27 febrero 2024

Zahara volvió anoche a Valladolid –Vallacalor, según ella- acompañada, por su chico más “fabuloso”, Sergio Sastre (al que ya vimos hace poco como guitarrista de Miss Caffeina), en la Sala Borja, con un escenario más del estilo de Concha Velasco que de La Pareja Tóxica.

El primer acto comenzó con canciones lentas como En la habitación, La mujer mayúscula y el mar, y El Universo. Entre chascarrillos y un buen rollo sobre el escenario envidiable, Zahara y Sergio continuaron con más canciones lentas como El lugar donde viene a morir el amor, Del invierno y General Sherman y cómo Sam Bell volvió de la luna, después de explicar, de forma extensa, cómo había surgido esta canción, con Sergio y ella “plagiándose”, componiendo una idea muy semejante de forma casual, ella, basándose en una historia real ya explotada, y él, huyendo más lejos, a la Luna. Así llegaron al final del bloque de canciones lentas con Camino, otro de los temas de su último disco.

Comenzó el segundo acto del concierto con Mariposas, Leñador y la mujer América, y una versión de You’re the one that I want, de Olivia Newton John en Grease; su inspiración para volverse rubia, por lo visto. Zahara no olvidó recuperar alguna de sus canciones de La fabulosa historia de… como Tú me llevas, o Funeral, para animar al público a cantar, ya que bailar era más complicado en las poco apropiadas butacas del teatro.

Sacó su lado más oscuro con Camino a L.A. -canción que nos recuerda de forma muy sospechosa a la gran colaboración Maika-Havalina en Heart Pieces Downtown, por lo que hubiera venido mejor un Manu Cabezalí que un Sergio Caffeina, que sólo toca la guitarra tímidamente-. Y después de la Z-oscura, venía la Z-indieclórica (*indieclórico: músico indie-popero que rescata una canción de algún folclórico de los 80 para su tracklist, como Niños Mutantes con Rocío Jurado o Miss Caffeina con Raphael) que lleva dentro, haciendo un cover de America de Nino Bravo.

Así llegamos al principio del final con el primer bis, elegido entre las canciones de su último disco: El caso de emergencia. Y, finalmente, el tema que la hizo famosa, Merezco, canción de la Vuelta Ciclista a España hace un par de años. Y así terminó un concierto más íntim… ¡Uy! Que se me olvida, terminó con Olor a mandarinas, una de sus antiguas –y de las mejores- canciones, ella sola, cuando ya algunos pensábamos que realmente había terminado el concierto. Y, ahora sí, así terminó un concierto más íntimo de lo habitual, sin banda, sólo Z con Sergio (aunque a más de uno nos sobraba, incluyendo también las sillas, la lámpara y el escenario). La hemos visto en la ciudad dando muy buenos conciertos tanto en solitario como con banda completa, pero el formato del concierto en la Sala Borja no es en el que más brilla, porque hay Zahara para dar y tomar.