Christina Rosenvinge / Tu labio superior

Lo último que oímos de esta señorita fue aquel discazo ‘Verano Fatal’ -nunca lo suficientemente reivindicado- que grabó con Nacho Vegas, un experimento en el que jugaban con ellos mismos y un sonido más crudo del que ambos desarrollan en sus discos.
Aunque en este caso la ultima referencia de verdad –crossovers no valen- la forma la trilogía americana (‘Frozen Pool’, ‘Foreign Land’ y ‘Continental 62’) oscura, introspectiva, casi glacial, que pese a esto dejaba huella en su grandilocuencia pianística y la convirtió en una figura mimada y respetada dentro de los círculos independientes, tanto de allí como de aquí.

Edita ahora este ‘Tu labio superior‘ para el que no ha vuelto sola -vuelta tanto a la composición en castellano como a su estilo inicial-, Steve Shelley (Sonic Youth) que apostó por ella cuando emigró a Nueva York (1999) ha participado en la grabación entre otros como Chris Brokaw (Come/The New Year), Jeremy Wilms, Charlie Bautista y Nacho Vegas.

Lo que nos encontramos ahora es un giro a la melodía y arreglos más luminosos, de cuerdas no agobiantes y concesiones a la música mas directa y clásica que huye de la complejidad del Continental 62 (algún tema tenia siete partes instrumentadas de manera diferente) y que recuerda mucho a las estructuras más pop de sus discos de los 90 (“Cerrado” 1997, por ejemplo), de los que puede verse como una evolución.

Un gran acierto del disco es comenzar con ‘La distancia adecuada’, que es sin duda el single perfecto. Le han hecho 3 videoclips y es porque se lo merece: lenta, brillante y adictiva; la guitarra acústica envuelve líricas como “Me muero por estar / contigo al natural” y los coros finales con Vegas son el punto genial para el final de esta canción.
Será ésta la más luminosa del disco y junto con ‘negro cinturón’ y ‘tu boca’ hacen la base pop para un disco en el que hay cabida para más discursos, puede que demasiados.
Experimento incluido, ‘Anoche’, con un tono folkie y sampleados de fondo que recuerdan bastante al beck de loser. Promete mucho pero se desinfla en cuanto alcanza un estribillo tan infantil que parece sacado de una serie de dibujos animados y no pega nada con el escenario que nos había preparado.

Y seguimos con el carrusel de influencias: feliz encuentro con el noise (‘las horas’), folk intimista (‘nadie como tu’), shoegaze sonic-youthero (‘tres minutos’), lenta balada al piano (‘animales vertebrados’), versión muy blanca de ‘In the evening’, un tema de Leroy Carr que han tocado casi todos los bluesmen del mundo… demasiado disperso? puede ser, la impresión que deja es que la cohesión que esto necesita está en la voz de Christina, su forma de interpretar, susurrar, a veces lasciva a veces escurridiza o como si una gran peso la oprimiera.

‘Tu labio superior’ no tiene composiciones especialmente deslumbrantes (salvo ‘La distancia adecuada’ o quizá ‘las horas’) y no parece tener la magia del ‘Continental 62’ pero pese a esto un disco normalucho de una gran solista como Rosenvinge es mejor que muchos otros y se merece que le des una escucha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.