Arctic Monkeys @ Palacio Vistalegre (Madrid): 5/2/10

20070729171331palacio_vistalegre_01Nuestro hype y expectación por ver a los jóvenes de Sheffield estaban por las nubes tras leer el buen sabor de boca que dejó a nuestros compañeros Parisinos y, la verdad, el concierto del pasado Viernes 5 de Febrero en un Palacio Vistalegre de Madrid ultra-abarrotadísimo de teenagers nos dejó un sabor agridulce.

Con un más que considerable retraso tras finalizar la actuación de los no demasiado bien parados Mystery Jets (muchos aún estaban esperando en la kilométrica cola que daba la vuelta a todo el edificio o dejando sus prendas en uno de los pocos roperos del recinto), la banda de Alex Turner subió al escenario tras varios minutos de silbidos y vitoreos agotando la paciencia de los asistenes –igual que en París, que curioso- para comenzar de manera potentísima y transmitiendo un inusual e inesperado desenfreno y locura entre los miles de jovencísimos asistentes que llenaban el Palacio. Presentados juto a una sencilla pero efectiva puesta en escena con veloces y fuertes luces les acompañaron unas enormes pantallas LED en los laterales del escenario en las que veíamos de manera frenética y muy buen montadas las distintas poses de rockstar de estos chavales mientras de manera contundente y cruda desgarraban sus guitarras y aporreaban sus bombos y platos (espectacular Matt Helders).

El repertorio, como era de esperar, se compuso de temas de su nuevo y mucho más maduro y sosegado disco, Humbug, como ‘Potion Approaching’ o ‘Pretty Visitors’ -que a pesar de que en estudio nos encantan no acabaron de convencernos en directo y seguro se hubieran disfrutado mucho más en un ambiente ligeramente más íntimo y con otro tipo de público menos violento y fanboy- así como grandes clásicos de los dos anteriores como ‘The View From The Afternoon’, una potentísima ‘When The Sun Goes Down’ o la tarareada ‘I Bet That You Look Good On The Dancefloor’, llegando incluso a permitirse el lujo de versionar a Nick Cave con su ‘Red Right Hand’. El momento de la noche sin duda llegó con ese temazo que es ‘Secret door’ y el ingenioso estallido de miles de confetis por los cañones mientras los jóvenes melenudos interpretaban esta preciosa melodía acompañada por la melódica y dulce voz de Turner entonando tiernamente “fools on parade”, así como otra de sus preciosas baladas , Cornerstone’, que milagrosamente lograron calmar momentánteamente a las alocadas bestias del recinto…

El sonido, desgraciadamente tenemos que tacharlo de pésimo; la acústica del Palacio y estas condiciones no era lo esperado para un concierto de esta envergadura y empobreció casi todos los temas, especialmente los acompañados del casi inaudible teclado.

Para finalizar, no podemos dejar de hablar de nuevo del ultra-abarrotado recinto en el que en sendas ocasiones se dio el peligroso efecto dominó entre toda la masa (ni que fuese un concierto de heavy metal!) cuyos fatídicos resultados fueron varas caídas, desmayos, ataques de ansiedad, gafas volando por los aires e incluso puñetazos. varios. Esa sensación de no poder ni levantar un brazo para aplaudir, ni moverte siquiera, perderte de tu grupo entre la marea humana fue la nota más negativa de la noche. Por comparar eventos, nada que ver con el genial concierto de Editors de hace unos meses, por público, ambiente y sonido en el mismo recinto.

En cuánto a fotografías, como podéis ver, por primera vez no realizamos ninguna, y esto fue por orden expresa del propio grupo y no de la promotora del concierto, Miles Away, a la que desde aquí queremos agradecer el excelente trato y todas las facilidades que nos han dado a la hora de cubrir este y anteriores los conciertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.