Crónica de la actuación: Luis Piedrahita @ Teatro Carrión (Valladolid) 29/10/10

, , 1 Comment

El Teatro Carrión recibió el viernes veintinueve a Luis Piedrahita y a su espectáculo característico de monólogos acerca de las cosas pequeñas que nos rodean y sobre las cuales no solemos prestar toda la atención que se merecen. Con un aforo casi completo, faltando solamente algunos asientos por ocupar, y con un retraso de, aproximadamente, media hora debido a, según nos confirmó la organización, problemas en el viaje desde Madrid, comenzó la sesión tras una pequeña intervención proveniente de la Fundación Sandra Ibarra de Solidaridad frente al Cáncer anunciándonos que parte del importe de la entrada estaba destinada a colaborar con ellos.

Con un típico escenario de actuación de monólogos, es decir, prácticamente vacío a excepción de un micrófono y un taburete, el cual no fue utilizado en ningún momento por el artista para sentarse, e iluminado simplemente por un foco que intentaba, algunas veces sin éxito, seguirle por donde se moviera, apareció Luis Piedrahita y comenzó a hablarnos de hormigas, maletas, babas, frutas, gominolas e incluso de nuestros añorados walkmans. Sin dejar en todo momento de moverse, gesticular e interactuar con el público bajando al patio de butacas en numerosas ocasiones, memorizando incluso los nombres de las personas que le ayudaban y utilizándoles para llevar el show hacia la dirección que a él le interesaba, el polifacético artista gallego hizo disfrutar a un público entregadísimo y entusiasmado durante la hora y media que duró su actuación.

Sin embargo tenemos que mencionar dos peros en la obra. El primero, los problemas técnicos con el micrófono que, en dos ocasiones, hicieron que se tuviera que detener el espectáculo. Y el segundo, la reutilización de determinados chistes. Por otro lado, es muy de agradecer a Piedrahita el detalle que tuvo con el público de Valladolid al volver al escenario tras la insistencia de éste, ya cambiado de ropa, para ofrecernos un minimonólogo de cinco minutos.

En resumen, y utilizando una de las frases del propio espectáculo, cuando uno disfruta el tiempo pasa más rápido. Y esa hora y media se nos pasó a todos volando.

Texto: Alvaring
Foto: http://www.luispiedrahita.com

 

Una Respuesta

  1. Jose María

    4 noviembre 2010 12:07

    Confirmo lo del retraso. Tuve la ocasión de hablar con su representante el día antes y ya sospechaban que iban a llegar muy pillados por culpa del vuelo.

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico