17 mayo 2024
William The Conqueror
Fotos de Ana Hortelano.

Tras pasar por Zaragoza y Avilés y antes de zarpar rumbo a Francia, William The Conqueror nos sorprendió ayer, día 11 de mayo, en una sala Clamores de Madrid casi al completo. El concierto, que comenzaba a las 22:30, abrió puertas media hora antes. La Sala Clamores es uno de nuestros lugares favoritos y a menudo es el hogar de una selección fantásticamente seleccionada de bandas en directo.

Hay que tener en cuenta que la noche del sábado fue sorprendentemente calurosa para ser mayo. Muchos de los de siempre estábamos preparados para adentrarnos en los principios del Barrio de Chamberí y dejar atrás las celebraciones con motivo de San Isidro y la gala de Eurovisión, con toda su polémica subyacente a las distintas guerras de Europa. La agenda de The Mad Note Co siempre es prioritaria en nuestro calendario.

William The Conqueror

La banda, que toma su nombre de un rey normando del siglo XI, presentaba principalmente su nuevo álbum Excuse Me While I Vanish (2023), su obra más lograda e innegable hasta la fecha; Un disco salpicado de familiaridades del rock que nos mantuvo enganchados junto con canciones anteriores durante todo el proceso.

Con ese nombre de rey conquistador, uno podría esperar un concierto estrepitoso y rudo. Aunque muchas pistas de su LP debut Proud Disturber of the Peace ya prosperaban con el poder y la energía, sus directos se fusionan también con melodías tiernas y sentimientos por todas partes. Son pura maestría y responden a Ruarri Joseph, Naomi Holmes y Harry Harding. Han sido descritos como “Blues que se encuentra con el grunge y se encuentra con la americana”. Para nuestros oídos, fue música sincera, canciones bien elaboradas con un sonido impecable y letras poéticas llenas de significado. Como las presentaciones en directo se basan en lo que vemos y disfrutamos, esto es todo lo que nos importa.

William The Conqueror

Harry Harding a la batería y Naomi Holmes al bajo, crean un sonido juntos que es tan vital y hermoso, que son capaces de sustentar la naturaleza de todas las canciones, creando un espacio seguro para que Ruarri “baile” rítmica y melódicamente y explore con su timbre grunge y su sonido de guitarra, también británico, las melodías y letras de sus temas. Los tres miembros con el tiempo, se han convertido en una verdadera asociación, más que la típica transacción impersonal entre un vocalista y el espacio de actuación con su banda.

Arrancaron con “Sitting Pretty” y no faltaron otras pistas más conocidas como “Somebody Else” o “Move on”. Uno de los temas más esperados de su último álbum fue la interpretación de “The Puppet And The Puppeteer” que inevitablemente nos recordó a Lou Reed, un tema impregnado de compasión, poesía y el ritmo característicos del legendario músico. William The Conqueror, una banda influenciada por los diversos reinos del rock and roll, también encontró seguidamente en “The Bruises” un ejemplo de la americana más sureña que puedes localizar en este lanzamiento. Una canción de gran majestuosidad y arquitectura melódica, en las que Joseph expone su puesto psicológico de manera más explícita, hablando de relaciones y de la necesidad de mirar para adelante sin hurgar en cosas que ya no importan. Otros temas podrían recordarnos a The War on Drugs, My Morning Jacket o incluso a los mismísimos Nick Cave o Damon Albarn.

Algunos temas como “Quiet Life” o de “Bleeding on the Soundtrack” fueron mucho más lentos y melancólicos y florecieron con nostalgia y deseo, y otros como “Somebody Else” emanaron con momentos explosivos, que definitivamente perturbaron nuestra paz. Para nosotros, uno de sus mejores temas fue sin duda “Elsie Friend”, también de su último trabajo, que reapareció con una interpretación exquisita y que demuestra aún mejor los matices a los que es capaz de llegar la voz de Ruarri.

William The Conqueror

Al finalizar la primera parte, la multitud entusiasta gritó pidiendo más y fuimos bien recompensados con dos temas: Tend To the Torns y una improvisada y enérgica Jesus Died a Young Manen un segundo bis para concluir.

Fue más un “concierto” en toda regla sin una conversación fluida, pero hubo momentos altamente hábiles, desestructurados y sostenidos entre la audiencia y su vocalista para conversar, especialmente para recalcar lo contentos que estaban en España y lo abrumados que se sentían al observar que eran conocidos y todos nos sabíamos sus canciones. El clima casi tropical de Madrid también les cogió por sorpresa, dedicándonos su tema “Sunny Is The Style”.

Cada miembro fue una parte vital de la experiencia y no es de extrañar que la banda esté atrayendo seguidores leales. Este trío tiene un grandísimo futuro. Los asedios de William The Conqueror van viento en popa y a toda vela.

Otros parecidos razonables: añadimos a la ecuación Drive by Truckers y más tímidamente James McMurtry y Richmond Fontaine.

William The conqueror

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *