16 julio 2024

El pasado Viernes 20 de Julio tuve que hacer una de las decisiones más duras que jamás he tomado en torno al mundo del jazz… La mala organización y coordinación de conciertos en la ciudad hizo que se juntasen ese mismo dia la actuación en el auditorio de Chick Corea y Gary Burton, con el doble concierto de Dave Liebman y Jerry Gonzalez. ¿Qué hacer en este caso? Ir al auditorio al concierto de ese gran dúo que se reúne para celebrar el 35 aniversario de su primera colaboración, en el auditorio, sentado agusto, con una acústica buenísima, pero demasiado académicamente correcto… o por el contrario ir al cierre del Universijazz07, con la actuación del mítico saxofonista, y el principal atractivo para un amante del latin jazz como yo, la actuación de la trompeta de Jerry Gonzalez y su latin band.

Mucho estuve dudando entre por cuál de los conciertos me decantaría… pero finalmente di con una pequeña solución, ir al auditorio a presenciar un 75% del concierto, y luego correr como el viento hasta el museo de la ciencia para pillar, al menos, el concierto de Jerry… y así lo hice… mereció la pena… ¡vaya si mereció! Jerry vino mejor que nunca en el formato que más me gsuta, un quinteto formado por jóvenes músicoss, Javier Massó “Caramelo” al piano, Arnaldo Lescay a la batería y Reinier Elizarte contrabajo, liderados por un carismático Jerry González a la trompeta y las congas.

LLeno de latin, mambo y mucho swing, Jerry clausuró el festival consiguiendo lo que nunca antes ningún grupo consiguió entre el frío público vallisoletano, un increíble aplauso final con la aclamación de hasta dos bisses que grátamente tocó junto a su banda. A destacar, aparte de la increíble labor de Jerry a la trompeta y las congas, el increíble trabajo del pianista, admirador de Michel Camilo por la forma de tocar (aporrear) el piano con una increíble precisión y deleitarnos con impresionantes solos que se llevaron los más grandes aplausos de la noche. Al acabar el concierto, Jerry bajó del escenario para hablar con los pocos que continuñabamos levantados aplaudiendo como muestra de agradecimiento, preguntándonos qué tal sonaba y qué nos había parecido, pues al parecer habían tenido algunos problemas técnicos.

En definitiva, segunda vez que veo a Jerry, y cada día me gusta más. Un concierto fácil de seguir, con mucho rítmo y que gustó mucho.
Aquí os dejo un vídeo con un fragmento de uno de los temas que sonaron en la fria noche del Viernes 20 en el museo de la ciencia:

texto, fotos y Vídeo por Víctor Alonso