gia

Crónica del concierto : God Is An Astronaut. Madrid. Sala Copérnico . Octubre 2013.

gia

La pasada semana Mercury Wheels volvío a facturar una de esas citas indispensables a las que nos tienen malacostumbrados, para la ocasión reunieron a los madrileños Jardin De La Croix, presentando ‘187 Steps To Cross The Universe’ , y los irlandeses God Is An Astronaut.

Con nuevo álbum bajo el brazo se presentaba God Is An Astronaut en la madrileña sala Copérnico. ‘Origins‘ era el nuevo vástago de los irlandeses, un álbum que lejos de llevar al grupo a sus inicios parece hacerles renacer cual ave fénix hacia unas dimensiones en las que los pasajes eléctricos confluyen con su ya bien hornado post-rock y donde las voces celestiales intentan elevarse en su potente labor instrumental.

 

Para la ocasión la banda , ahora como quinteto, desgranó buena parte de su último trabajo , entrando poco a poco en escena, haciéndonos levitar durante unos instantes para sumirnos en su potente vórtice de cuerdas desgarradas y distorsionadas , conformando una cascada sonora que llegaba a toda la sala desde los primeros acordes de ‘Weightless‘ , dando protagonismo a los tintes electrónicos ,que predominan en su nuevo disco, sentando cátedra en directo con temas como ‘Transmission‘ .

Un sonido más rebuscado, donde lo primal se combina con la búsqueda de la perfección, donde las voces espaciales surcan las melodías que separan lo electrónico del post-hardcore , se hacían patentes en ‘Reverse World’ , ‘Calistoga‘ o ‘Exit Dream‘ (al borde de los bises), alteradas composiciones hipnóticas, que hacían las delicias de cualquier apasionado del género transportándonos a los oníricos universos de ese contundente ‘Origins‘.

Si bien el grueso era evidente se centraría en las más recientes composiciones, pronto se metieron a la vieja escuela en un bolsillo receloso de envolventes eléctricas, echando mano de dos álbumes emblemáticos  ‘All Is Violent,All Is Bright’  y el homónimo ‘God Is An Astronaut’ , con clásicos como ‘All Is Violent, All Is Bright’ , ‘Echoes’ , e interpretando la emotiva ‘Forever Lost’ , temas que revuelven géneros, fagocitan el rock espacial y el shoegaze, arremeten contra la etiqueta post – lo – que – sea y suenan como una sólida maraña de géneros confluyentes en jodida brillantez.

god3No podemos dejar de destacar el arsenal que la banda gasta en directo, unido a una iluminación bien hilada con cada estallido sonoro que hizo que echaramos poco en falta algunas de las proyecciones a las que acostumbra a usar la banda en sus directos. Comodidad, es una de las palabras que pueden definir el concierto por completo, un confort recíproco, manifestado por los músicos entre tema y tema , y en su manera de ejecutar cada uno de sus cortes, y respaldado por un público, que desde el minuto uno supo aupar hacia dimensiones ingrávidas a unos expertos exploradores del espacio sónico .

El cierre se cernía con ‘From Dust to Beyond’  y una soberbia ‘Fireflies and Empty Skies’, Si bien la salida, obligada, volvío a sumirnos en ese estado catártico con ‘Suicide By Star’ y ‘Route 666’ , llegando así al final ; pies en tierra firme , el viaje finalizó.

¡¡Bendito pitido en los oídos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *