Discos La Metralleta

, , 3 Comments

lametralleta

Perdonad que comience hablando de mí (quien quiera ir al grano que comience en el cuarto párrafo), Como he sido muy bueno, el Gordo Barbudo de Rojo tuvo a bien traerme un tocadiscos (portátil, con su altavoz mono y su toma USB, como mandan los tiempos). Me unía así al grupo de snobs gafapastas aficionados al sonido del vinilo, lo clásico y, para qué negarlo, la última moda revival.
Me considero una persona tecnlógicamente apañada, pero por más que lo intenté, los Cds no sonaban (¿por qué no se preocuparon de la compatibilidad hacia atrás?), la pantalla del iPhone está pensada para dedos (más gordos que la aguja), y Spotify no tiene cliente para mi versión del firmware del tocadiscos, así que no conseguí ni un solo sonido. Primero pensé en googlear al respecto, pero, embutido en mi papel de melómano pensé “¿qué hacían hace cuarenta años en estos casos?”. Como tampoco se me ocurrió la respuesta, googleé, indefenso, y apareció la respuesta obvia: ¡preguntar!
Conozco a un par de personas en cuyas casas había visto posavasos negros, grandes como para un caldero y con un círculo absorbente en medio, que sin duda tendrían la respuesta a mi pregunta: “¿dónde conseguir cedés compatibles?”. Tras explicarme unas cuantas cosas que debía saber acerca de esta extraña tecnología -y sobornarles con cerveza para que no contasen nada acerca de mi ignorancia o, en algunos casos, lo olvidasen, me recomendaron dos tiendas. En Valladolid, Charly Blues. Y en Madrid, La Metralleta. Fue curioso que preguntando a gente sin relación ninguna, pucelanos ambos, me hablasen tan decididamente de un mismo sitio en la capital, así que aproveché la primera vez que mis obligaciones laborales me llevaron por allí para visitarla.

La Metralleta está en la Galería Comercial de Las Descalzas, cerca de Sol y del Corte Inglés (la entrada al subterráneo está escondida detrás del puesto de un chino, importante detalle que me habría sido de valor por estar cayendo chuzos de punta). Realmente la «Galería» es casi exclusivamente suya. Todos los locales de la misma, menos una peluquería, son departamentos de la tienda. Minutos antes de la apertura éramos cuatro o cinco los que esperábamos en la puerta.
La tienda está distribuida (de cara al público) en tres espacios diferentes. El más grande está dedicado al vinilo de colección en su más diversas formas: LP, EP, single…, y escrupulosamente clasificados alfabéticamente en géneros. Frente a él, un espacio más pequeño está repleto de discos y cintas de ocasión (1-2€) sin orden aparente. Por último, el único espacio que no huele a biblioteca: el apartado para CDs y DVDs.

Desbordado ante tal despliegue de petróleo manufacturado y empaquetado en coloridos embalajes, pregunté, lo cual dio comienzo a una larga conversación (escucha, más bien) con Lorenzo Feliú. Esta interesante persona me contó todo lo que quise saber, y mucho más, sobre todo lo que pregunté (y sobre lo que no). A la inocente pregunta de si era el dueño me respondió que era “El Tasador”. En pocos minutos comprendí porqué. Desde caja (10 metros, más o menos) le mostraron un ejemplar del que no os sabría decir mas que era aproximadamente marrón (claro), y él respondió inmediatamente acerca de si lo tenían o no. Es una base de datos viviente con el catálogo de la tienda, y con eso me refiero al catálogo pasado, presente y futuro de un local que tiene aproximadamente ochocientas mil unidades almacenadas (en la actualidad). Sólo sentí que hubiese perdido el interés por la música y el cine hace años. Desde Notedetengas queremos intentar promocionar esos pequeños grupos que están comenzando, así que le pregunté por alguna recomendación de lo último que hubiese escuchado en algún garito de la ciudad, pero me dijo que «no le gusta la música que se hace ahora» (ni el cine).

La historia de La Metralleta se remonta aproximadamente 30 años atrás, en el Rastro madrileño, donde comenzó su actividad. Lorenzo recorrió la geografía española en busca de stock de discos que adquirió prácticamente al peso. Entraba en las tiendas enseñando un disco (para que comprendiesen qué andaba buscando) y generalmente le conducían a sótanos donde se apolillaban cajas y cajas de joyas musicales. Contaba que en un lugar de Zamora le llevaron a una granja donde los discos se amontonaban entre los excrementos de los animales.
El negocio creció y llegaron a tener varios locales, incluyendo uno en Vallecas y otro por Gran Vía. En la actualidad conservan el que visité, bajo la plaza de Las Descalzas. El hecho de ser un sótano, lejos de ser un problema, es una estratégica ventaja. Disponen de muchísimos metros cuadrados en pleno centro de Madrid, lo cual les permite tener una colección y un almacén que no se podrían permitir en la superficie.
Su clientela es muy variada, generalmente coleccionistas de cualquier edad. Hace años recibían también muchas visitas de extranjeros (franceses y alemanes, principalmente), en busca de rarezas, aunque últimamente ha decaído. Sin embargo, pese a eso, no se plantean la venta por Internet.
Buscando entre los ejemplares de la colección puedes encontrar prácticamente de todo hasta los años ochenta, cuando la llegada del compact disc desplazó los vinilos a un segundo plano reservado para melancólicos. Lorenzo se lamentaba de que se pasó de recibir furgonetas enteras repletas de material a que sencillamente éste no existiese ya. La colección de EPs y LPs es inmensa, tanto en unidades de segunda mano de relativo poco valor hasta joyas como primeras ediciones del A Hard Day’s Night (valoradas en más de 700€). Las reediciones y nuevos lanzamientos que en los últimos meses han devuelto cierto protagonismo a este apenas tienen representación aquí. La clientela habitual, coleccionista de clásicos, manda. Los EPs de Elvis o de los Beatles, la sección de la movida, bandas sonoras clásicas y cualquier obra que puedas imaginar te hará olvidar la sección de novedades de los centros comerciales.
Si tienes un tocadiscos probablemente ya lo conocieses, pero de lo contrario tienes una visita obligada en la capital. Pasear por la -probablemente- mayor colección de vinilos del país bien lo merece.

Tienes más fotos de este mágico rincón musical en el álbum de fotos «Discos La Metralleta».

 

3 Respuestas

  1. jose

    1 junio 2011 21:29

    La de joyitas que e encontrado en esta tienda a precios muy razonables.El paraiso de los «dusty fingers»por favor no desaparezcais nunca.

  2. Elizabeth Luna

    19 agosto 2012 9:49

    Buenos dias,
    Tengo una gran coleccion de discos vinilo. Incluida alguna rareza. Que tengo que hacer para que me los taseis?
    Gracias

  3. Elizabeth Luna

    19 agosto 2012 9:50

    buenos dias,
    tengo una gran coleccion de discos vinilo, incluida varias rarezas, que tengo que hacer para que me los taseis?
    Gracias

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico