‘Slava’s snowshow’ – Teatro de esperanzas y sueños

, , 1 Comment

slavas-snow-show¡Bienaventurados los imaginativos, porque ellos heredarán el reino de las tablas!

Hacía mucho tiempo (pero “MUCHO” subrayado y en mayúsculas…) que no presenciábamos en el fastuoso Teatro Calderón un espectáculo de tal envergadura. Magnífica exhibición de creatividad, inteligencia, sensibilidad y buen gusto.

Un espectáculo donde los niños se hacen mayores y los adultos vuelven a su infancia; donde nos empapamos de su originalidad, reímos en la adversidad y lloramos de emoción con cada una de las imágenes oníricas y mágicas que Slava nos dibuja.

A través de unos entrañables clowns, viajamos en el tren imaginario del maquinista ruso hacia ese mundo blanco y helado, hacia el mundo de la nieve. Esa nieve, que es la protagonista en la vida del artista, será la actriz invitada y hará gala de su particular hacer a lo largo y ancho del viaje. La nieve será utilizada como pretexto, para expresar las diferentes emociones e ideas de esos maravillosos seres.

En una escenografía minimalista, pero efectiva y efectista y con pocos elementos y simples todos ellos, se dibujan historias llenas de sensibilidad, que hacen conmoverse al más seco de los mortales. El público asistente pasa de un estado de ánimo a otro, sintiendo una enorme nostalgia en unos momentos, tensión en otros y alegría en la mayoría.

La clave del éxito reside, no sólo en la preciosista fotografía que nos presentan, sino en la comunión entre actor y público, una interacción constante con el espectador que hace mucho más cercana cada una de las vivencias de estos particulares clowns.

Desde que ingresamos en el patio de butacas, ya sentimos el contacto de los elementos, pisamos esa nieve tan especial, visionamos su blanco brillo y sentimos hasta algún escalofrío provocado por su particular frío. Según se suceden las historias, participamos más en ellas; sentimos el calor de los protagonistas al darles la mano y ayudarles en su huída, les damos el cariño que necesitan, nos envuelven en su tela de araña, nos cala el agua de la nieve y hasta vivimos in situ una ventisca cegadora que hace que nuestros ojos lloren y disimulen que esas lágrimas son producidas por el vendaval, en vez de la tristeza que nos provocan las penurias de nuestros amigos en esas heladas tierras.

slava-300x299

Por algo este espectáculo lleva 15 años de recorrido, por algo han hecho más de 4000 representaciones, por algo lo han visto más de 3 millones de espectadores y recorrido más de 30 países.

Todo ello está refrendado, porque es más que un espectáculo, es un estado de ánimo, un verdadero poema visual que sorprende a cada instante. Es el cuento que todo niño escucha y que le gustaría vivir. Y eso es lo que sucede, no sólo lo vemos, sino que lo vivimos, que llega al corazón por la melancolía y alegría del clown.

Lo mágico del montaje es que cada función será diferente en base a la respuesta del público asistente, pero que al final conseguirá su objetivo: el desborde de una energía juguetona, el juego como vehículo de expresión y recuperar la inocencia para ser más felices y disfrutar jugando.

Gracias señor Slava por devolvernos la sonrisa, por sacarnos al niño que todos llevamos dentro y que nunca debió desaparecer.

“Slava’s snowshow” de Slava Polunin
Teatro Calderón, 4 de noviembre de 2009
Elenco: Artem Zhhimolokhov, Veste Aelita, Oleg Lugovskoy, West Bradford, Yuri Musatov, Fyodor Makarov, Alexandre Frish, Christopher Lynam, Francesco Bifano
Dirección: Víctor Kramer

 

Una Respuesta

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico