Crónica de The Telescopes en la sala Boite. Madrid. Mayo 2012.

, , 1 Comment

El pasado mes de Mayo pudimos disfrutar en la sala Boite del directo que los míticos The Telescopes impartieron en la capital. Más de veinte años en activo y ruido, mucho ruido, es lo que lleva a sus espaldas la formación de cuyas cenizas sólo remanece Stephen Lawrie.

Para comenzar la velada ante una floja entrada todavía,  Shinkiro presentó su peculiar visión psicodelica-experimental, un proyecto liderado por Arnau Obiols (Television Personalities ,Stand Up Against Heart Crime) . A posteriori, los locales Alborotador Gomasio dieron rienda de su rock estruendoso e hicieron acopio de un arsenal que dependiendo de una u otra sala les ensalza o les mantiene indiferentes.

Si hay algo que permanecerá en oido y vista de los que presenciaron el directo de los Telescopes en Madrid, será la más de media hora de improvisación ruidista, provocación, experimentación, berridos, loops endemoniados y croqueta por la pista del señor Lawrie incluida , que hizo saltar a más de uno e increpar a la banda, o simplemente salir por la puerta acordándose de más de uno. Pero tras este ejercicio de delirio , que bien entremezcló la actitud de los inicios de la banda con una vertiente de artilugios de provocación artística , los deudores de un álbum tan espléndico como es ese ‘Taste’ atacaron a la yugular con un repertorio directo.

Tras haber hecho mella en los conductos auditivos de más de uno, Sadness Pale ‘ o ‘Violence‘ entre otras fueron arrebatadas de esas perlitas que escondían bajo sus pies allá a finales de los ochenta y esbozadas en un .  Crudos, provocadores, con la mentalidad aquella de voy a hacer lo que me de la gana y si os gusta bien y sino también, el directo que sobrepasó la hora y cuarto fue un reencuentro de las masas con el noise que hace honor a su propio nombre, con opiniones para todos y he aquí lo honorable de su actuación, para crear sensaciones y remover en las masas reunidas para verlos, bochornoso, acojonante, tremendo, delirante, vergonzoso, o simplemente música y provocación batiendo lo que para ellos es su ‘perfect needle’.

 

Una Respuesta

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico