En Vinilo sabe mejor: Simon & Garfunkel – Sounds of Silence.

, , Leave a comment

Tengo especial debilidad por los 60s: su música, su estética, la rebelión de sus jóvenes. Cuando, en la edad del pavo, mis amigas lo flipaban con los Backstreet Boys, yo suspiraba por una versión de un Keith Richards joven. Y ni te comento el enchochamiento por Kurt Cobain y su jersey robado al Big Lebowski. Siempre he sido más rockera que popera. Siempre más de los Rolling que de los Beatles, más de Morrison que de Queen… Si me quieres enamorar, cómprate una guitarra eléctrica y pon cara de enfado melancólico.

Por eso, no nací para amar a Sounds of Silence de Simon & Garfunkel. Pero sentí un puñetazo en el estómago al escuchar las primeras notas y letras de este álbum. “Hello Darkness, my old friend”. Esas 5 palabras son puro genio. Contienen tanta resignación ante lo absurdo que es la vida que algún día las tendré tatuadas en la piel. Así de profundo es como me caló esta canción.

Sounds Of Silence simon garfunkel the graduate vinilo

Simon & Garfunkel: Sounds Of Silence

Simon and Garfunkel son unos liantes. Te hacen pensar con sus armonías melosas que te están cantando lo bonitas que son las flores, pero cuando analizas sus letras, de repente, son más punk que los Ramones. Después de muchos años sin escuchar este disco, me puse el vinilo en mi nuevo tocadiscos y comencé un viaje al pasado (Este disco lo escuchas en vinilo o no lo escuchas, ¿vale?). Para una experiencia completa, hay que sentarse en el suelo y leer la letra. No acepto otra forma. Claro hay guitarras, es más folk que el primer trabajo del grupo (“Wednesday Morning, 3 A.M”), pero con esas letras, ¿a quién le importa?, como diría la diva Alaska.

Para mí y para mucha gente, es imposible disociar El Sounds of Silence del dúo americano, de la película mítica “The Graduate”. Imposible no recordar a Ben pasando los días sin saber qué hacer con su vida, y sus noches con Mrs Robinson.  La melancolía y el sexo, drogas como cualquier otra.

 

Pero hay vida más allá de los sonidos del silencio. La mayoría de los temas siguen siendo actuales. Siguen la misma temática, esta dulce ansiedad. Todo muere. En cuanto piensas haber conseguido algo, ya se vuelve amargo en boca. La sonrisa se transforma en rictus preocupado (¡Hello Elaine and Ben!).

sounds of silence the graduate paul simon garfunkel

I’m twenty-two now but I won’t be for long
Time hurries on.
And the leaves that are green turn to brown 

Leaves that are Green 

Anji” es el puente instrumental que te deja respirar, dejar tiempo al veneno para que te gane la batalla. Unas guitarras soberbias que pronto darán paso al devastador “A most peculiar man”. 

He died last Saturday.
He turned on the gas and he went to sleep
With the windows closed so he’d never wake up

 

Algunos temas no han envejecido tan bien. Pienso en los más comerciales “I am a rock”, “We’ve got a groovy thing goin”, que nuca deberían escucharse si no estás en Woodstock, luciendo coroa de flores en el pelo.

Mención especial a April come she will”, que insiste con sus notas melosas en el mono tema del paso del tiempo.

September I remember
A love once new has now grown old

El trabajo de Simon & Garfunkel, no es perfecto y puede suenar a veces muy “Summer of love”, pero vale la pena incluirlo en cualquier colección de vinilo. Las letras difícilmente se pueden mejorar y es un referente para muchas bandas contemporáneas, o sino que se lo pregunten a los Smiths.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico