‘Sin límites’, sobre adicciones y poderes mentales a ritmo de vértigo

, , 2 Comments

Sin límites - Robert de Niro y Bradley Cooper

Mucho se ha hablado de que ‘Sin límites‘ suponía la prueba de fuego para Bradley Cooper en el cine de Hollywood, ya que tras muchos papeles secundarios ésta era la primera ocasión en que ejercía de protagonista. Bien, pues la prueba la ha superado con creces. Cooper, uno de los guapos de moda (fue Fénix en ‘El equipo A’), ha demostrado que tiene la calidad interpretativa y el carisma suficientes para cargar sobre sus hombros con el peso de una película entera, como es el caso. Gracias a su buen trabajo, y al magnífico sentido del ritmo que demuestra el director Neil Burger, además de a una puesta en escena llamativa, ‘Sin límites’ logra hacer de un guión desaprovechado e incoherente un thriller ágil y muy entretenido.

De qué va:

Basada en la novela de Alan Glynn (2002). Al aspirante a escritor Eddie Morra (Bradley Cooper) no le podía ir peor hasta que un viejo amigo le da a conocer el NZT, una pastilla que le permite aprovechar su potencial mental al completo. Haciendo uso de sus nuevas  capacidades, Eddie no tardará en conquistar Wall Street, convirtiendo un pequeño capital en millones. Sus hazañas llaman la atención del magnate Carl Von Loon (Robert De Niro), pero también de personas desesperadas por hacerse con la nueva droga.

Opinión:

Bradley CooperLa pregunta que plantea ‘Sin límites’ resulta interesante: ¿Qué harías si pudieras utilizar tu capacidad mental al completo? La idea se basa en la extendida creencia –falsa, por cierto- de que sólo empleamos el 10% de nuestro cerebro. El hecho de que se trate de una creencia errónea resta, desde un primer momento, credibilidad al guión, pero aún así, sigue teniendo interés. Así, la historia arranca muy bien con un Eddie Morra (Cooper) en sus horas más bajas que, con una sola pastilla, recupera la energía perdida y comienza a andar el camino hacia el éxito. A medida que avanza la trama, y Eddie va acumulando logros, surgen las complicaciones, y la historia se vuelve excitante.

Asimismo, el argumento pasa por temas tan variados y atractivos como la necesidad de más poder, la adicción o el éxito fácil versus éxito mediante esfuerzo. Sin embargo, muchas de las subtramas que va abriendo el guión las olvida enseguida, dejándolas abiertas o sencillamente ignorando que alguna vez existieron, lo que genera bastante confusión.De hecho, da la sensación de que la falta de respuestas se debe a que el guionista –Leslie Nixoncomplicó la trama en pos de la intriga y la acción y luego no supo cómo resolverla.

Además, el tono de la historia no queda claro: en ocasiones parece que condena las acciones del personaje principal; en otras, las aplaude. Sin embargo, precisamente esa postura imparcial, por llamarla de alguna manera, desvía nuestra atención hacia el espectáculo, que, al fin y al cabo, es la mejor baza que tiene ‘Sin límites’ para capturar al espectador.

Abbie Cornish y Bradley CooperYa desde los títulos de crédito iniciales nos damos cuenta de que ‘Sin límites’ intentará sorprendernos con un montaje y una fotografía llamativas. Así es. Más adelante, la rapidez con que se suceden los acontecimientos nos mantiene pegados al sillón, y la resolución final nos deja a más de uno con la boca abierta. Lo cierto es que Neil Burger, su director, ya demostró en ‘El ilusionista’, aquel thriller de magos con Edward Norton en el papel principal, que la realización se le daba bien.

Volviendo a Bradley Cooper, el actor destaca en un reparto acertado, pero no brillante. Robert de Niro se mete en la piel de un magnate frío y desconfiado, capaz de dejar a un lado sus reticencias para conseguir sus objetivos, pero su actuación nos sabe a poco, tanto por la brevedad de su papel como por el poco empeño que parece ponerle. Abbie Cornish ejerce de novia del protagonista, y ya está, y Anna Friel nos deja con ganas de más sobre todo a quienes la hemos visto en ‘Pushing Daisies’.

Nota:  7 / 10

Para recordar:

– Que haya quedado demostrado que Bradley Cooper tiene el carisma y fuerza interpretativa suficientes para llevar él solito el peso de una película.

– El montaje de los saltos temporales.

Para olvidar:

Robert de Niro– Los vacíos argumentales que dejan sin conclusión varias de las historias secundarias.

– Que la presencia de Robert de Niro prácticamente no pase de cameo.

– Una última escena muy floja.

 

2 Respuestas

  1. javier

    19 enero 2012 7:12

    me intriga saber por que nombran al pais de chile en una escena de la pelicula, creo que es en 1.35.00horas de la pelicula..algo de “cheques en blanco de dubai dejados en CHILE” si me pueden ayudar con esto por favor.

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico