21 junio 2024

Este sábado 18 se plantan en el Café Teatro de Valladolid un nuevo forastero y un viejo conocido del orbe musical pucelana. Del primero sabemos que se llama Jadris y que siempre debe estar metido en líos. Del segundo, Ángel Stanich, que más de un bar de la ciudad ya le estaba echando de menos. Mismo lugar de procedencia (Cantabria) y misma devoción por los mártires del blues y el rock’n’roll. Pero dos maneras distintas de andar por la cuerda floja.

Ejerciendo de anfitrión, hará los honores Ángel Stanich con su country rock sucio, de letras de reminiscencia tan americana que podrían parecer netas traducciones al castellano de poemas de algún beatnick desventurado. “Gruta Outsider” se hace llamar el espectáculo con el que Stanich hace ruta allá donde halle whisky y compañía desde que dejara Valladolid. “Una dulce y cálida patada en tu trasero”, así define su sonido el chico que se atrevió a versionar la ya emblemática Shiralee de Arizona Baby (y sin morir en el intento). Todo estará pateado y golpeado por Guille Aragón, recalcitrante batería de la destacada banda local The Jackets.

Cerrará el duelo de la noche Jadris, otro muchacho de guitarra y armónica como el paisano. ¿Acaso otro “hijo secreto” de Dylan? Sí, pero nunca es tan sencillo. Amor y carretera en círculos concéntricos de 16 mm orbitan sobre la temática musical de este desconocido aquí que, sin embargo, ya conoce muchos kilómetros de bolo en bolo por toda la geografía española presentando su LP “Tras la Sombra de Will Munny”. En esta ocasión, en formato acústico, con la inseparable de Los Líos Valvanuz Lezcano, encomendada a pintar un cuadro distinto durante cada actuación (un concepto parecido al que lleva a obra Santos de Veracruz en Muchachito Bombo Infierno…). Son sólo pinceladas de lo que puede deparar la velada.

Sábado 18, a las 22:00 horas en el Café Teatro (C/ Cánovas del Castillo, 11). Las entradas están ya a la venta en el propio café por el precio de 3 euros, mientras que en taquilla será de 5 euros. Noche de cantautores cántabros y forajidos muy recomendable. A prueba de cenas de empresa.