Crónica Festival de Sitges 2008 – parte 2

Antes de comenzar con esta segunda parte de reseñas, decir que desde el incidente “Repo”, los horarios de las películas, se han cumplido a rajatabla, además, también he empezado a oír los altavoces traseros, a ver si todo esto aguanta lo que le queda de festival, si es así, bien por ellos.

The Sky Crawlers (Japón, Mamoru Oshii, animación): La animación durante los combates es espectacular, la banda sonora está muy bien y poco más. La película no aburre, pero la historia (si la tiene) está llena de lagunas argumentales y paranoias que al final del filme te dejan con la pregunta de que es lo que ha pasado durante las dos horas de metraje del film, un par de líneas argumentales quedan cerradas, pero otras no. Otra cosa que íncluye son personajes innecesarios para el desarrollo de la película y algún que otro diálogo interminable. Pero al fin y al cabo a Oshii le interesa otra cosa, también presente en sus otros films (a parte del perro, por supuesto también presente en “The Sky Crawlers”) y no es otra cosa que la consciencia de si mismo, quién se ha sido y quién se es, cuestiones ya expuestas de forma magistral en “Ghost in the shell” y en “Avalon”, en ambas películas esa consciencia de la persona formaba parte de otros elementos que hacía que dichos films se apoyen en algo más que en eso, pero en “The Sky Crawlers” solo hay eso, no hay nada más que mirar y ni eso está bien expuesto en el film, durante el film, Oshii lanza cuestiones que no quedan resueltas una vez acabado el metraje. Los combates abundan y son espectaculares, pero muy confusos. Solo se explica de manera breve el porqué del conflicto y no se sabe casi nada del bando enemigo, solo un par de cosas de un piloto llamado “The Teacher”. Pero sobretodo, el problema más grande de la película es que no te lleva a destino.

Ghost Vs Alien (Japón, Takashi Shimizu y DisukeToyoshima): Empiezo diciendo que no es una película con dos historias, sino dos capítulos independientes de una serie (algo así como “Historias de la cripta”), con el denominador común de que los fantasmas y los alienígenas luchan entre sí. El de Shimizu es una maravilla, la sala se vino debajo de las risas, tiene un sentido del humor comparable a la vista este año “Monster x” o a “Dainiponjin”, proyectada el año pasado. En cambio, el de Toyoshima se hace interminable, es bastante tedioso, hasta que al final, de repente cambia el tono y se pasa a la absurdez del anterior, con momentos verdaderamente delirantes, pero ni siquiera eso sirve para hacer olvidar el tedio de la mayor parte del capítulo.

Chocolate (Tailándia, Prachya Pinkaew con Yanin Mitananda, Ammara Siriphong): La película te hace pasar un buen rato. El prólogo no está nada mal, pero luego hay cosas que no cuadran, pero bueno, aquí la historia es lo de menos, lo importante es ver las peleas de Panna Ritikrai (para mi gusto mejor director que Pinkaew, su “Born to Fight”, me parece mucho mejor que las películas de Pinkaew, íncluso que “Ong Bak”), coreógrafo habitual de Pinkaew. Las peleas son menos espectaculares que en “Born to fight” o que en “Ong Bak”, pero es que la protagonista no puede llegar a esos niveles, aún. Pero a mí me ha gustado ese estilo que se ha impreso a las luchas. Así que si os gusta la leña, esta es vuestra peli. Si buscáis algo más, mejor tenedla lejos.

Evangelion 1.0 (Japón, Hideaki Anno, Kazuya Tsuramami, Masayuki): Renovación y revisión de la serie original en forma de 4 películas, esta primera película abarca y reproduce prácticamente el principio de la serie original. Tanto el trazo del dibujo, como la historia son casi iguales (así que los personajes son 100% reconocibles para el que haya visto la serie original), sólo incorpora algunas cositas argumentales, que hacen creer que el resto de películas tendrán un camino diferente al de la serie. La mejora en la animación es palpable, pero claro la animación ha avanzado desde que salió la serie, así que en este aspecto simplemente es una actualización a los sistemas actuales de animación. Hasta que no estén las 4 películas terminadas y se vea por donde van los tiros, me sigo quedando con la serie, ahora mismo me parece un poco perdida de tiempo ver esta película.

The Moss (Hong Kong, Derek Kwok con Shawn Yue y Bonnie Xan): Una de las dos únicas películas de Hong Kong del festival de este año y después del penoso pase de “The Warlords”(la película ha estado sin subtítulos en castellano durante más de una hora), se podría decir que es la única. No entiendo que no hayan llegado cosas como la última de Johnie To, “Red Cliff”, o la última de terror de Tsui Hark . “The Moss” tiene el problema de que empieza siendo un thriller sucio y oscuro con más interés en retratar un barrio decadente con personajes de vuelta de todo y luego lo mezcla con explosiones de acción que poco pegan con el estilo narrativo de la película. La película aún así no es nada desdeñable, dado que su retrato del barrio del pecado de Hong Kong (palabras del director) se hace sin contemplaciones, aunque con alguna que otra concesión (la protagonista, una niña de 11 años que va a casa de su hermana, que es prostituta, para ganar dinero dedicándose a lo mismo que ella. Toda la secuencia de cuando llega el clienta y se la lleva sin que ella diga nada, es muy cruda y seguramente mucho más real de lo que imaginamos, pero la siguiente escena es justamente contraria, el cliente sale de la habitación quejándose de que ella no ha querido hacerlo, cosa que no pega para nada con la secuencia anterior), esa combinación crudaza+políticamente correcto+festival de tiroteos, en este caso no ha terminado de cuajar del todo bien.

Cortos de animación: De los que he visto, destacar “Hot Dog” de Bill Plymton, absolutamente espectacular, “The cable car” de Claudius Gentinetta y Frank Braun (uno de ellos presente en la sala), “Kudan” de Taku Kimura y “Monsieur Cok” de Franck Dion, junto con “Hot Dog”, mi preferido de todos. También destacar “Berbaoc” de varios directores, destacarlo porque es lo más horrendo que he visto y escuchado en una pantalla de cine en mi vida.

Tale 52 (Grecia, Alexis Alexiou con Giorgios Kakanis y Serafita Gregoriadou): El director vino a presentarla y lo que dijo fue “Esta película NO os va a entretener, espero que os guste”. Paranoia incomprensible y a ratos aburrida, aunque no me entraron ganas de dormir (eso me pasó un par de películas después), la paranoia es tal en esa película que crea interés para ver como acaba, creo que el montador acabó tan mosqueado, que no montó el último segmento del film, porque sino no se entiende. No quiero spoilear demasiado pero es que con el final que hay, podía haber durado 45 minutos menos y habernos quedado igual.

Hansel and Gretel (Corea del sur, Yin Phil-sung con Chun Jeong-myoung y Eun Won-jae): Junto con “Terra”, la mejor película que he visto en el festival (contando las que vienen después de esta en este post), una maravilla de principio a fin, buen guión, buenas interpretaciones, clima impresionante, genial de todas todas. Comparándola con “Dos hermanas”, ésta no tiene nada que envidiarle a la película de Kim Jee-woon, así de grande la considero.

La possibilité d’une île (Francia-España, Michel Houellebecq con Benoît Magimel y Patrick Bauchau): Probablemente uno de los peores momentos pasados en una sala de cine en mi vida (junto a “From inside”). Espantosa, ritmo inexistente, aburrida como ninguna, a ratos incoherente (mejor sin lo de a ratos, pero bueno). Una clase magistral de cómo no debe ser nunca una película. El director es el escritor de la novela original en la que se basa y no entiendo como alguien ha podido producirle semejante despropósito. La historia pinta interesante (en teoría trata sobre la vida eterna a través de la clonación), pero está narrada de tal manera que en ningún momento llega a interesarte, aburre y provoca caída de párpados. Pero aguanté hasta el final como un campeón. Directamente la considero un atentado al cine.

The good, the bad and the weird (Corea del sur, Kim Jee-woon con Song Kang-ho y Lee Byung-hung): Para empezar, decir que el nombre le pesa demasiado. La comparación con “El bueno, el feo y el malo” es impensable, no le llega ni a la suela de los zapatos. A partir de ahí, decir que es un espectáculo palomitero de primer orden, una de las mas grandes películas de acción de los últimos años a nivel mundial. La película es muy divertida, con muchísimos toques de humor y una acción trepidante en donde abundan los tiroteos y las explosiones. Aquí no hay nada que te haga pensar que es una peli coreana, me explico, dejas el mismo guión, la misma dirección, el mismo montaje y la maravillosa banda sonora (una de las cosas más grandes escuchadas en una sala en los últimos años) y solo cambias a los actores por actores americanos y el ejercito chino por el ejercito mexicano y tendrías la película más taquillera del año sin duda alguna. Lo que tenemos aquí es el mejor cine de evasión, nada más (y nada menos, porque este tipo de cine, si está bien hecho, como es el caso, no debe ser para nada menospreciado).

Martyrs (Francia, Pascal Laugier con Morjana Alaoui y Myrlene Jampanöi): Gran decepción, no por ser una de las esperadas, sino porque la primera hora, te engancha en el asiento y a partir de la “hostelización” de la película, el interés desaparece y llega a aburrir. Pero es que es tan brutal su tratado de la venganza, de cómo los fantasmas del pasado están ahí incluso después de ejecutarla, convertirla después en un film de horror (que supongo que es lo que pretendía el director, a mí lo que me provocó fue sopor, pero bueno), además con esa trama tan inverosímil que se sacan de repente de la manga es como un empujón que te echa directamente de la película. Además ese cambio pasa en uno de los momentos más interesantes de la película, en el que estás completamente enganchado y entonces no te crees lo que estás viendo, como ha sido capaz de hacer semejante cosa y cambiarte la película a algo que no le llega ni a la suela de lo que has visto hasta ese momento. A las puertas del Auditori había una ambulancia por si acaso a alguien le daba algo durante la proyección, supongo que sería por hacer publicidad o algo, porque la película no tiene secuencias especialmente desagradables. La ambulancia habría tenido sentido si hubiera ido el director de “La possibilité d’une île” a presentar su película, que dudo que después de la proyección hubiera llegado sano a su hotel, es broma (bueno, quizás no).

Película sorpresa, Trick ‘r Treat (USA, Michael Dougherty con Dylan Baker, Anna Paquin y Brian Cox): “Creepshow” ha vuelto. Para empezar, decir que está Anna Paquin, que es un aliciente más para no ver una película (no entiendo como Bryan Singer, productor de esta película, la tiene en tanta estima), pero bueno, sale poco. Película capitular, pero a diferencia de “Creepshow”, aquí las historias están entrelazadas, me explico, todo pasa en el mismo pueblo durante la noche de Halloween, así que no vemos las historias en forma de segmentos, sino que lo vemos a cachos, pasamos de una historia a otra según el gusto del montador. El problema, es que un par de veces sale un cartelito que pone “antes” y uno que pone “después”, para poder casar ese tipo de montaje, pero se te hace divertida (aunque una de las historias, que podría llamarse “Caperucita” es muy flojita, el resto están bastante bien y la que protagoniza Dylan Baker debería haber sido un poquito más extensa, porque es espectacular). La verdad es que recupera un poco el tonillo ochentero de “Jóvenes ocultos”, de “El guardián de la cripta”, y cosillas de ese tipo que tenía su tono de comedia, terror y está claro que ese toque nostálgico puede y mucho y este tipo de cine siempre nos ha gustado.

Our Town (Corea del sur, Jung Kil-young con Oh Man-seok, Lee Seon-gyung): Esta película podría haber sido muy grande, lo tenía todo menos un buen final. Durante toda la película, el psicópata es solo el mcguffin para ir descubriendo los secretos, mentiras y sentimientos de los protagonistas, cuando de repente ese mcguffin pasa a ser un elemento primordial en la historia y te lleva a un final típico que hace perder todo lo conseguido durante el metraje. Así que al final decepciona más que otra cosa.

From Inside (USA, John Bergin, animación): Solo comparable a “La possibilité d’une île”, su ritmo inexistente, una voz en off que te está machacando durante toda la película, porque está hablando toda la película sin parar. A la mínima que te dejases llevar, te dormías sin problemas (que conste que yo no lo hice). La voz en off constante destroza la película, en una película no es necesario que una voz me explique lo que estoy viendo desde el minuto uno hasta el setenta sin parar, la puede usar de elemento introductorio o enlazador, pero no mucho más. Además que lo explica en tiempo presente, o sea no quiero que me diga “Cruzo todos los vagones hasta el fondo” si ya veo que lo está haciendo, otra cosa que no me convence, es que esa voz en off reproduce los diálogos, “La enfermera me dice que no existe ese vagón”, a ver, si yo veo una conversación, lo normal es hacer ese diálogo directamente (recordemos que todo pasa en presente, no es un recuerdo de la protagonista) y además la actriz no enfatizaba mucho, era más bien amorfa y sin sentimiento, aumentando aún más si cabe el sopor. La animación es al estilo de los dvd-comics, o sea, viñetas estáticas con algún tipo de animación (que bien usado no tiene que ser malo, ver extras de “Jumper”). O sea, un espanto de película, horrible con ganas y este año, ya llevamos unas cuantas.

God’s Puzzle (Japón, Takashi Miike con Hayato Ichihara y Mitsuki Tanimura): Otra de las sorpresillas del festival, es cierto que la vi para rellenar, “Crows 0” estaba bien y claro, Miike no puede hacer dos películas que estén bien en un mismo año, pero la verdad es que esta es superior a “Crows 0”, divertida, con muy buenos toques absurdos, buenos diálogos y que no se te hace larga, a pesar de verla de madrugada y con sueño.

por Jose Luis Rosales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *