Crónica del Concierto de Fabián en el Café Teatro. Valladolid. Octubre 2011.

, , Leave a comment

El pasado 20 de Octubre Fabián volvió a pasar por Valladolid después de su visita allá por Marzo de este mismo año. Y lo volvió a hacer de la mano de Cuadrilátero Cultural, cuya complicidad entre ambos quedo patente cuando presentador y artista hicieron mención del concierto que Christina Rosenvinge estaba desarrollando a la misma hora en otro punto de la ciudad.

Y tras interactuar con el reducido público que lo observaba y guitarra en mano, procedió a tocar temas que ya habían quedado en el tintero de nuestros recuerdos y que forman parte de aquel álbum debut ‘ Espera a la primavera’. Temas como ‘Calles’, ‘Apenas’ u ‘Hoy’, se intercalaron con comentarios del estilo «podeis pedirme alguna canción si así lo deseais, incluso de Christina«.

La situación que se encontró, la cual es «parecida a la que existe en León actualmente», y debido a que esta no era su primera visita, fueron situaciones que bastaron para que este fuera un concierto en el que solo sonaran canciones, y aunque si que es verdad que su último trabajo fue desgranado casi por completo, quiso recuperar otras joyas como ‘Atardeceres’, ‘Páginas Tuyas’ u ‘Horas de Luz’.

El primer tema que hizo las delicias del público fue ‘Diecisiete’ y no sé muy bien si por la canción en sí o por la intrahistoria que esta canción contenía en su interior: «dedicada a una camarera que sin conocerla de nada pero por lo bien que le tiró la caña cerveza, se enamoró instantáneamente, y eso que no la conocía» aunque al final la muchacha «era punky y le hizo tan poca gracia que la historia quedó en mera anécdota«.

A ella le siguieron ‘Oh, María’ y ‘La Tempestad, etcétera’ y cuando la gente pensaba que a ellos les seguiría el resto de canciones de su tercer largo (‘Después del incendio y otras cosas así’), Fabián sorprendió a propios y extraños con un cover de Diego Vasallo titulado ‘ Donde cruza la frontera’ y que el mismo confesó que «es un tema que lleva escuchando desde que era pequeño», lo que hace pensar que ya desde aquella época el ser cantautor era una opción de vida.

De aquí al final del concierto y queriendo hacer partícipe a la gente ya fuera «a base de gitos o palmas» fueron intercalándose ‘Pequeño decimal’, ‘Piedras’ y un final con el que ‘Palabras raras’ dejó un sabor de boca más que dulce entre los asisitentes.

Ya en el bis, un valiente se atrevió a pedir que tocara ‘Dos violetas’ y Fabián, como currante que se debe a su público, hizo las delicias de aquel chico, aunque el disfrute del tema fue generalizado. Hubo una segunda petición, pero esta cayó en saco roto debido a que el concierto tenía que llegar a su fin y lo hizo con una ‘Huída’ que llevó a  cabo, pero antes de ella, tuvo tiempo para despedirse y decirnos ‘Adiós, tormenta’.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico