Zola Jesus y Jenny Hval también en el 981Heritage de SON Estrella Galicia

, , Leave a comment

981heritage1981Heritage suma a la americana Nika Roza Danilova, aka ZOLA JESUS, una de las artistas más conmovedoras y especiales del momento, que llegará para presentar «Taiga«, y a la noruega JENNY HVAL hará lo propio con «Apocalypse, Girl«, su flamante nuevo disco y uno de los mejor valorados por la prensa especializada de este año.

zola jesusZOLA JESUS

Estadounidense de origen ruso que, recién entrada en la veintena, revitalizó la facción gótica del electro-pop con primer paso discográfico, el LP “The Spoils” (2009), cuya música industrial en plan lo-fi la llevó a copar blogs y a girar, entre otros, con Fever Ray y The xx. Pero fue su segundo álbum, “Stridulum III” (2010), el que dio el golpe de mano, expresándose con una consistencia que impactaba, llena de tensión, sobre una ola sintética oscura que se lo debía todo a los 80. En su tercer disco, “Conatus” (2011), su oscuro melodrama mostraba más nihilismo en la ejecución que su obra anterior, y también mayor claridad sonora por la vía de una electrónica distante. Desde entonces ha publicado dos LPs más: “Versions” (2013), y “Taiga” (2014), del que se dijo en ‘The 405‘ que “así suena una artista cuando madura, descubre una confianza que tal vez nunca supo que tenía y regresa, revitalizada”. Se trata de su obra más cercana al “mainstream”, la más aventura pero también la más accesible.


jenny hvalJENNY HVAL

La carrera de Hval no empezó a despegar de manera oficial hasta 2006, año en que publicó su primer EP (nominado a los Spellemannprisen, los Grammy de su país, en la categoría de “mejor debutante”). En aquel ejercicio también sacó su LP de debut, si bien cuando eso pasó ya se hacía llamar Rockettothesky y bautizada así estuvo hasta el tercer álbum, “Viscera” (2011), con el que volvió a firmar como Jenny Hval. En todos esos trabajos, se llamase como se llamase, estaban presentes las influencias que marcaron su primera etapa, caso de Kate Bush y el pop andrógino de los 80, que ella llevaba hacia terrenos experimentales. Sin embargo, fue en su cuarto disco, “Innocence Is Kinky” (2013), donde su voluntad de riesgo y su compromiso en las letras con la política y la sexualidad pasaron de manera evidente de la teoría a la práctica. Y más lejos todavía ha ido este año con “Apocalypse, Girl”, donde su art-pop, original y provocador, más deconstruido que nunca, hace emerger melodías desde la abstracción y la acerca al carril que transitan Björk o FKA Twigs.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico