Crónica del concierto: Ángel Stanich en Pop & Dance, sala Joy Eslava (Madrid) – febrero 2015

, , Leave a comment

Ángel Stanich (1)El viernes 13 de febrero, haciendo caso omiso de supersticiones, Ángel Stanich tomó la sala Joy Eslava, dentro del ciclo Pop & Dance. Además, sirvió el concierto de puesta de largo de su último EP, «Cuatro Truenos Cayeron».

Teloneros de última hora, traídos de Valladolid, van dando la bienvenida a los más puntuales. Se descalzan y se replican con voces graves, como de banda sonora.

Sale Stanich, solitario. Zapatea con el tacón del botín. Dicen que solo se debe romper el silencio si se tiene algo mejor que decir. Él cuenta con ‘Amanecer Caníbal’. Va saliendo el resto de la banda, pero no le interrumpen tocando. Le dejan hacer y forzar el corte. Entre pelo y barba únicamente se distingue la nariz. No hace frontera con ‘Mojo’ y ya todos se retuercen.

Ángel Stanich (2)«¿Se ha llenado? Con las lucecicas no veo ná». Le encienden los focos para que pueda comprobar que sí. Pide que apaguen y arremete con la cinematográfica ‘Miss Trueno ’89’. Palmas en alto para ‘El Cruce’ y marca el paso con una «versioncica»; ‘Bleeding Muddy Water’, de Mark Lanegan.

Entra Víctor Cabezuelo, de Mucho y Rufus T. Firefly, y se sienta al teclado. Hace un año de «Camino Ácido» y lo homenajean cerrando el tema homónimo con un canto indio, construido con el bombo de la batería, él y el público. «¿No es bonito que el viernes 13 coincida con el día de San Valentín?», pregunta al acabar de colocarse la armónica. Pide silencio al principio de la canción, porque ‘La Noche del Coyote’ empieza «bajito».

Ángel Stanich (3)Como buen predicador, habla midiendo las sílabas y haciendo pausas. «Vamos a hacer ahora una parábola acerca del hijo de Dios». Se refiere a ‘Jesús Levitante’. Van después con María, desnudando y desmontando el ‘Proud Mary’ de Creedence Clearwater Revival, igual más conocida como ‘Rolling on the River’.

Le dedica ‘El Outsider’ a Javier Vielba, de Arizona Baby, su productor. «La primera vez que toqué aquí fue antes de un concierto de Corizonas. Yo solico. Tres canciones, cuatro personas». Se deshace y suda con ‘Carbura!’, despidiéndose y saliendo del escenario.

Ángel Stanich (4)Vuelve la banda y responden eléctricos a las peticiones de otro tema. Aparece Stanich; en la mano derecha carga con la guitarra, en la izquierda, un vaso radiactivo. Mueve el culo y ataca con ‘Mezcalito’. Siguen, vistiendo de coros ‘El Río’. «Idme abriendo hueco, que voy a saltar», avisa. Se coordinan militarmente para allanarle el camino a ‘Metralleta Joe’. Cumple su promesa y baja al público, que se le echa encima. Un backliner le ayuda a volver a subir a las tablas y dice adiós con un último grito de guerra.

El coyote pilló al correcaminos.

Ángel Stanich (5)
 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico