Crónica Sonorama ’09: Sábado

, , 3 Comments

portadasonorama09ntd

Último día del festival y buen momento para evaluar el funcionamiento general e instalaciones en las que se celebró el festival, el recinto ferial. A diferencia del año pasado los escenarios del festival eran dos grandes montajes al aire libre (Ribera, algo más pequeño, y Heineken como principal) y una pequeña carpa patrocinada por la revista Lados llamada Future Stars que estaba reservada para conciertos de grupos más pequeños y como su nombre indica futuras promesas. Después de tantas quejas sobre pésimo sonido del escenario cubierto del recinto, en el que otros años grupos como Krakovia y Triangulo de amor bizarro han podido oírse a duras penas, la organización ha decidido relegarlo a carpa de djs para el fin de fiesta, todo un acierto porque si las sesiones de éstos estuvieron perjudicadas por el rebote del sonido que se produce en la nave a los conciertos les habría pesado esta distorsión como una losa. En cuanto a los demás escenarios no tenemos queja, el sonido fue impecable para cada banda y no hizo hablar a nadie, lo cual es buen síntoma.

Otra de las preocupaciones menores de los festivaleros es el estado del suelo en el que se va a estar de pie un número considerable de horas, y no precisamente parado. Esto lo saben bien los asiduos del summercase y similares, en los que el firme es una tierra árida que pasado menos que una hora se convierte en un pedregal incomodo sobre el que es imposible caminar sin que cientos de piedras se claven en los pies, añadiendo al cansancio un factor de lo más incomodo. En este caso el festival también supera la prueba, pues uno de los escenarios estaba asfaltado -preferible a pesar de calor que acumula y desprende- y el escenario grande estaba sobre una tierra fina, similar a arena, que si bien molestó en momentos puntuales cuando la gente se movía mucho y levantaba una capa de polvo, fue un piso blando y cómodo.

alondra bentley sonorama 09

De nuevo el festival comenzaba temprano para aquellos que habían alargado la noche y en la Plaza del Trigo pudimos ver a los Vallisoletanos Arizona Baby, seguidos de Alondra Bentley y finalmente del acústico Josh Rouse, que después de una animada batucada sorpresa que despertó los ánimos de los congregados no supo remontar ante un publico un poco cansado y con ganas de más marcha. A pesar de que Rouse tiene más nombre y lo programaron para el final de la mañana como el más importante de los tres, los Arizona realmente fueron los que se merecieron esa posición, ya que hubiesen dado mucho más juego como los Coronas el día anterior.

tokyo sex destruction sonorama 09

Ya entrada la tarde y en el escenario ribera fuimos testigos de un espectáculo propio de otro tiempo de la mano de los Tokio Sex Destruction. Con su vocalista llevándose el pleno del show se mostraron potentes, con un rock sin concesiones, acelerado y de rifs impulsivos y ardientes. Mezclando punk, algo de soul y garaje en la batidora rítmica de los 70 demostraron una gran capacidad tanto de hacer ruido rockero de alto tonelaje como imbuirnos en atmósferas psicodelicas. Destacó la altivez del órgano, por descontado el trabajo a la guitarra solista, el toque elegante del saxo y una actitud auténticamente rockera del vocalista, quien no dudó en salir del escenario cuando éste se le quedó pequeño para cantar entre el publico o subirse a una de las estructuras para cantar desde lo alto -micro alrededor del cuello y dos técnicos corriendo detrás para que no se le quedase corto de cable mientras escalaba-. Sin duda todo un despliegue de energía contagiosa.

la mala sonorama 09

Todos aquellos que tildan a este festival de poppie sin mirar dentro tuvo este año varias citas que sin duda abrieron de miras el panorama sonoro. Uno de los encuentros que más se alejaban de las coordenadas iniciales era el concierto de la Mala junto con Refree, encargado de teclados y guitarras, un dj a los platos, una corista y sobretodo la Big Band Original Jazz Orquestra que da el nombre a esta gira: ‘OJO Con La Mala‘.
Cuando un artista con un determinado número de discos -menos- y una gran cantidad de seguidores -muchos- decide hacer este tipo de gira generalmente se plantea como un regalo a su publico más fiel y así lo vimos desde fuera, ya que ella no es precisamente una de nuestras debilidades. La Mala Rodriguez saltó al escenario disfrazada de dama del jazz así como todo su repertorio entre el que sonaron algunas de esas canciones que sin importar tu signo musical seguro que conoces: ‘La niña’ o ‘Tengo Un Trato’. Pero volvamos a lo de ‘disfrazado’ porque en líneas generales define todo el espectáculo: una gran banda de jazz siempre impresiona pero su labor se limitó a acompañar de fondo a la cantante, nunca molestando ni ejerciendo realmente de Big Band, gracioso fue ver como a un trompeta ‘le dejaron’ hacer un solo a los que la vocalista respondió con un scat respetable; la mala combina como la apetece su tono habitual de rapera con una especie de tono más lírico en el que no se la termina de encontrar cómoda, para lo que se hace acompañar de una corista que echa buena mano de vez en cuando. En resumen un concierto a medida de la artista y sobretodo de los fans, quienes mejor se lo pasaron.

catpeople sonorama 09

Cambio radical de tercio pues ahora era el turno de las guitarras épicas, ritmos oscuros y voces profundas de mano de los Catpeople. Con un repertorio bastante equilibrado entre primer y segundo disco la expectación que causaron fue mayúscula. Comenzaron con ‘Behind’ y también rescataron ‘Get Up’ o ‘Coohagen’ en un concierto que tuvo sus momentos épicos a cargo de las tres guitarras, aunque fueron menos de los que nos gustaría y nos tienen acostumbrados a favor de un tono acústico -nada que ver con sus discos- que copó la primera parte del concierto. Cerraron con ‘Radio’, mucha más presencia del teclado y un buen estado de forma que tenía al publico coreándoles.

James, aún sabiéndose caballo ganador, quiso dejar claro que las cosas no estan ganadas de antemano y salieron a ganarse su sueldo. El vocalista Tim Booth, que no paraba quieto un segundo entre subidas y bajadas del escenario, fue ganándose al publico no seguidor con la gran actuacion que firmaron (el fan cayó desde la primera canción, su gran ‘Getting Away With it (all messed up)’, single de su penúltimo disco y de lo mejor del 2001). Sonaron imprescindibles del grupo como ‘Sit down’ o ‘Sound’ y el publico se contagió de la vitalidad del mismo para terminar coreando cada canción de los cabezas de cartel.

Era turno ahora de otros clásicos de la escena española que tenían un puesto bien destacado en el horario y cumplieron su deber. La Habitacion Roja era quizás el grupo prototipico que se espera de un festival como este, o por lo menos actuó como tal con guitarrazos en la buena dirección. Si bien comenzaron con menos revoluciones y las dos nuevas canciones que presentaron despistaron un poco a la audiencia, que en un resumido concierto de festival esperaba un repaso de hits, la intensidad fue creciendo y el predominio de la guitarra elevó la temperatura de la gran cantidad de gente congregada con los temazos que se reservaron para el final: «Van A Por Nosotros», «La edad de oro» o la gran «El eje del mal».

sunday drivers sonorama 09

Uno de los mejores conciertos que presenciamos el sábado fue el de los Sunday Drivers del ‘The End Of Maiden Trip’, al que dedicaron una gran parte. El grupo mostró tanta madurez y tablas en su show como en su precioso último disco y supo mostrar la melancolía, el optimismo y las ganas con una gran brillantez en sus arreglos. Así se mostraron en ‘(Hola) To See The Animals’, con la que abrieron, ‘My Plan’ o ‘Specially (Today)’. Rebosantes de energía beatlemaniaca pudimos ver como se convirtieron en efectivos clásicos pop que equilibran el azucarado preciosismo con la contundencia guitarrera.

El festival quemaba sus últimos cartuchos y para sus estertores nos reservó a uno de los nuevos grupos españoles con más proyección internacional: We Are Standard. De sobra conocidos por tierras del norte, en las que se han pateado salas y salas -y eso se nota-, los getxotarras recién actuados en el FIB desplegaron en formato reducido (formato festival) su habitual espectáculo de fuegos de artificio bailables y desparpajo guitarrero. Desde el minuto 0 y con el acelerador a tope pusieron patas arriba literalmente a todo el respetable que fue hechizado bajo sus ritmos de base dance, la percusión de dos baterías, bases electrónicas y toda la caña que pueden condensar en los desarrollos instrumentales de sus guitarras. Trallazos como ‘don`t give up’, su último single ‘the first girl who got a kiss without a please’, ‘don´t let the children play around’ o el famosísimo ‘the last time’ no solo convencieron, sino que hipnotizaron completamente al publico, induciéndole un trance bailable, sudoroso y desenfrenado que hizo saltar a la gente cada acorde del impresionante recital que ofrecieron y desear que los ritmos hedonistas no parasen nunca. we are standard sonorama 09El concierto, de los mejores y sin duda el más divertido del festival, alcanzó un cierto clímax -si es que a aquello se le podían subir más las revoluciones- con su habitual versión del «Waiting For My Man» de la Velvet Underground pasada por la turmix de los Standard para convertirla en toda una maquina apisonadora. Ya estaba confirmado desde hace tiempo, pero por si acaso alguien no se ha enterado nunca está de más recordarlo: tenemos un nuevo grupazo imprescindible en directo y que van por muy buen camino para ser grandes. De momento nosotros nos quedamos para siempre con el recuerdo de ese concierto apoteósico.

infadels sonorama 09

Último grupo y hora del último artista internacional del bote. Infadels cerraba el cupo de grupos extranjeros de este año y junto con Amy Macdonald también cerraba la ilusión de tener otro internacional de altura. La dama del politono ya nos dejó el gesto torcido y la confirmación de estos Infadels no es que levantase mucho el animo. Infadels son uno de tantos grupos dance rock, esto es rock con carga electrónica de lo acabábamos de recibir una lección, que salieron a la zaga de los Radio 4 o The Rapture allá en el 2006 con el pasable «We Are Not The Infadels» y continuaron en 2008 con un continuista «Universe in reverse», un trabajo nada extraordinario que más bien llenaba el expediente. Como decía les pesó demasiado la comparación con WAS, a pesar de las ganas que pusieron sobre las tablas (al teclista por ejemplo tenían que sujetarle la tarima porque sino la hubiese tirado de los alocados saltos que pegaba) y que machacaron mucho los graves, y el concierto no fue lo mismo, además se noto algo de bajón debido a la hora y al cansancio o las ganas de carpa dj. Con todo y con eso disfrutamos algunos de sus singles como «Love like semtex’ y cerraron con una aceptable versión del «Sweet Dreams» de Eurythmics.

 

3 Respuestas

  1. yeswecan

    24 agosto 2009 1:08

    fantástica -y completa- crónica, acorde con la importancia del festival.
    enhorabuena!

  2. Maggie

    24 agosto 2009 18:51

    A pesar de ser una incodicional de Catpeople, creo que no fue de sus mejores conciertos y estoy de acuerdo con vosotros de que el mejor concierto fue We are standard, tienen un directo increible, muy superior al disco, me han hecho fan totalmente.

  3. Litza

    24 agosto 2009 19:25

    Estoy de acuerdo con ‘yes we can’, muy buena cobertura habéis hecho y las reseñas están geniales. Las fotos muy bonitas tb!

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico