Crónica Sonorama ’10: Jueves

, , 1 Comment

13 edición del sonorama que podiamos describir como la más ambiciosa en cuanto a su hinchada programación internacional y su buena selección de nacionales, razon por la cual la ocupación fue brutal: pocas o ninguna habitación libre en el pueblo (y casas rurales de alrededor), lleno total de la zona de acampadas e instalaciones abarrotadas de gente, llegando a ser un tanto agobiante el moverse entre concierto y concierto pero sin mayor problema en cuanto al uso de las facilidades (baños, barras de bar y comida); se notó tal y como dice la organización que han llegado al límite de asistentes con las 30.000 personas que han pasado por esta edición del festival (un 35% más que el año anterior) y que han llegado donde se lo propusieron en un principio.

El jueves comenzó con sorpresa, pero fue la única de un día en el que todo salió en cuanto a los horarios -como las demás jornadas excepto algun retrasillo entendible- The Right Ons habian sido reemplazados por los zaragozanos Tachenko que originalmente tocaban el viernes a una hora similar, por motivos que desconocemos. No importó mucho que el publico se viese sorprendido por el cambio y los Tachenko fueron bien acogidos mientras repasaron de manera contundente ‘Compañeros del metal’, ‘La Resistencia’ y ‘Escapatoria’ entre otras de su último disco “Os reís porque sois jovenes” 2010, mientras colaban algunas de las que no pueden faltar en sus conciertos como ‘Amable’ o ‘Afganistán’.

Corriendo para el escenario grande nos encontramos con Shuarma que ya habia comentado su concierto. El que fuera lider del grupo Elefantes (he tenido que acudir a wikipedia para descubrir que lo dejaron en el 2006, ésta es la atracción que tal banda despierta en mi) encontró buena recepción entre el publico con las canciones de “El Poder De Lo Frágil”, su lanzamiento más reciente, que tira un tanto de organo y en ocasiones se va por la senda de lo bailable sin salir mucho de un pop enérgico con gran presencia de vocales muy marcadas. El que fuera apadrinado de bunbury se defendió bastante bien sobre las tablas, faltandole quizás un poco de sentido del espectaculo. Por cierto, no falto ‘Azul’, de Elefantes, para alegría de todos los amantes del hit que alli estabamos congregados.

De los Arizona baby ya no sabemos qué decir. Les hemos visto crecer concierto a concierto y para nosotros ésta actuación cierra un ciclo, el que les ha llevado de actuar en la plaza -escenario pequeño y por la mañana- a colocarles en una hora central del sonorama y buen escenario, pasando por festivales grandes y acompañar en giras a Chris Isaak o a gente grande. Y a pesar de haberles seguido de cerca, o precisamente por ello, podemos decir que fueron de lo más divertido del jueves. Los tres cowboys comandados por el simpatico y gran showman que es Javier Vielba salieron con las mismas ganas del primer día a traernos los aires aridos del lejano texas y a lucirse como hombres de música: percusiones intachables, guitarras estupendas brillando en alguna parte intrumental en la que mezclaron flamenco con country, y voces a la altura. Repasaron ‘Second to none’ destacando ‘Ouch!’, ‘A Tale Of The West’ con su despistante batería reggaetonera y subidon progresivo o su magnifica carta de presentación ‘Shiralee’, y sorprendiendonos con una versión a lo americana, como ellos dijeron, del ‘Das Model’ de Kraftwerk, grupo que lo mismo une a estos amantes del country con potencia como a los surf-rockeros Los Coronas, versión por cierto para la que subieron al escenario a Alex Royal de los Royal Suite para colaborar y terminar por unirnos a su familia Arizona.

Uno de los grupos que no entendemos muy bien dentro del cartel son estos Vinila von Bismark & The Lucky Dados. Está claro que dentro de la programación de este año encontrabamos un poco de eclecticismo pero una banda de rockabilly a una hora central de este festival lo seguimos viendo un tanto extraño, por mucho que nos vaya el estilo. Gustos de lado el show tampoco tampoco dió mucho de si. Canciones correctas con músicos correctos pero nada fuera de lo que no hubiesemos visto ya unas cuantas veces. A destacar las infulas de gran estrella que se marca Vinila, preocupada más en cambiarse de modelito cuantas más veces mejor, enseñar cacho y no perder su pose de diva que en su desaparecida voz. El concierto incluyó un inexplicable parón en el que se presento a todos y cada uno de los miembros de la banda (sií incluido el trompeta del fondo) en el que como si se tratase de una banda de jazz con grandes interpretes en ella todos realizaron un solo instrumental pretendidamente elocuente mientras el publico se aburria. ¿Esto no estaba reservado para U2 y similares? Para terminar el concierto reservaron su single que por supuesto no pudieron ni comenzar: se les cortó el sonido acertadamente tras varios avisos por alargarse más de lo que les tocaba, a lo que Vinila respondió con una de sus cargantes muletillas en ingles cagandose en la organización. Muy mal Vinila, muy mal, en tal caso los amateurs seréis vosotros. Antes de que todo esto pasara ejecutaron una versión salvable del ‘These Boots Are Made For Walking’ con Vielba colaborando y una celebrada versión del Tainted Love, esta vez sin Vinila y mucho más potente, tirando por la via del hard rock más que su línea habitual.

Cerraba el escenario grande del ya frío Jueves un clásico del rock and roll español, Loquillo. Con su actitud vital que sabe trasmitir en escena el gran hombre de negro y su tupe, puro magnetismo, se hizo con el publico fan y con parte del que le daba pereza ver a un clásico tan clásico, y nos regaló buena parte de sus temas míticos, cayeron para eforia del recinto ‘Memoria de Jovenes Airados’, ‘El Hombre de Negro’, ‘Feo, Fuerte y Formal’ y por supuesto aquel ‘Cadillac Solitario’, casi un año después de que en el mismo escenario Sr. Chinarro la versionease. Genio y figura.

 

Una Respuesta

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico