The Drums / Portamento

, , 1 Comment

Los que nos sentimos más cerca de los artistas endiosados e inaccesibles que de los cantautores que se comunican con sus fans a través de Twitter y nos gusta más una rockstar que a un tonto un lápiz no hemos podido evitar regocijarnos con las esclarecedoras declaraciones (1, 2, 3) que el líder de The Drums tuvo a bien dejarnos a su paso por España para presentar su segundo álbum ‘Portamento’. Las entrevistas concedidas por los de Brooklyn no tienen desperdicio alguno y en ellas se ve claramente cómo Jonny Pierce cuenta con lo más importante para convertirse en una estrella del rock: la actitud. Está totalmente fuera de la realidad y se diría que le encanta.

Para empezar, afirma que «no acaba de conectar con el sonido de los Smiths» y se queda tan tranquilo. Sin embargo, muchas de las canciones de su nuevo LP son puro Smiths, tanto a nivel de letras -¿a nadie más el «I believe that when we die we die» de ‘Book of Revelation’ le recuerda al «They were born and then they lived and then they died» de ‘Cemetry Gates’?- como a nivel melódico (‘Days’, ‘Hard To Love’). Y es que ni el sonido ni las letras de este segundo álbum muestran la más mínima evolución con respecto al primero -lo cual es algo bastante curioso si tenemos en cuenta que el título del álbum se refiere a la transición de un sonido a otro-. Preguntado acerca del por qué de esta paradoja, otro destello de genialidad de parte del vocalista del grupo: reconoce que el sonido es el mismo, que le gusta que sea así y que -atención- “no ha escuchado el último disco de los Strokes, «pero seguro que suena parecido a los anteriores»”.

Lo que Jonny Pierce no reconoce es que haya una continuidad en las letras. Suponemos que a él le gusta pensar que son mucho más profundas que las de su debut -las notables ‘Please Don’t Leave’ y ‘What You Were’ nos recuerdan que no es así en absoluto, y que tampoco hace falta-, de hecho éste es el argumento con el que justifican la desaparición de ‘Let’s Go Surfing’ del setlist de sus conciertos. ¿Quién haría tan excentricidad de no estar convencido de que tiene tanto que aportar a la música que no quiere que una canción tonta sobre el verano eclipse el resto de su genial obra? Lo mejor de todo es que ‘Money’, el primer single de este álbum, es una canción cortada por el mismo patrón que la ahora desterrada ‘Let’s Go Surfing’: una melodía brillante y una letra tonta y repetitiva -la perfecta creación pop-.

‘Searching For Heaven’ es un extraño preludio a la segunda parte del álbum, algo más electrónica y experimental, con temas como ‘In The Cold’ o ‘I Need a Doctor’, de encantador estribillo; aunque el álbum se cierra con ‘How It Ended’, algo más convencional pero increíblemente pegadiza.

El balance final es más que alentador. Los astros se han alineado porque: a) The Drums son el hype del momento -nos hemos librado del tedioso grupo de turno-, b) Jonny Pierce es una superestrella en potencia: ya incluso habla de su tormentosa infancia -y ahí está también la portada del álbum- como Lady Gaga a la que, por cierto, critica cada vez que tiene ocasión como si fuera una aspirante más al título de «reina del pop» y c) ‘Portamento’ resulta ser probablemente todo lo contrario de lo que le hubiera gustado al líder del grupo: un álbum desenfadado, inmediato y muy disfrutable que no va a revolucionar en nada el mundo de la música. 7,4/10.

 

Una Respuesta

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico