con casi cuarenta grados a la sombra acudimos al estreno del escenario del dcode festival con, nada más y nada menos que Toundra. Los madrileños postrocketos dieron un brutal concierto repasando (II) y algunos temas olvidados de (I) haciendo disfrutar a los pocos que acudimos a esas horas y a los muchos “emos” que abarrotaban las primeras filas esperando para ver a My Chemical Romance. Un sonido fabuloso que no se repetiría en siguientes conciertos en ese escenario y un directo que bien podría haberse trasladado al Sábado, el día “adulto”, y a una hora algo más nocturna para que los sonidos oscuros de Toundra llegasen a más gente.

Poco se lució el folk intimista de los americanos The Low Anthem a nuestro juicio entre los dos trallazos que lo rodeaban (Toundra antes y Nothink después, cuya prueba de sonido se escuchó por momentos con la disposición en paralelo de los escenarios) y el calor extremo en un recinto practicamente sin sombras. En cuanto a lo musical presentaron los temas de su “Smart Flesh” en clave Dylaniana y preciosista, hinchando sus canciones con los sonidos de banjos, trompetas o clarinetes con los que trataron de epatar a un joven público con unos trucos ya conocidos y de factura más o menos acertada, que se rindió ante su efectista juego de reunión en torno a un micro para cantar a coro el clásico Bird on a Wire de Cohen. Todo muy hippie y tranquilito, nada nuevo bajo el sol.

Tras el extremadamente calmado concierto anterior, de nuevo una píldora de rock con Nothink. Los del sello de Aloud dieron un buen concierto con tintes de hard y punk rock y se ve que sus fans ya se cuentan por miles porque realmente el escenario estaba hasta arriba. Menos mal que la gebte de seguridad sacó esas mangueras para rociar al público en agua… A pesar de que la fórmula de Nothink puede resultar un poco repetitiva, sin duda hay que reconocer que dominan el escenario e irradian carisma y calidad musical. De nuevo pensamos que este concierto debería haber tenido lugar a una hora más  tardía.

The New Raemon estrenaba banda y chaqueta (a juzgar por el cariño que la tenía: alguna guitara se desafinó bajo el intenso calor pero él no quiso quedarse en camiseta). Tonterías aparte su set se compuso principalmente de temas del más reciente ‘Libre Asociación’ entre los que intercaló algo del genial ‘A Propósito de Garfunkel’, con el que se dió a conocer. Sonó denso, gracias a las tres guitarras que estaban en el escenario y muy poco luminoso por contraste a la manera en la que le conocimos, tirando por la vía del melancolismo oscuro, ayudado también por las cuerdas de un violin que acompaña al grupo. Gran concierto en el que no se olvido de la demandada ‘Sucedáneos’, ‘El Saben Aquel que Diu’ o ‘El Refugio de Superman’ que hubo de tocar con la electrica ya que se habia desafinado la guitarra acustica por el calor.

Menudo sorpresón nos llevamos cuando Pablo, batería de los Autumn Comets, nos contó que, debido a que los teenpunkeros All Time Low se habían quedado tirados con su furgoneta a la altura de Burgos, tocarían en el escenario grande y una vez allí arriba y con una apresurada prueba de sonido, comenzaron con su folk con tintes de post-rock (cada día más suaves) a repasar los hits de ese discazo que les ha catapultado ‘A perfect Trampoline Jump’, destacando una versión tropicalista del single ‘I Can’t Solve your Problems Anymmore’, ‘The Day After Tomorrow’ y, como no, la versión de M.I.A. que siempre hace furor, ‘Paper Planes’. Se pudo ver que, a pesar de ser una banda poco conocida por la audiencia, el público conectó bien con los Comets. Cabe mencionar que este concierto fue la despedida de Michi, bajista y uno de los cantantes de Autumn Comets con lo que fue, si cabe, más especial todavía.

Foster The People refrescaron la calurosa jornada confirmando que ‘Torches'(2011) es un álbum lleno de rompepistas que bien valdrían trasladarles en la franja horaria hacia horas más intempestivas para quemar zapatilla. Su electrónica fresquita combinada con ese pop californiano (se nota la procedencia) y las ganas de armarla a la percusión ,supuso un alegre descubrimiento para muchos y una palpable confirmación en directo para los que les seguían desde ‘Pumped Up Kicks’. ‘Houdini’ , ‘Miss You’ o ‘Don´t Stop’ fueron algunas  de las bocanadas de aire fresco que llegaban hacia nuestros oídos sintiéndonos en una inmensa discoteca al aire libre, la traca final fue para dos singles mayúsculos, ‘Pumped Up Kicks’ y ‘Helena Beat’, esto sí que fueron dos manguerazos directos a nuestros instintos rítmicos que se resistían a salir hasta que se pusiera el sol.

Y, tras un grupo de esos que no sabemos qué pintaban en este festival, le llegó al turno de EELS. Mr.E es un artista con mayúsculas y como tal salió con una banda curtida, peludo y experimentada en esto de hacer buen rock&roll , afilándonos los dientes con el olorcillo de ‘Fresh Blood’ elevándonos por Ciudad Universitaria al ritmo de ‘Novocaine For The Soul’ , rock garagero (Tremendous Dynamite), soul(jacker) un poquito de ritmos funkys por momentos con cover de Sly&The Family Stone incluida (Hot Fun In The Summertime)…en definitiva un setlist de lujo repasando éxitos más y menos conocidos para una de las actuaciones más esperadas de la primera jornada y donde sin duda sumó una nueva legión de barbudos fans a los del señor Everett. Diversión y sonido elegante en todas sus vertientes, prolificidad y gran personalidad que arroja al escenario y que con el tiempo será uno de esos grupos que nuestros nietos debieran conocer.

Si hacemos un símil entre la sensación que nos deja las puesta en escena de un grupo en el Dcode y cómo se nos queda el cuerpo después de una caricia, en el festival madrileño nos podemos encontrar de todo: rascazos de toalla acartonada, caricias suaves pero olvidadizas y caricias intensas pero con la suficiente brevedad como para pasarte las horas muertas recordándolas una y otra vez. Esta última sensación es la que describe al directo de Band of Horses. Condicionados o no por haber tocado en uno u otro escenario, la diosa fortuna quiso que la banda de Seattle se mostrara en público en el entorno más óptimo posible, tocando (acariciando intensamente) temas de su primer álbum como “the funeral”, susurrándote al oído que “nadie te va a querer tanto como yo ” (en inglés, sencillo de su segundo álbum “Cease to begin”), o llevándote al éxtasis final con una viaje al lago que nunca olvidarás. En definitiva, una banda que te deja como si hubieras tenido un esporádico pero intenso encuentro carnal en un festival de música.  Qué ganas de volver a “Laredo”!

Hemos visto a Lori Meyers en varias ocasiones a lo largo de este año, pero sin duda el concierto del dcode fue el más flojo de a cuantos hemos asistido. Primero, el sonido fue lamentable, apenas se escuchaba la voz de noni y guitarras, no sabemos qué estaría haciendo el técnico de sonido, y segudo, a ellos no se les vio especialmente cómodos, dedicados ni comprometidos con el público. Sí, vale, tocaron de Pe a Pa todos los hitazos de su nuevo disco y alguno de los anteriores, sorpresa cuando tocaron ‘Viaje de estudios’, pero abusaron del “coreo del público” que tampoco parecía muy entregado, suponemos que más de la mitad era el público de Mi Chemical Romance. En definitica, concierto flojo para lo que suelen ser los granaínos.

Reservados para sacudir al personal al final de este primer día tan dispar los malotes djs madrileños Zombie Kids salieron al escenario uniformados y con sus maletas de verbatimes (nada de live set, ni siquiera un teclado) y bases cañeras con el objetivo de que los pies de los que quedabamos alli no parasen ni un segundo. Para comenzar se quitaron de encima su tema estrella, ‘Face’, primer tema propio que han editado con subterfuge records, y para que quedase un poco más resuelto contaron con la presencia de Aqeel para cantar encima de las bases, aunque más tarde -cuando presentaron a bombo y platillo un nuevo tema propio con la colaboración de nuevo del cantante- descubrimos que solo estaba figurando, ya que sin el micro en la boca seguiamos escuchando perfectamente las vocales, en un momento en el que casi se carga la mesa de mezclas tirando del cable. Olvidando este desastroso comiento los zombies hicieron corear la banda sonora del tetris a todos los congregados y poco más podemos añadir ya que la sesión tiró por derroteros demasiado hardcore y muy manidos, con momentos divertidos pero nada originales.

 

3 Respuestas

  1. Carmen_A

    4 julio 2011 0:25

    De los conciertos del escenario pequeño no decís nada. L.A. dieron un conciertazo que congregó a mucha gente, y no lo mencionais.

  2. Claudia

    29 julio 2011 15:54

    Me parece una muy buena crónica, sobre todo por la buena imagen (que se merecen) que has dado de Toundra, desde luego que si aguanté aquel horrible calor a las cuatro de la tarde fue por ellos. Pero lo que sí me gustaría añadir es que, la próxima vez que escribas una crónica, seas más objetivo, porque yo estaba en la segunda fila y conocía a casi toda la gente que había ahí que estaba esperando a ver a My Chemical Romance y sólo había un par que eran emos, el resto éramos del “rollo” del grupo, que no es para nada emo (para alguna gente creo que siguen siéndolo, pero creo que eso es algo que hay que comenzar a olvidar).
    No quiero que nadie se ofenda con este comentario, simplemente muestro mi opinión y lo que he pensado al leer la crónica 🙂

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico