Crónica concierto Lendakaris Muertos en sala Joplin: 5/11/10

, , Leave a comment

Yo creo que debe ser la erótica del poder pero es que estos Lendakaris me tienen musicalmente enamorado. Son el grupo de punk más original y atrevido desde que La Polla (antes Records) grabó el Salve hace ya 28 años, demasiado tiempo, y han conseguido construir un proyecto musical capaz de atraer a los incondicionales del género y quienes ya hace años abandonamos el calimocho (con la edad las resacas son muy malas) y buscamos bandas que nos hagan mover los pies y sean lo suficientemente ingeniosos para destacar con su propuesta.

Pero es que estos chicos lo tienen todo. Una entrega absoluta en sus conciertos, canciones tarareables desde la primera escucha, una ironía suficiente como para tener confundidos a muchos medios de prensa y organismos (hasta la AVT organizó una cruzada para impedir sus bolos), una de las audiencias más divertidas con las que poder enfrentarse (a veces no se donde está realmente el espectáculo) que acude a sus show disfrazados de osos pandas y un vocalista, Aitor, capaz de jugarse la integridad noche tras noche.

Con tres discos de estudio, más uno en directo, y más de 200 bolos a cuestas (con una respuesta de público masiva) en apenas cinco años (velocidad punk) han decidido hacer un paréntesis durante el 2011 y tomarse un año sabático para afilar los cuchillos y preparar nuevas andanadas con las que meter el dedo en el ojo, eso no mata a nadie pero jode lo suficiente, a todo aquel que pretenda ser más integro, alternativo, anti-lo que sea, e incluso más euskaldún que ellos (que por cierto son navarros).
Decían los míticos Kortatu “como ves mi guitarra no disparara, pero se donde apunto aunque no veas la bala” y las de los Lendakaris no son precisamente de fogueo sino que aciertan de lleno en el orgullo de muchos utilizando el viejo truco de ensalzarlo hasta su ridiculización.

Así que la gente está aprovechando estas últimas fechas de su gira a darse un homenaje a lomos de esta apisonadora musical para disfrutar, brazo en alto y cerveza en ristre, y corear consignas tan incendiarias como “Policía Si”, “Gora España”, “D.N.I. Vasco No” o “ETA deja alguna discoteca”, para reclamar subvención (aunque sea media pensión) para los “Veteranos de la kale borroka” (probablemente ninguno de los que estaban en la Joplin), para reivindicar al “Oso Panda” como elemento diferenciador por su RH negativo o darnos unos “Besos Gaztexeros” en plena hermandad con el compañero de al lado, efectos colaterales de las bacanales alcoholicas y punk rockeras, que te regala unas cuantas magulladuras justo a tu lado como correspondido acto de sincero amor (punk, se entiende).

Y mientras tanto ver a Aitor volar sobre nuestras cabezas, correr detrás de él por la sala (el día que le compraron el inalámbrico no sabían realmente lo que estaban haciendo) o recoger la cantidad de fetiches que sus seguidores se construyen para cada canción de los navarros: gafas de pasta, gorras txakurras, camisetas de la roja, multitud de osos pandas…(no apareció nadie con “el anillo en el dedo gordo” por más que se preguntó) y sortear la lluvia de ropa interior femenina que caía sobre las tablas (y que fue convenientemente degustada por la banda para decidir, por unanimidad, que ninguno de esos tangas había conocido mujer).

En resumen, algo más de 30 canciones en poco más de hora y media, unos pantalones rotos por parte del vocalista, alguna mala caída en el moshing de las primeras filas, acordes feroces (tres o cuatro), Potxeta a la batería con gafas falsas, sujetadores voladores, asalto de escenario y toma de posesión de los micros de coros, destrucción de las vallas de seguridad al segundo tema (con peligro de descalabro de alguna que salió volando…lo que viene a ser una fecha más en su agenda (y eso que aún llevan encima “El Problema Vasco”)

El día 20-N (la fecha también se las trae) ponen punto y final en la sala BILBOROCK a esta andadura antes de su parón y seguro que profanarán bien a gusto esta antigua iglesia vizcaína. Dios esta muerto, el papa es un antiguo nazi, la derecha española reclama los derechos de la clase trabajadora y encima los Lendakaris se separan, esto no es la puta crisis, esto es el fin del mundo GOD SAVE THE LENDAKARIS!!!

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico