Crónica del concierto: Tom’s Cabin en Costello Club (Madrid) – octubre 2014

, , Leave a comment

2014-10-25-17-28-04Tom’s Cabin resguardó los cortes de su primer trabajo y liberó algunos más recientes el pasado viernes 24 de octubre en la sala Costello Club, en Madrid. Folk y country que no reniegan de su parentesco con el rock.

La tarea de telonero le corresponde a When We Collide, presentando temas como ‘The Story of the Man from Earth’, basado en la película casi homónima, o ‘Sound of the old days’, que bromea con haber grabado en su estudio casero, o habitación.

Sale Tom con Pablo Cebrián a la espalda, productor de su LP y quien le empujó a componer, y suena ‘Am I Your Son?’. Cuando ya han pasado un par de minutos se les une el resto de la banda, para mudar el tema. De la timidez de los primeros acordes a la rabia de forzar la voz.

Con la guitarra rayada donde muere la trayectoria de la muñeca, y marcando el ritmo con el pie derecho, pasan a la religiosa ‘Liturgy’. Más sombría es ‘Doppelgänger’. La electrifican al cerrarla, y entendemos esa influencia del «metal» que dice tener. Toca ‘Hummingbird Hawk-Moth’ sosteniendo la púa entre los nudillos, y se deja ver la naturaleza de Tenerife, el refugio al que dice volver al componer.

2014-10-27-11-16-20«Soy un poco desastre, pero hoy ha sido un desastre de tarde hasta para mí». Explica que ha intentado conducir por el centro de Madrid. No suele ser buena idea. Él ha acabado aparcando en Plaza de España y subiendo los instrumentos hasta el Costello por todo Gran Vía.

‘Halloween’ es el primer inédito de la actuación. Se ríe de lo absurdo de definirlo así en la misma frase en la que dice que tiene un año. «Bueno, es nuevo porque no está en el disco». Con pocos refuerzos, que aceleran el tema cuando agoniza, habla de calabazas y fantasmas.

Le toca su turno a ‘For Whom the Bell Tolls’, revisión en tono folk de Metallica. La fúnebre banda sonora de un duelo al amanecer. La batería agita unas cadenas delante del micrófono, recordando a las cinematográficas prisiones estadounidenses. Para ‘Olivia’ sube una ELE, Elena Iturrieta, al escenario, potenciando la delicadeza de la canción. Acaba de sacar su disco, y Tom dice que le ha ayudado en la odisea de conducir. Empieza solo, como un susurro, despertando. Después, se solapan y protegen.

Se suceden un par de piezas que no forman parte del LP; ‘The Witness’ y ‘Broken Wood’. El primero tiene dos semanas y no se había oído en público; éste sí cumple el adjetivo de «nuevo». «No es el más feliz ni nada, así que lo siento» dice de ‘Broken Wood’. Ignorándolo, Cebrián golpea el suelo y da pequeños saltos y se alargan los aplausos.

2014-10-25-17-23-40Cumplen el ritual de decir adiós y entrar al camerino, mientras piden «otra». También cumplen lo de volver. Llaman a Chiloé, que colaboró en el disco con la batería, y pregunta desde el fondo de la sala qué quieren. Se hace de rogar pero termina subiendo, con una gorra azul de capitán o policía y una cazadora de cuero.

Se deshacen con la western ‘The Forest’. Sabiendo que se acaba el tiempo dan lo mejor de sí a base de turnarse el protagonismo entre la percusión y las cuerdas, y terminan con ‘The Brave’, el que fue el primer single de «Tom’s Cabin».

Supongo que valió la pena soportar el atasco.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico