18 junio 2024

El pasado viernes 18 de febrero, el Palacio de Congresos de Castilla y León en Salamanca se llenó con la música de David Knopfler, cofundador de Dire Straits junto a su hermano Mark.

El 15 de febrero comenzó la gira ‘Electric Guitar Spanish Tour’ con la que el más asentado de los hermanos Knopfler recorrerá España de norte a sur y de este a oeste, y que se alargará hasta el 4 de marzo. El viernes pasado estuvo en la capital charra, tras haber deleitado a su público (no todo lo numeroso que se podría imaginar) de Gijón, León y Santander. De Salamanca se marchó a Alicante, y ya ha pasado por Barcelona. A día de hoy, también habrá actuado en Joy Eslava en Madrid.

El concierto tuvo lugar en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Castilla y León, un edificio que ha sido concebido con el objetivo de incorporarse al conjunto monumental de la ciudad y que destaca especialmente por su espectacular cúpula de baldaquino. Se celebró en el auditorio principal, un espacio de una gran amplitud en el que, sin embargo, Knopfler consiguió crear una atmósfera íntima gracias a su cercanía, su simpatía y un par de brindis dedicados al público; incluso entonó un “Happy birthday” dedicado a una espectadora.

Compositor con una musicalidad con muy diversos matices, tanto en su voz como en sus melodías, y con unas letras refinadas y profundas, durante años su música, más allá de los discos de estudio y de las bandas sonoras de películas, ha estado presente en conciertos multitudinarios en todo el mundo. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, Knopfler quiere demostrar que su carrera en solitario es algo más que un eco melancólico del pasado.

En una entrevista con Europa Press se confiesa influenciado por músicos de los setenta como Bob Dylan, Peter Gabriel y Jackson Browne, así como por la música country, y considera que su estilo no ha variado mucho en los últimos años, si bien para él la época con Dire Straits pertenece al pasado e incluso parece que reniega de ella (de hecho, no solo se negó a la petición de “Sultans of swing” de un espontáneo sino que le invitó a ir a un concierto de su hermano).

Muy seguro de sí mismo y de su música, en la que se fusionan folk-rock, country y retazos de blues, Knopfler estuvo acompañado de una banda de músicos con reconocimiento mundial: Harry Bogdanovs y Martin Ditcham, guitarrista y batería de Elton John, The Shadows, Roger Whittaker, Culture Club y Manfred Mann, respectivamente; y Pete Shaw, bajista de Sade, Elton John, Rolling Stones, Tina Turner, Chris Rea.

En conjunto, aparte de la variedad de registros de la voz de Knopfler y su talento con la guitarra (también se animó con el piano), destaco la complicidad con Bogdanovs, guitarra solista, piano, segunda voz y amigo íntimo, que protagonizó algunos de los mejores momentos del concierto. En el repertorio estuvo presente el estilo de los primeros Dire Straits, combinado con la propia fórmula de David Knopfler, elegante y sin sobresaltos. En general, la sensación fue de placidez y se echó de menos un poquito más de variedad e intensidad.

David Knopfler tiene una página oficial que lleva bastante al día; desde ella se puede acceder a información sobre sus conciertos. Los que todavía estéis a tiempo de disfrutar de su música en directo, ¡no os lo perdáis!

Fotografías cedidas por Beatriz Fernández del Campo Calles.