14 abril 2024
Los 50 mejores discos internacionales de 2022 (I): Del 50 al 26 : Kae Tempest, Bad Bunny, Alvvays, Florence + The Machine, Porridge Radio, Cavetown, Camila Cabello, LIFE, Viagra Boys, Interpol y más

Cada año es más complicado ponerse al día con todo lo que nos va saliendo en el día a día, pero desde esta humilde revista intentamos hacer los deberes, nos hacemos mayores, y nuestros gustos siguen siendo variopintos y eso nos encanta. La mejor manera de descubrir, acudiendo a salas y festivales, es así, no vamos a negarlo, es nuestro motor para ir superando el día a día que cada vez se puede tornar más jodido. Pero siempre hay una canción, un artista, que te levanta y te recompone, o que te acaba por hundir, pero bueno, nadie dijo que este paseo fuera fácil. Aquí nuestra primera tanda de lo más celebrado en 2022 para esta casa.

50. Foxes – The Kick

En su tercer trabajo, la británica Louisa Rouse Allen sólo quiere alimentar nuestras ganas de bailar, y nos ha pillado en un momento en que lo necesitamos, en que anhelamos muchas cosas y una de ellas es sentirnos felices por un pequeño instante, ella lo consigue. Happy pop, ¿para qué más?.

49. Metronomy – Small World

‘Small World’ es el noveno álbum  de los Metronomy, en el que la banda vuelve a disfrutar de los placeres sencillos con un sonido menos producido y más íntimo, llegando al existencialismo más profundo y a madurar las experiencias con el paso de los años. Absoluto lucimiento de Joe Mount, ‘Things Will Be Fine’ y ‘Love Factory’ son pura magia.

48. Death Cab For Cutie – Asphalt Meadows

El décimo para los de Ben Gibbard, y un sonido que les rejuvenece y devuelve a la parrilla de salida, a esa de la que nunca se despidieron pero que dejaron difuminar. Claramente influenciado aún por la época pandémica, los DCFC brillan y reclaman de nuevo su lugar como genios del indie rock.

47. Wallows – Tell Me That It´s Over

No hay que hacer las cosas complicadas para hacer un álbum en el que el pop se torne hacia la electrónica de manera cálida y entre a la primera, los californianos Wallows no inventan la rueda pero  nos dejan un disco disfrutón y que deja poso.

46. Cavetown – Worm Food

Robbie Skinner se dio a conocer en Youtube y su bedroom pop ha mutado de canciones más o menos lerdas a himnos profundos en los que el cantante se debate entre la ansiedad y el pulso con un corazón acelerado por el amor/desamor. Podremos disfrutar del británico en el Primavera, habrá que atarle en corto.

45. Lizzo – Special

Diva pop, la rapera sigue facturando temas en los que el buen rollismo supera la calidad, pero es que hay ocasiones en las que necesitamos una colección de canciones fáciles y honestas, bailar y mandar todo a tomar por el ojal. Disfrute, brillantina y clase.

44. Amber Mark – Three Dimensions Deep

La neoyorkina se nos pone mística y traspasa dimensiones con su vozarrón entre el funk y la música negra más elegante, desde Sade a Aaliyah. Un tratado visto como carta de superación, dejar atrás traumas e inseguridades y mirar hacia adelante. Pura clase.

43. Julia Jacklin – Pre Pleasure

La cantautora australiana teje sobre sus vivencias más íntimas este manto de canciones en los que se desnuda y nos muestra su lado más sincero y explora y expota su potencial al máximo. Los que la disfrutarais en sala en noviembre podréis dar buena fe de ello, a otros nos tocará verla el próximo año y las ganas son máximas.

42. Just Mustard – Heart Under

Una vuelta de tuerca al rock atmosférico. El segundo trabajo de los irlandeses (este país no para de darnos alegrías últimamente) es un puñetazo al género y una renovación a los pasajes post-punk y al shoegaze industrial. Magnérrimo.

41. Interpol – The Other Side Of Make-Believe

Interpol, para nosotros son ese gran grupo en el que quedarse a vivir en muchas ocasiones. Paul Banks, Daniel Kessler y Sam Fogarin, tienen el derecho y la potestad para hacer del revival post-punk lo que les venga en gana. Aquí lo vuelven a dar otro lavado de cara y se marcan diez temas en los que descubrir matices con cada escucha. En bucle.

40. The Soft Pink Truth – Is It Going To Get Any Deeper Than This?

Drew Daniel y MC Schmidt vuelven a la carga con una colección de temas con un máximo común divisor, el dance music y el deep house conviviendo en una especie de casa encantada en la que hacer de las suyas. Puro sonido de club para las delicias de los más bailongos.

39. Bad Bunny – Un Verano Sin Tí

El puertoriqueño sigue haciendo suyo el terreno de la música urbana, el reggaeton se habla en EEUU por álbumes como este. Imposible no haber caído rendido a un tema del BB, aun para sus haters, es lo que tiene, todos somos muy indies hasta que nos ponen un vi ai pi…

38. Kae Tempest – The Line Is A Curve

Lo de Kae es de otro mundo, comandando el top del spoken word británico, combinando rap, dramaturgia y poesía en sus álbumes y performances, ha vuelto a hacerlo con ‘The Line Is A Curve’, un disco complejo y arriesgado, un nuevo nivel de narración que la catapulta a lo mejor del año sin dudarlo.

37. Porridge Radio – Waterslide, Diving Board, Ladder To The Sky

Dana Margolin y los suyos vieron relegado su ‘Every Bad’ a una época pandémica que les privó de una defensa en vivo necesaria. Con su segundo largo se han dado el gusto y nos han dado a nosotros el mismo, de poder disfrutarles en su esplendor (su gira la pasada semana fue de lo mejor del año en vivo). Su despreocupada actitud lo-fi lleva la belleza al indie atemporal con una furia destemplada brillante. Susurrando o gritando, los Porridge Radio noquean a la primera.

36 – Sea Power – Everything Was Forever

El sexteto de Brighton, además de tener que cambiar su nombre (British Sea Power), han construido un disco esperanzador y desafiante ante la sociedad que nos mira de cerca y nos aprieta, no sólo en un cada vez más aturdido Reino Unido, sino en un mundo en el que las marionetas tienen que tomar las riendas contra el poder.

35. LIFE – North East Coastal Town

Tercer álbum para los británicos, con temas certeros, sentido de pertenencia y amor a su ciudad natal, Hull, post-punk hipnótico, guitarras afiladas, ecos a los Fontaines y pegadizos estribillos punzantes. Todo un acierto, ¿los veremos de cerca?.

34. Arctic Monkeys – The Car

Alex y los suyos hacen lo que quieren como quieren y cuando quieren, y lo bordan. En The Car, nos encontramos ante un sonido sublime, pasajes cinematográficos y una elegancia impoluta. Poner el álbum de principio a fin, sin hacer nada, solamente para deleitarse en sus maravillosas composiciones es un puro lujo. Su defensa es otro menester, no queremos tragarnos esta delicatessen en un festival, pero es lo que toca.

33. Harry Styles – Harry´s House

Pues Harry se ha marcado un discazo de tres pares, no vamos a engañarnos, el muchacho (mejor que se siga dedicando a cantar que a actuar – personalmente) llena lo que quiera y como quiera, estilo le sobra y en estos trece nuevos temas recoge el testigo de las grandes estrellas de pop con una producción impoluta y una serenidad que abruma. Chapeau.

32. 070 Shake – You Can´t Kill Me

You Can’t Kill Me es una extensión de su anterior trabajo, en el que sigue reflexionando sobre una humanidad aletargada y trata de exponer sus sentimientos  explorando las complicadas conexiones interpersonales y profundizando como si se tratase de una declaración de intenciones sobre la apuesta emocional, la codependencia y el retraimiento. Enganche es poco.

31. Florence + The Machine – Dance Fever

La vuelta de la diva, una mezcla entre el folk más setentero y el dance atemporal, una mezcla tan extravagante como la propia Florence, deleite para fans y momentos cumbre en los que celebrar cada reencuentro carnal y espiritual.

30. Stromae – Multitude

Multitude‘ es una ventana al mundo, a la gente, y un raro momento de comunión y placer para compartir. Una alquimia de contrarios, conformada por la voluntad de testimoniar sin juicio ni desprecio la condición humana en toda su diversidad y por el impulso de explorar la vida de los demás y a veces la propia, Stromae mira de cerca el mundo que nos ha tocado vivir, sin dejar de lado sus propias raices.

29 Alvvays – Blue Rev

Ya venía siendo hora de poder celebrar un álbum nuevo de los canadienses. Catorce temas en los que el dreamy, los sonidos ochenteros, el pop electrónico y el shoegaze melódico nos abrazan y nos atrapan con precisión. Inmensos.

28. Viagra Boys – Cave World

Poco se habla de la energía que tienen los Viagra Boys, y de cómo facturan hit tras hit desde el prisma punk-rock. Una decena de temas donde sus letras arremente contra toda la tontería que llevamos encima en modo rave punkarra. ¡A por los Suecos!.

27. Arcade Fire – We

Cada álbum de los Arcade Fire es digno de elogio, reinvención dentro de su propio género, opera rock y excesos que defienden a la perfección en unos shows majestuosos. Polémicas a otro lado, su música nos cala y su nueva colección sonora es de lo mejorcito que han lanzado en años.

26. Camila Cabello – Familia

La cubana sigue recogiendo elogios en cada uno de sus lanzamientos, recorriendo los ritmos latinos de una manera excelente, entre la sensualidad y la emotividad, Camila crece con cada álbum a pasos agigantados.