Archivo de la etiqueta: ciencia ficción

Caravana presentan su nuevo disco ‘Ciencia Ficción’ el próximo 27 de abril en Siroco.


“Ciencia Ficción” es el nuevo trabajo de Caravana, disco que veía la luz el pasado 3 de abril, un disco de rock con influencias british muy marcadas, en el que podemos encontrar referencias a los Beatles o a Elvis Costello, sin tesituras.

caravana_siroco

La banda, hispano-argentina, nació del germen de Los Bueyes Perdidos, una banda creada por Guille Silveti que en 2014 se reformula como Caravana y publican su primer álbum “Todas las Flores” con la producción de Mauro Mietta (teclista de Xoel López, Coque Malla…).

https://www.youtube.com/watch?v=UbdWBBZWc8s

caravana

Entradas disponibles en Entradium.

‘Destino oculto’ (2011), un romance contra las reglas


Matt Damon y Emily Blunt en 'Destino Oculto'

El nombre de Philip K. Dick suele ser sinónimo de una buena historia. Sólo se necesita un rápido vistazo a la lista de películas que han adaptado alguna de sus novelas -‘Blade Runner’, Minority Report’, ‘A scanner darkly’…- para comprobar que supone una de las fuentes más exitosas, e influyentes, del cine de ciencia-ficción. El último en recuperar uno de sus relatos ha sido George Nolfi, consagrado guionista que debuta en la dirección con ‘Destino oculto‘ (‘The adjustment bureau’ es su título original), donde cuenta una historia de amor que se enfrenta al Destino, entendido éste como una organización burocratizada que vela por que todo salga conforme al plan. El filme es entretenido y de factura impecable, pero un guión bastante flojo impide hacer de él una película redonda.

De qué va:

David Norris (Matt Damon) es un ambicioso político a punto de conseguir un asiento en el Senado de Estados Unidos cuando conoce a Elise (Emily Blunt), una mujer de la que se enamora rápidamente. Pero los agentes del Destino, hombres del Departamento de Ajustes, harán todo lo posible para apartarlos el uno del otro y que no se desvíen del camino que ha sido escrito para ellos.

Opinión:

Los agentes del DestinoAnte todo, ‘Destino oculto’ es una película romántica, con su contexto de ciencia-ficción y sus toques de thriller, pero, en esencia, una historia de amor. En este sentido, la química que muestran en pantalla Matt Damon y Emily Blunt, así como la naturalidad con que fluyen sus diálogos, hacen creíble su romance y logran que nos impliquemos enseguida en él. El problema es que su repentino y apasionado amor no sirve por sí solo para sustentar la película.

Quienes elijan ver ‘Destino oculto’ seguro que lo hacen movidos por la trama de unos agentes vestidos de traje que velan por que nada se salga de un plan que ha sido establecido, lo que, en términos de géneros cinematográficos, viene a significar misterio y suspense. Bien, pues la cinta de George Nolfi mantiene el suspense en su primera media hora, y de manera bastante acertada, pero, una vez respondidas las preguntas más apremiantes, la trama se centra en los intentos del personaje de Damon por continuar su relación con la mujer que ama, dejándonos un puñado de persecuciones brillantes pero también un guión con agujeros y muy previsible.

En definitiva, ‘Destino oculto’ relega a un segundo plano su trama de ciencia-ficción para dedicarse al romance entre David y Elise, con clásico recurso de boda incluido, por lo que la película puede no convencer a los detractores de los amores idílicos. Sin embargo, una electrizante carrera final para huir del Departamento de Ajustes vuelve a inclinar la balanza hacia el género de acción, con lo que el espectador jamás llega a aburrise. En realidad, el ágil ritmo de la película nos mantiene atentos a la pantalla de principio a fin.

Matt Damon y Emily Blunt en 'Destino Oculto'En cuanto a las interpretaciones, Matt Damon y Emily Blunt están prácticamente perfectos como la pareja protagonista. De hecho, Damon, un actor al que sinceramente nunca he admirado, me ha sorprendido gratamente, sobre todo por su naturalidad. Ella, Blunt, se entrega con pasión a su personaje, y hace suyas las últimas escenas. ‘Destino oculto’ también cuenta con unos secundarios estupendos, entre los que destacan la imponente presencia de Terence Stamp y la simpatía que desprende Anthony Mackie.

George Nolfi crea con ‘Destino oculto’ un thriller romántico de ciencia-ficción -por llamarlo de alguna manera- que, a pesar de todos los fallos que pueden achacársele -básicamente, problemas en el guión y una temprana resolución del misterio- cumple con su principal función: sorprender, entretener y hacernos disfrutar.

Nota: 7 / 10

Para recordar:

– La perfecta sintonía entre Matt Damon y Emily Blunt.

– La fotografía y los escenarios neoyorquinos que hacen de ‘Destino oculto’ una película muy visual.

Para olvidar:

Destino oculto– La traducción al español del título original ‘The Adjustment Bureau’ (Departamento de Ajustes): ‘Destino oculto’ es una nueva muestra de la poca originalidad de los traductores en este país.

– El recurso de la boda sobra, está muy visto.

– La cantidad de preguntas que los agujeros del guión dejan para el espectador y que, lejos de entretenerle, le exasperan. Por ejemplo, si el Departamento de Ajustes puede modificar con tanta facilidad los pensamientos de una persona, ¿por qué le cuesta tanto impedir la relación entre David y Elise?

Preguntas sin respuesta:

Por mucha buena impresión que te haya causado, resulta difícil pensar que te irías a tomar un café con un tipo que conociste un día y que tres años después confiesa estar obsesionado contigo. ¿O es que soy muy desconfiada?

El corto de la semana: Un día perfecto


Hablar de ciencia ficción en el cine español es casi una cuestión de ciencia ficción, valga la redundancia. Y aunque, en el caso del cortometraje que hoy recuperamos, sea un mero instrumento para adornar un guión bastante convencional, es de agradecer que hayan existido en nuestra cinematografía directores con ganas de hacer algo diferente.

En ‘Un día perfecto‘, Gabriel (Ramón Langa) se encuentra en su apartamento cuando es sorprendido por la noticia que cambiará su miserable vida y la de Susana (Nathalie Seseña), su novia. Es el año 2056 y nada es como lo conocemos en la actualidad.

Jacobo Rispa dirigió este cortometraje en 1998 y su esfuerzo no fue en vano, ya que ganó el Goya correspondiente en los premios de ese año. Es importante verlo teniendo en cuenta el momento en el que fue realizado, para otorgarle el valor y el mérito que le corresponde.