Crónica del concierto de Gabriel Garzón-Montano en Madrid . Neo-Elegancia en el Teatro Del Arte. Septiembre 2015.

, , Leave a comment

ggm

Neo-soul, Neo-funk, Neo-experimental, muchas son las etiquetas que se aglutinan para explicar su propuesta, pero una única palabra serviría para definir lo que ofrece el polifacético artista : Elegancia. Gabriel Garzón-Montano ofreció ayer en el Teatro del Arte dentro de Son Estrella Galicia un soberbio espectáculo donde con tan solo la ayuda de un baterista y de sus propias manos (teclados) , logró trasladar al público a un recinto en el que confluían el funk, la electrónica y el R&B fusionándose en un único ente .

No es de extrañar que Gabriel logre amontonar entre sus comparaciones una pila de nombres tan pesados como James Blake, D’Angelo o Jamie Woon, pero también caben en esas influencias el funk de Prince o el house de bandas del estilo a Letherette o el hip hop de Frank Ocean.

Un Teatro del Arte casi con aforo completo recibió al dúo con expectación y calurosidad, en la que era la primera visita a Madrid de los músicos,  dejándose seducir por los ritmos que habitan en ‘Bishouné :Alma del Huila’ . Desgranaje a la perfección de su EP con algún que otro tema añadido , revisión más dub de algunos y respeto inmaculado hacia otros, así fueron cayendo ‘Naeja’ , ‘Me Alone’ , ‘Keep On Running‘ , la erizante ‘6 8’ o la incitadora al agitamiento masivo ‘Everything Is Everything’ . Caricias al teclado y voces angelicales flotando al son de fuegos de artificio a la percusión también se tornaban agresivamente pasionales como en el caso de ‘Pour Maman‘.  Si a todo ello le agregamos un fondo con proyec’ciones levitantes , a camino entre bandadas y vuelos nocturnos, entre láminas ardiendos y figuras psicodélicas ; y a parte conjuntamos con un suave poderío a la batería electrónica nos encontramos un exquisito producto gourmet , que en directo ejerce un placer de efecto inmediato en nuestras extremidades mientras es degustado por nuestros oídos.

Directo que supuso un recorrido en apenas 45 minutos al trasmundo real del multi-instrumentista, donde las letras agridulces conviven con la madurez psicodélica conformando la figura de un adelantado a los neo-géneros.

 

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico