Christina Rosenvinge y Aroah, Sala Borja 21.10.08

Mucha expectación, una cola que bloqueó media calle y aforo completo para ver en exclusiva la primera presentación en directo de ese discazo que ha grabado Christina Rosenvinge, Tu labio superior.

Pero como todo lo bueno se hace esperar antes de Christina le tocaba actuar a la telonera Aroah, una extremadamente tímida y pequeña cantautora que presentaba su tercer disco en acústico ella y su guitarra. El disco tiene como novedad que es el primero que graba en español y el ultimo bajo este seudónimo, que como ella nos dijo englobaba a una banda pero -y en ese momento mira a los instrumentos inertes del escenario, perfectamente colocados para ser usados por el grupo de Cris- ya no hay banda.

En general no empezó muy bien la noche, a los tres cuartos de hora de retraso se sumó un incidente con las luces en la primera canción de la noche (no acertaban regulando la intensidad de los focos y nos quedaron completamente a oscuras en el intento) que hizo a Aroah confundirse de acorde, perder el ritmo y parar la canción para volverla a continuar. No era un buen presagio, pero claro que te corten las luces de repente tampoco ayuda.

El mal inicio podíamos achacarlo a este suceso, pero la continuación del concierto no hizo más que confirmar lo que parecía: Aroah estaba más allí que aquí -sea donde fuere, en la sala borja no era-. Tímida o nerviosa incluso hablando, parecía que traía los diálogos de entrecanción escritos/aprendidos (no muy bien) de memoria y nos los estaba recitando.
En cuanto a lo musical dio un poco impresión de amateur, a pesar de tener 8 años ya detrás de carrera, y estas confusiones siguieron produciéndose, parando las canciones innecesariamente y con disculpas de por medio, daba la impresión que cuando eran banda ella no tocaba la guitarra, pero si.

Leía en una entrevista que al grabar este nuevo disco se sentía torpe al cantar en castellano y algo de eso continua en ella, porque esas canciones de pop orquestal de ‘El Día Después‘ desnudas no sonaron especialmente brillantes comparadas con la soltura vocal -aunque sin mostrarnos tampoco una voz especialmente personal- que demostraba en esas composiciones anteriores en inglés.

rosenvinge-grupo

Pero ya era hora de la estrella. Christina apareció en el escenario sobria y guapa como ella sola, muy chic, de negro enterrador.
Cuando todavía estábamos pasmados con su presencia nos suelta un ‘Tu boca’ seguido de su versión de ‘In the evening’ (‘Por la noche’) con Aroah haciendo coros -menos mal que no se la oía mucho- con las que nos rindió a todos. Toda una personalidad que no se cortó en pedir que bajaran la intensidad de los focos para hacerlo un poco intimo (“parece que vamos a operar de apendicitis“) mientras desgranaba las canciones de su nuevo trabajo que cada vez sonaban mejor.
Aunque para mi gusto la voz de Christina tendría que haber estado muy, muy por encima del resto de guitarras y baterías de la banda (a pesar de que el técnico la subió el sonido discretamente), la apuesta en esta presentación es por un sonido más global del grupo en vez de un mero acompañamiento, que en las canciones mas ruidosas como ‘tres minutos’ o ‘Anoche’ y algún hallazgo arqueológico de ‘Mi pequeño animal’ pasado por este tamiz rockero no dejaban apreciar del todo su interpretación.

rosenvinge-pianoLa banda estuvo genial y los momentos más brillantes del concierto fueron un equilibrio entre ellos y Cris, como el conseguido en ‘Liar to love’ con ese ritmo de batería tan de maquina de tren fiel a la tradición del country, soberbia interpretación de ‘Tok Tok’ con Cris al piano y una coordinación absoluta (ambas del continental 62), la impresionante ‘no lloro por ti’ que hizo en acústico sacada del verano fatal y por supuesto las nuevas: más contundentes como ‘alta tensión’, ‘tres minutos’ o el grower ‘las horas’ y más melódicas como ‘eclipse’ o ‘La distancia adecuada’ que supuso la sorpresa de la noche: de detrás del escenario apareció Nacho Vegas exclusivamente para hacer los coros y volvió a desaparecer. Genial.

5 comentarios sobre “Christina Rosenvinge y Aroah, Sala Borja 21.10.08”

  1. Teclas negras? me da que no 😛 es mi tema favorito y a no ser que la cerveza en lata hiciera acto de presencia en mi cerebro puedo asegurar que ese tema no sono; fue Tok Tok

  2. si, cuando el concierto comenzó apagaron todas las luces -accidentalmente cuando estaban regulando- y nos quedaron a oscuras. Claro que luego las encendieron de nuevo, no nos iban a dejaron completamente a oscuras todo el concierto.

  3. Ya, ya sé que nos quedaron completamente a oscuras. A oscuras nos quedaron. Y me quedé la cartera olvidada en casa. Es que me chirría lo del quedarse a oscuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *