Crónica por días del Festival Purple Weekend 2011 León

, , Leave a comment

Como todos los años, el equipo rockerNTD nos fuimos a uno de los festivales que más apreciamos de nuestro país. Se trata, como no, del PURPLE WEEKEND 2011 celebrado entre los días 3 y 5 de diciembre en la ciudad de León.

El escenario Espacio Vías abrió el Sábado con el combo power pop Feedbacks, que sustituyeron la baja de última hora de Les Terribles. Los barceloneses, The Canary Sect fueron lo siguientes, no defraudaron y fue un placer disfrutar en León de su 47 on my Mind, segundo disco(con producción de don Jorge Explosión). R&B como principal fuente de estilo aunque se introducen algunos matices beat y otras corrientes “sixties”.

Ya en el escenario Estrella Galicia, Roy Ellis o Mr.Symarip, de su época en su país natal Jamaica (con Symarip /The Pyramids), nos demostró que no está todo dicho. Incluso él mismo se sorpende de la trascendencia del reggae y su asimilación en la actualidad junto con la vertiente del ska. Eran poco más de las 9 de la noche y desde el comienzo hicieron bailar y vibrar al público asistente con su pegadiza voz y agitados ruedos por el escenario (sin perder el sombrero), amén de la excelente interpretación de la banda gallega de ska The Transilvanians.

Y por fin llegó el primer gran concierto de cabecera del festival, Los Barracudas, con uno de los mayores llenos del festival, algo que agradecieron los componentes de la banda, muy a gusto y en ocasiones fuera de si. No podían faltar éxitos como «Summer Fun»,»I Want My Woody Back», «Don´t Ever Say It Can´t Be So» o «I can´t pretend»… mas de una hora y media desplegando lo mejor de ellos, con un Jeremy Gluck (voz) complice y/o cansado, que tuvo que sentarse más de una vez sobre el escenario, mientras Robin Wills y Rob Coyne llevaban el peso de la actuación, eso si, disfrutando de un agradecido baño de masas.

El domingo, tras la hora del vermut, al escenario Espacio Vías subieron The Groovy Uncle con mucho beat y pinceladas de punk para presentar Play something we know! y, tras ellos, uno de los mejores conciertos de este año, The Imperial Surfers, que nos presentaron su frat con toques de surf transporándonos a una fiesta de las fraternidades de inicios de los 70 en EEUU con sus trajes old school y, como no, con ese saxo del demonio que hizo que no parásemos de bailar.

El escenario Estrella Galicia del Domingo se inauguró con la esperada actuación de Idealipsticks, que dieron su concierto fin de gira de su segundo disco. Sin duda estos chicos tienen talento, caña y, sobre todo, ganas de hacer rock & roll en estado puro a lo años 70. En ocasiones suenan más garageros gracias al toque del órgano y en ocasiones suenan más a grupos como «Wolfmother», pero se agradece que ofrezcan en sus directos lo que en su disco prometen, un conciertazo de rock potente y con pose y muchas tablas en el escenario.

Una de las más sorprendentes apuestas del festival vendría con, The Frowning Clouds, este quinteto australiano de jovencísimos (no llegan a 20 años) fanáticos de la música sesentera. Una primera fila con la guitarra bien arriba y la pose más beat que puedas imaginar, movimiento al unísono y algún rebelde descalzo. Sonando realmente bien con un EP y un LP editados, todo indica que oiremos y mucho de ellos.

Los austriacos Jaybirds son una buena banda de R&B, psicodelia y garage, de estética totalmente mod-60s, que tras disolverse en 2002 y cuatro años después decidir unirse, aparecieron en escena la noche del domingo para cerrar día. Al comienzo del espectáculo, el bajo tuvo un problema con un pedal, y las caras de los presentes eran un poema. Gracias que se notan las tablas y nada más comenzar con el concierto hizieron olvidar este percance y se pusieron manos a la obra para ofrecer un show a la altura.

El Lunes, a una hora poco prudente para los resacosos en el excelente recinto del Espacio Vías disfrutamos de Walter Parks y su banda Swap Cabbage, un trío «somos solo tres» nos recordaba, y un sonido Blues oriundo de Nueva Orleans. Casi el único en dirigirse al público en castellano y consiguiendo contagiar a los que poco a poco fuimos llenado el espacio. Los temas de sus dos albumes y algun cover, como el magnífico tema de Isaac Heyes de la película «Shaft» y «Won´t get fooled again» de los Who. Son solo tres, pero llevan una gira maratoniana en menos de un mes para que algunos pocos afortunados los pudieramos deleitar.

La velada de conciertos finales la inauguraron los Masonics, grupazo con toques de garage, rock y psicodelia 60s que caldeó el ambiente lo suficiente como para llegar con más ganas que nunca a uno de los platos fuertes del festival, los míticos The Lambrettas, grupo de mod que hizo que el recinto se llenase prácticamente. No se olvidaron de todos sus clásicos y, como no, de “Poison ivy” y de alguna versión de Small Faces y The Kinks.

El concierto que cierra un festival debe ser potente y aunar a todos los asistentes que lo han frecuentado por uno u otro gusto, y así fue. Los Buzzcoks bien entrados en años, pero lo que importa es la actitud, debieron pensar que se encontraban en algún lugar de Brighton hace muchos años, pues el publico desbordó con creces el excelente y potente concierto que ofrecieron, más punk y rock cervecero (mucha cerveza volando como es menester) que cualquiera de los vistos.

La guinda de un excelente y heterogéneo festival como lo fue esta edición del “Purple Weekend “ 2011.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico