Archivo de la etiqueta: Carlos Berlanga

La Prohibida / 100k años de luz

100k años de luz
La artista con mejor presencia escénica del panorama nacional por fin ha publicado su esperadísimo tercer álbum. Financiado gracias a una campaña de crowdfunding, en ‘100k años de luz‘ Amapola López reincide en sus temáticas habituales, ya marca de la casa, como la geografía política (‘Internacional’) o el espacio exterior (‘La colina luminosa’, cuyo estribillo da título al disco; ‘Fenómenos astrales’). Asimismo, vuelve a alardear de idiomas, cantando en francés (‘À toi’) y en italiano (‘La Pubblicità’). Y, sobre todo, repite a nivel de sonido, con ese electroclash que, en su caso, parece nunca pasar de moda, y que de nuevo pone al servicio de grandes canciones. Ahí tenemos la divertida ‘Eres tan travesti’, ‘Ganas de matar’, tan pop que no desentonaría en un álbum de La oreja de Van Gogh, y, por supuesto, el hit ‘Baloncesto’, con una fabulosa letra de Algora y que, lógicamente, se ha convertido en su tema más oído en las plataformas de streaming. Más puntos a favor: las versiones de ‘Mujer de bien’ de Borrachas provincianas y de la enorme ‘Erotismo e informática’ de Carlos Berlanga, haciendo gala de buen gusto. En definitiva: más y mejor. 7,1/10.

Canciones para Pomelo #12: Fin (de la 1ª parte)

fin de la primera parte
Todo lo bueno llega a su fin, y Canciones para Pomelo no iba a ser menos. A Pomelo ya no le caben más discos en el coche y yo ya no conozco más canciones, así que con este duodécimo número despedimos la sección que más me ha gustado escribir este último año. Lo que tienen en común los temas de este disco es que todos ellos ponen punto y final al álbum en el que están incluidos, razón por la cual tiene un halo apocalíptico que no hay quien lo aguante.

1. Los Piratas – Quiero hacerte gritar
El grupo vigués Los Piratas lanzó un recopilatorio llamado ‘Fin (de la 1ª parte)’ que reunía lo mejor de sus primeros álbumes y que acababa con esta ‘Quiero hacerte gritar’, que es sutileza en estado puro.

2. Belle and Sebastian – There’s Too Much Love
‘There’s Too Much Love’, además de la última, también es la mejor canción de ‘Fold Your Hands Child, You Walk Like A Peasant’, siguiendo la costumbre de Belle and Sebastian de concluir sus discos por todo lo alto.

3. The Decemberists – Of Angels And Angles
Si ‘Picaresque’ ya empezaba bien con ese tema titulado ‘The Infanta’ -perfecta banda sonora para una imputación-, aún acaba mejor con esta bonita ‘Of Angels and Angels’.

4. K’s Choice – How Simple It Can Be 
Pomelo descubrió ‘Echo Mountain’, último disco hasta la fecha de los belgas K’s Choice, navegando por Notedetengas y se enganchó a su última canción, ‘How Simple It Can Be’.

5. Kylie Minogue – Burning Up
‘Burning Up’ es el tema que cierra ese hit-over-hit que es ‘Fever’, álbum cumbre de la carrera de Kylie.

6. Carla Bruni – La dernière minute 
Nuestra profesora de francés nos puso a Pomelo y a mí un parte por pirarnos un examen un sinfín de veces en clase ‘Quelqu’un m’a dit’, la canción de Carla Bruni que se hizo famosa por ser la melodía de un anuncio de café. El disco entero es una joya y su último minuto lo ocupa ‘La dernière minute’. Claro.

7. Carlos Berlanga – Manga por hombro
Da pena pensar la cantidad de buenas canciones que nos hemos perdido con la prematura muerte de Carlos Berlanga, sobre todo teniendo en cuenta que esta maravilla titulada ‘Manga por hombro’ es la última canción de su último disco. Ya hablé de ella aquí. “¿Quién se acordará de él…?

8. Yeah Yeah Yeahs – Turn Into
‘Turn Into’ es el tema con el que los de Karen O. cerraban su segundo álbum, ‘Show Your Bones’, que está a años luz de aquel ‘Mosquito que sacaron el año pasado.

9. The Hidden Cameras – Mississauga Goddam
Hace dos discos, Pomelo me confesó lo mucho que le gustan los Hidden Cameras -¡normal!-, así que no me han hecho falta más excusas para meter aquí esta ‘Mississauga Goddam’, precioso último tema de su precioso segundo disco, al que pone nombre.

10. Oasis – Married With Children
El mítico ‘Definitely Maybe’ -muy útil para aprender a deletrear la palabra “definitely”– termina con esta calmada ‘Married With Children’, un broche de oro a la sucesión de temazos contenidos en el disco.

11. The Strokes – I Can’t Win
‘Room On Fire’ es mi disco favorito para pasar la mopa. ¿No os entran unas ganas irrefrenables de dejar la casa bien limpia al escuchar ‘I Can’t Win’? Pomelo, te la recomiendo especialmente para esos días fatídicos en los que tienes mucha plancha acumulada.

12. The Smiths – I Won’t Share You
Con todo lo que me gustan los Smiths, ¡hasta ahora no los había metido en ningún disco para Pomelo! No pasa nada, porque ‘I Won’t Share You’, el tema final de ‘Strangeways, Here We Come’ vale por mil canciones.

13. Rafa Spunky – ¿Y si quedamos esta noche?
Esto es un mensaje para Rafa Spunky: hace unos meses compré tu disco ‘Mutaciones‘ a través de tu perfil en Facebook y tuve ir a Correos a buscarlo ya que cuando me lo trajeron no estaba en casa. Al leer el remitente vi que vivimos a dos calles de distancia. Moraleja: el próximo disco me lo das en persona.

14. The Last Shadow Puppets – The Time Has Come Again
A Pomelo le gustan los Arctic Monkeys, pero no sé si conoce al grupo paralelo de su cantante, Alex Turner, llamado The Last Shadow Puppets. De momento sólo tienen un disco, ¡pero qué disco! ‘The Time Has Come Again’ es de mis favoritas.

15. Architecture In Helsinki – Same Old Innocence
Architecture In Helsinki es mi grupo favorito para politonos y mi melodía de llamada en el móvil desde hace muchos años es una canción suya, aunque no incluida en mi disco suyo favorito, ‘Places Like This’, que acaba con esta ‘Same Old Innocence’.

16. Wavves – Baby Say Goodbye
Wavves es la versión masculina de uno de nuestros grupos preferidos en Notedetengas, Best Coast. Con la enérgica ‘Baby Say Goodbye’ finaliza su disco ‘King of The Beach’.

17. The Rapture – It Takes Time To Be A Man 
Con ‘It Takes Time To Be A Man’ se termina el buenísimo disco que The Rapture sacaron en 2011, ‘In The Grace Of Your Love’. A Pomelo seguro que le gusta la portada, en la que aparecen unos chicos haciendo surf. Cada vez que lo vuelvo a oír me acuerdo de lo mucho que lo escuché ese verano en Francia mientras comía baguettes y queso.

18. La Prohibida – Labios de hiel
La Prohibida, artista políglota y maestra de ceremonias de una de las fiestas más divertidas de Madrid, ‘Ultrapop‘, termina su disco ‘Flash’ con esta petardada llamada ‘Labios de hiel’.

19. Death Cab For Cutie – The Ice Is Getting Thinner
‘Narrow Stairs’ es un disco fabuloso
de la primera canción -con esa gran apertura que es ‘Bixby Canyon Bridge’- a la última, esta triste pero bonita ‘The Ice Is Getting Thinner’.

20. Melanie Safka – I Will Survive
Lo de meter esta versión de la celebérrima ‘I Will Survive’ de Gloria Gaynor es una pequeña trampa, ya que no es la última canción de ningún disco. Pero con ella termina muy apropiadamente ‘Carmina o revienta’, el divertido debut de Paco León como director.

21. Alaska y Dinarama – No es el final
No podía faltar la cuota alaskil en el último disco para Pomelo. ‘No es el final’ fue, de hecho, el final de Dinarama -parece mentira, pero es la primera canción de Dinarama que incluyo en esta sección-, pues con ella acababa su último álbum, el gran ‘Fan fatal’. ¿Será también el final definitivo de Canciones para Pomelo?

Lo que piensa Pomelo: Le quema por dentro pensar que éste es el último disco.

Si tú también quieres ser como Pomelo, puedes escuchar la playlist entera en Spotify.

Haz clic aquí para leer la anterior entrega de Canciones para Pomelo.

25 años de Fangoria: las versiones


Fangoriaversiones

Fangoria es uno de los grupos que conocemos que más afición tienen por versionar a sus artistas preferidos. Y es una suerte, porque sus gustos son de lo más variopinto, con lo cual las canciones que versionan también son de lo más variado. A continuación, para seguir celebrando su 25º aniversario, hemos seleccionado nuestros diez covers favoritos del dúo: desde Camilo Sesto hasta los Smiths pasando por Cecilia y Killing Joke.

10. Algo de mí (Camilo Sesto)
Uno de los fetiches musicales de Alaska y Nacho son los intérpretes de balada romántica, especialmente Raphael en el caso de ella llegó a decir que cantar con él era su sueño y se podría retirar muy contenta el día que lo consiguiera-, a quien por supuesto han versionado y con el que han actuado en no pocas ocasiones. Sin embargo, fue una versión de un tema de Camilo Sesto -de quien también son fans y con el que han cantando otros de sus temas más conocidos-, incluida en la reedición de ‘Arquitectura efímera’, la que les quedó especialmente bien.

9. En el volcán (Carlos Berlanga)
Fangoria no podían faltar en el disco homenaje a Carlos Berlanga que hace unos años lanzó la discográfica El Volcán. Cada artista debía versionar una canción de Carlos y ellos fangorizaron totalmente ‘En el volcán’, tema del primer disco de Berlanga en solitario -en su momento se dijo que la letra estaba dedicada a Alaska-. Ciertamente mejoraron la original, que, como el resto de temas de ‘El ángel exterminador’, contaba con una producción bastante pobre.

8. De viaje (Los Planetas) – con Astrud
Los Planetas es uno de los grupos favoritos del dúo. Sin ir más lejos, el “disco amarillo” de su último álbum, ‘Cuatricromía‘, está producido por Los Pilotos, una escisión del grupo granadino, y ‘Peligros’, el mejor tema de ese EP -cuyo estribillo dice “Los Planetas brillan como el Sol con su luz”-, es un homenaje a la localidad donde éstos tienen su estudio de grabación, llamada igualmente Peligros. También en ocasiones puntuales han incorporado a Eric como baterista. En 1998 Fangoria lanzaron el álbum ‘Interferencias’, en el que realizaban duetos con sus grupos favoritos versionando a otros de sus grupos favoritos. Una de las canciones allí incluidas fue la maravillosa ‘De viaje’, de los Planetas, interpretada con Astrud.

7. Sorry, I’m a Lady (Baccara) – con Dover
Que Fangoria y Dover hayan terminado colaborando juntos es una de las cosas más divertidas que ha ocurrido en el pop español de los últimos años. Fangoria se han reído durante toda su vida de los grupos españoles que, especialmente en los años 90, cantaban en inglés sin saber hablar inglés. Al mismo tiempo, no les pudo beneficiar más el éxito de ‘Devil Came To Me’, que hizo ganar mucho dinero a Subterfuge, la casa de discos en la que estaban ambos grupos -“the bill came to me”, se bromeaba en su día- y probablemente gracias a ello se pudo financiar ‘Una temporada en el infierno’. El cambio de estilo de Dover con ‘Follow The City Lights’ encantó a Alaska y Nacho, como era evidente, y finalmente llegó la noticia de su colaboración. La pregunta entonces era quién daría su brazo a torcer en cuanto al idioma: ¿cantarían Dover en español o Fangoria en inglés? La solución fue la segunda, aunque teniendo en cuenta que la canción escogida fue ‘Sorry, I’m a lady’, de las Baccara, queda bastante claro qué grupo se acercó más al estilo del otro.

6. Me quedaré soltera (Cecilia) – con Le Mans
Otra de las versiones que incluía ‘Interferencias’ fue, ni más ni menos, ‘Me quedaré soltera’, de Cecilia, a dúo con el grupo por aquel entonces llamado Le Mans y que hoy en día componen Single. Es curioso que hace poco dijera Alaska en una entrevista que a ella Single no le gustan, cuando además de haber grabado juntos esta versión, en ‘Naturaleza muerta’ y en ‘Arquitectura efímera’ se incluyen canciones firmadas por ellos.

5. Gritando amor / Dame tu cariño (Mcnamara / Camela)
Fabio McNamara sigue siendo a día de hoy uno de los grandes amigos de Fangoria, como bien sabrá todo el que haya visto algún capítulo del popular reality ‘Alaska y Mario’. Una de sus canciones favoritas de McNamara, grupo formado por el propio Fabio y por Luis Miguélez -con quien también colaboraron durante los 80 y en los primeros años de Fangoria-, es ‘Gritando amor’, incluida en aquel soberbio ‘Rockstation’. Por otro lado, Alaska siempre ha defendido a Camela, otro de los grupos con los que han colaborado, y alguna vez han interpretado en directo este mash-up de ‘Gritando amor’ y ‘Dame tu cariño’ que no tiene pérdida. Lástima que no lo llegaran a editar.

4. El dinero no es nuestro Dios (Killing Joke)
Una de las primeras versiones de Fangoria fue ‘Money is not our God’ de Killing Joke. Lo lanzaron como segundo single de ‘Un día cualquiera en Vulcano 1.0’ y hasta llegaron a grabar un videoclip para el tema. Aquí explican el sentido que para ellos tiene la letra de la canción.

3. En un mundo nuevo (Karina)
Alaska fue la encargada de presentar hace unos años los programas especiales de TVE para elegir al candidato que representaría a España en Eurovisión. Y muchos años antes, en 1971, fue Karina quien quedó en un honroso segundo puesto con este temazo titulado ‘En un mundo nuevo’, que Fangoria han versionado con espléndidos resultados, sampleo de ‘So Hard’ de los Pet Shop Boys incluido.

2. Carlos baila en otra dimensión (Family / Alaska y los Pegamoides)
Family, desgraciadamente el grupo más efímero de la historia del pop español, grabaron su único disco, el precioso ‘Un soplo en el corazón’, en los estudios Vulcano de Fangoria. Alaska y Nacho versionaron esa maravilla titulada ‘Carlos baila’, uniéndola a ‘Otra dimensión’ de los Pegamoides, lo que dio como resultado esta ‘Carlos baila en otra dimensión’ que se incluye en ‘Arquitectura efímera deconstruida’. Un bonito homenaje a su amigo Carlos.

1. Pánico (The Smiths)
Morrissey es uno de los cantantes favoritos del dúo, especialmente de Nacho. Fangoria escogieron una de las mejores canciones de los Smiths, ‘Panic’, y adaptaron la letra al español, dejando unas frases impagables tipo “Pánico en las calles de Murcia, pánico en las calles de Badajoz” en lugar del original “Panic on the streets of London, panic on the streets of Birmingham”. Lamentablemente ni Alaska se aprendió la letra -¡qué sería de los directos de este grupo sin Rafa Spunky!- ni tampoco la han llegado a editar nunca. ¡Cuelga a ese dj!

25 años de Fangoria: los éxitos que no fueron
25 años de Fangoria: los videoclips

Canciones para Pomelo #1: Pop en español


#1dentro

Mi amiga Pomelo me ha pedido que le grabe unos discos para tener algo que escuchar en el coche de camino al trabajo y yo, agradeciendo su confianza en un asunto de tal trascendencia, me he tomado la tarea con toda la seriedad que requiere. Así que he decidido inaugurar esta nueva sección en Notedetengas: una carta abierta a Pomelo para comentar, una vez al mes, las listas de canciones con las que intentaré hacer algo más amenos sus trayectos al volante.

1. Astrud – CD.
Que este primer mixtape esté dedicado al pop en español es una mera excusa para poder empezar el disco con ‘CD’, de Astrud, canción cuyo primer verso es “Te he grabado un CD para que te lo pongas cuando no estés conmigo”, precisamente de lo que trata esto. Lo cual implica, simple y llanamente, que los 66 minutos siguientes son de relleno. Ups.

2. Espanto – Las voces
‘Las voces’ es un tema medio esquizofrénico medio animista que conocí porque un chico al que sigo tuiteó parte de la letra. A Espanto, como a los Vaccines, les gusta curarse en salud (‘What did you expect from The Vaccines?’) y se han puesto un nombre que presagia lo peor para poder decir que ya te lo advirtieron si no te gustan sus canciones.

3. Hidrogenesse – Fuerte!
‘Fuerte!’ es en realidad una canción de Surfin’ Bichos que Hidrogenesse versionaron estupendamente.

4. Los Punsetes – Pinta de tarao
Esta canción no volvió a ser lo mismo desde que David Lynch preguntara por Twitter a los Punsetes si tenía pinta de tarao. El por qué tuvo conocimiento de esta canción es un misterio y todo esto resulta efectivamente muy lynchiano.


5. Loquillo – El ritmo del garaje
Loquillo no me gusta nada -¿a quién sí?-, pero esta canción a dúo con Alaska les quedó resultona. En esta actuación en La Edad de Oro salen bastante guapos ambos -¡qué pelazos!-.

6. Francisco Nixon – Erasmus borrachas
Pomelo y yo compartimos año Erasmus y we had so much fun.

7. La Costa Brava – Falsos mitos sobre la piel y el cabello
¿Quién te recibe al regresar después de una gira triunfal con una botella de champán?‘ es una de las mejores frases del pop en español, así que no podía faltar en este CD. Pero no recuerdo si esa opinión es mía o de algún comentarista de Jenesaispop.

8. Carlos Berlanga – Vacaciones
Carlos Berlanga es uno de los mejores compositores del pop en español, así que no podía faltar en este CD. ‘Vacaciones’ es su canción en solitario favorita de Alaska. La de Nacho Canut es ‘Safari emocional‘ y Ajo -que acaba de sacar su cuarto libro de Micropoemas, por cierto- y él han hecho algo muy parecido este año en ‘Lo tuyo no es normal‘.

9. Fórmula V – Vacaciones de verano
Hablando de vacaciones, Fórmula V hicieron una canción perfecta sobre el tema. Sospecho que es posible que Pomelo ya conociera esta canción.

10. Julieta Venegas – Debajo de mi lengua
La playlist va de pop “en” español, no de pop español, y esa preposición abre todo un mundo nuevo de posibilidades. A la pobre Julieta Venegas la hacen bullying por no ser indie en el FIB y se olvidan de que tiene canciones tan buenas como ésta.

11. Dënver – Olas gigantes
De México a Chile. El sorprendentemente numeroso público chileno de Notedetengas me puso un poco a caldo en los comentarios de esta página por escribir que San Felipe, ciudad de origen de Dënver, estaba en la costa, a propósito de ‘Olas gigantes’. En realidad creo que nunca dije eso. El principio de esta canción es escandalosamente parecido al de ‘Tar Heart, de Zeigeist, el grupo perfecto al que escuchar cuando The Knife deciden ponerse a aporrear cazuelas en lugar de componer canciones, como han hecho en su último disco.

12. Papá Topo – La chica vampira
Pomelo y yo vimos a Papá Topo en Siroco en octubre y nos gustaron mucho.

13. Nitoniko – Los chicos de ahora
Este single de Nitoniko está muy bien pero el resto del disco no. Era la melodía que le ponían en los resúmenes de OT al concursante que versionó a Scissor Sisters, desencadenando por mi culpa el fracaso comercial del grupo, como ya expliqué aquí.

14. Spunky – Más triste es ser como tú
Spunky es otro chico de ahora, es el cantante de Fangoria y también es mi vecino. Lo sé porque me compré sus discos –a la venta en su perfil de Facebook– y venía su dirección en el remite. Eso sí que es indie.

15. Chico y chica – Tú, lo que tienes que hacer
Chico y chica son uno de los mejores grupos de la historia de la música, no solo en español. ‘Tú, lo que tienes que hacer’ es una canción enorme y en directo es la bomba latina.

16. Nino Bravo, La casa azul – Ésa será mi casa azul
No entiendo a esa gente que dice que las canciones de Nino Bravo son perfectas. A mí me parecen casposas. Claro que pasado por el filtro del genio Guille Milkyway todo cambia y surge esta maravilla.

17. Lola Flores – Se llama Antonio
Por algún motivo nadie ha comentado la letra de esta canción en Rap Genius.

18. La Mode – En cualquier fiesta
Una balada para acabar el disco, como hacen siempre Dover.

Lo que piensa Pomelo: Por un momento creyó que era yo el que cantaba la canción de Astrud.

Si tú también quieres ser como Pomelo, puedes escuchar la playlist entera en Spotify.

Diez canciones para recordar a Carlos Berlanga (II)


 

<< Lee la primera parte

5. Políticamente incorrecto (Vía satélite alrededor de Carlos Berlanga).
Carlos volvió a reunirse con Alaska y Nacho en su tercer álbum, ‘Vía satélite alrededor de Carlos Berlanga’: ella le hace los coros en varios temas y las letras las vuelve a co-escribir con él. Por si fuera poco, Fangoria, junto con Big Toxic, su primer colaborador allá por 1990, fueron los encargados de producir el disco, impregnándolo del sonido electrónico que tenían sus propios álbumes por aquel entonces -los tres EPs ‘Un día cualquiera en Vulcano’-. “Carlos quería que sus canciones sonaran como las que salían en el canal alemán VIVATV”, cuenta Alaska. Y vaya si lo hicieron. ‘Vía satélite’, a la postre la obra más extraña en la discografía de Carlos, nos permite hacernos una idea de cómo habrían sonado los álbumes de Dinarama si hubieran seguido juntos en los 90. ‘Políticamente incorrecto’ es una suerte de bolero electrónico totalmente cautivador, encargado de cerrar uno de los álbumes más excéntricos y divertidos de la historia del pop español.

4. Impermeabilizado (Impermeable).
Un año antes de su muerte, Carlos se despide con una obra maestra titulada ‘Impermeable’. Todo el álbum gira en torno a la idea de cerrarse “al mundo que le ha traicionado” y de no querer sufrir ni salir más -llegó a decir que Madrid ya no le gustaba-. Este concepto tan berlanguiano de “todo el mundo está en mi contra” estuvo presente no sólo en sus creaciones -ya ‘Alta tensión’, del primer álbum de los Pegamoides, habla precisamente de hacerle “luz de gas” a alguien; en ‘¿Qué sería de mi sin ti?’ nadie le coge el teléfono a la funcionaria ex-convicta, etc.- sino en su propia vida -cuando volvió de la mili les echó en cara a Alaska y Nacho el haber aprovechado su ausencia para darle a ‘Canciones profanas’ una producción rockera-. Esto aparece muy acentuado en ‘Impermeabilizado’, donde llega a sospechar de “las chicas que postulan con modelón” y de “los chicos vestidos de mormón”. Ojalá todos supiéramos expresar nuestros miedos con tanta gracia.

3. Vacaciones (Impermeable).
Más allá de lo interesante que nos pueda parecer la figura de Carlos Berlanga, está claro que si hoy estamos hablando de él no es por otra cosa que por su talento como compositor pop. En este sentido, ‘Vacaciones’ es, con toda seguridad, la canción de su etapa en solitario que mejor muestra la capacidad de su autor para componer auténticos himnos -¿acaso no lo son ‘A quién le importa’ o ‘Ni tú ni nadie’?-. ‘Vacaciones’ parece ser una oda al sexo anal, pero bien podría tratar sobre cualquier otra cosa. Y es que, como ya dijimos en su día, lo que demuestra la calidad de las canciones de Carlos -y las de cualquier buen compositor- es que cualquier artista se las puede llevar a su terreno y hacerlas pasar por suyas. ¿Alguien duda que esto pueda ser un tema de La Casa Azul? Pues eso.

2. 2002 (Vía satélite alrededor de Carlos Berlanga).
Habitualmente se señala lo premonitoria que fue ‘El Hospital’, aquella canción de los Pegamoides que hablaba de los últimos días de vida de un enfermo, entre tubos de goteo y tomando pentotal, lo que puede que se pareciera a los últimos días de Carlos. Probablemente porque es mucho menos conocida, no suele decirse lo mismo de ‘2002’ y, sin embargo, acierta con tanta precisión el año de la muerte de su autor que por momentos asusta (“era joven cuando quiso Dios/ enviarme al mundo del dolor”). Siempre preocupado por lo que se diría de él cuando ya no estuviera, en esta canción Carlos se pregunta quién le querrá en el 2002 y ya nos va anunciando que lo que ha visto en el infierno no le ha gustado nada. Por lo demás, ‘2002’ es ese tipo de canción que echa por tierra todo argumento en contra de ‘Vía satélite’, álbum a día de hoy muy injustamente considerado. Y no lo digo sólo yo.

1. Manga por hombro (Impermeable).
El último álbum de Carlos se cierra con una de sus mejores canciones, si no la mejor. Siempre es triste que un artista de la talla de Carlos Berlanga nos deje, pero aún lo es más si pensamos que se encontraba en el mejor momento de su carrera. ¡Cuántas canciones buenas habrá dejado sin escribir! Como diría Paloma Olivié, ahora tendrá que escribirlas otro. ‘Manga por hombro’, en sus escasos -y exquisitos- dos minutos y medio de duración, condensa su lado más frívolo (““flamingos, piscinas en forma de riñón””) y su lado más aprensivo, en lo que a intención de trascender se refiere (“”¿quién se acordará de él?””). No en vano, una de las mayores preocupaciones de Carlos fue siempre la de pasar a la posteridad y vender millones de discos -“”pero como Brian Eno, sin que me reconozcan por la calle””-. Los fabulosos coros de Alaska contribuyen a pulir una canción que, si no es perfecta, se queda muy cerca. Un broche final ideal para una de las discografías más genuinas que nunca hayamos conocido.

Diez canciones para recordar a Carlos Berlanga (I)


El pasado cinco de junio se cumplieron diez años de la muerte de Carlos Berlanga y desde notedetengas hemos querido homenajearle recordando diez de las canciones que compuso, una por cada año de ausencia. Habida cuenta de que sus canciones con los Pegamoides y con Dinarama están lo suficientemente reivindicadas hoy en día, tanto por parte de sus ex-compañeros en dichas formaciones como por el musical-tributo que se está preparando en torno a su figura, nos centraremos únicamente en su etapa en solitario, a partir del año 1990.

10. En el volcán (El ángel exterminador).
Tras la brusca ruptura con sus dos compañeros de grupo, Carlos Berlanga inicia su andadura en solitario con unos cuantos reproches hacia ellos bajo el brazo. De ‘En el volcán’, en concreto, se ha dicho que está dedicada a Alaska (“¿Qué culpa tengo yo de que estés haciendo el paripé?/ ¿Qué culpa tengo yo de que seas un bicho cruel?”). Sea cierto o no, lo que sí es seguro es que Fangoria tuvieron un bonito detalle al hacer una versión de este tema -que, por otro lado, es una canción pop perfecta- para el disco homenaje que editó hace dos años, precisamente, la discográfica El volcán.

9. El ángel exterminador (El ángel exterminador).
Exactamente igual que la aversión que Carlos sentía hacia lo siniestro fue uno de los detonantes de la disolución de Alaska y los Pegamoides, en 1989 la historia se repetía con Dinarama y las desavenencias entre sus tres miembros en cuanto al rumbo que debía tomar el grupo. Alaska y Nacho atravesaban una etapa acid bien reflejada en el último álbum de Dinarama, ‘Fan Fatal’ -“se puede considerar el primer álbum de Fangoria”, según comenta ella-, con la que Carlos no se sentía identificado -en ‘El ángel exterminador’, canción, Carlos Berlanga confiesa estar “harto de seguir las modas”-. A pesar del cruce de demandas entre unos y otro -Carlos intentó impedir que Alaska y Nacho tocaran sus canciones en directo-, según cuenta Mario Vaquerizo, Carlos Berlanga le puso a su primer álbum en solitario el título de ‘El ángel exterminador’ porque se sentía como los protagonistas de la película de Buñuel de mismo nombre -encerrados en una habitación que, sin razón aparente, no pueden abandonar-: queriendo dejar de colaborar con sus dos antiguos compañeros, pero sin poder dejar de hacerlo. Por otro lado, siendo hijo de quien era, resulta bastante natural que el mundo del cine influyera en su obra como lo hizo durante toda su carrera.

8. Indicios de arrepentimiento (Indicios).
En 1994 aparece el segundo álbum en solitario de Carlos, ‘Indicios’, afortunadamente reeditado en 2003 por el sello Austrohúngaro. A diferencia de su debut, para el que escribió las letras en solitario -“Cuando dejé el grupo pasé una época muy crítica a la hora de hacer canciones porque siempre las había hecho con Nacho y me costó mucho trabajo hacer las letras yo solo”, comentó él mismo y lo cierto es que esto se dejó notar bastante: su primer disco es, con diferencia, el menos interesante de los cuatro-, en esta ocasión contó con la ayuda de Paloma Olivié a la hora de componer. Los resultados no pudieron ser mejores e ‘Indicios’ es su disco con mayor número de buenas canciones. Además, sirve de estupenda muestra de sus filias musicales, con una versión de ‘La funcionaria’, de Vainica Doble -tema que inspiró letras como las de ‘La funcionaria asesina’ o ‘La cajera’- y otra de ‘Aguas de março’, de Antonio Carlos Jobim, a dúo con Ana Belén. El álbum se abre con uno de los mejores temas, ‘Indicios de arrepentimiento’, que además empieza con una de sus frases más atinadas: “Ser prudente de más/ es tan malo como no serlo”.

7. Lady Dilema (Impermeable).
¿Puede haber una canción más elegante que ‘Lady Dilema’? Tan sofisticada como divertida -el título es un juego de palabras con “Lady Diana”-, la letra tiene como protagonista a una joven entre cuyas virtudes no se encuentra ni mucho menos la de la determinación. El cine o la televisión, la playa o la ciudad, el nylon o el tergal son algunas de las disyuntivas a las que tiene que hacer frente en este tema, utilizado en 2008 para una campaña promocional del Tesoro Público. Aunque no se me ocurre mejor manera de quitarle el encanto de golpe y porrazo a una canción, seguro que Carlos, tan preocupado por vender discos -otro de los motivos de discordia con sus ex-compañeros fue el empeño de éstos por “adentrarse en el underground y vender 500 ejemplares”-, hubiera estado más que feliz con la promoción.

6. ¿Qué sería de mí sin ti? (Indicios).
La separación de las Dinarama no se debió exclusivamente a razones musicales. Sin entrar en consideraciones acerca de lo difícil que puede hacerse el trabajo con una persona aficionada a tomar determinadas sustancias, parece que ni siquiera la actitud hacia la fama y el dinero unía ya a los tres componentes del grupo. Este distanciamiento se hizo evidente en los ’90: mientras Fangoria hacían una versión de ‘Money is Not Our God‘, de Killing Joke, para su segundo álbum, Carlos, por su parte, componía ‘¿Qué sería de mi sin ti?’, una oda al dinero en toda regla -“Carlos sólo pensaba en eso”, llegó a decir Nacho-. La canción, concebida como la segunda parte de ‘La funcionaria asesina’, fue precisamente la elegida por las Nancys Rubias, grupo del marido de Alaska, para el citado disco homenaje a Carlos. Una elección muy lógica, tanto por el carácter hedonista y desenfadado de las Nancys, como por lo reivindicable del tema en sí.

Lee la segunda parte >>

Hidrogenesse / Un dígito binario dudoso


Hidrogenesse es un grupo español cuyo primer EP incluía una versión de una canción de The Magnetic Fields, cuyo último EP consistió en reinventar cinco canciones del último disco de The Hidden Cameras y que ha participado en homenajes a Surfin Bichos y a Carlos Berlanga. Con tales referencias es imposible no prestarles toda la atención del mundo, y más, a cada uno de sus movimientos. El último se titula ‘Un dígito binario dudoso’ y es un homenaje al matemático Alan Turing, considerado uno de los padres de la computación. ¿Qué sería de Hidrogenesse sin ordenadores?

Carlos y Genís han tenido la delicadeza y el buen gusto de comenzar el álbum con una canción titulada ‘El beso’: “Esta canción es un beso para despertar a Alan Turing”. Como ellos mismos explican, Alan Turing, fascinado de niño por la película ‘Blancanieves’, decidió terminar con su vida a los 41 años mordiendo una manzana bañada en cianuro. Según el cuento, la única forma de despertar del hechizo es con un beso, materializado en esta bonita canción, que cuenta con una percusión imitando el sonido (“toc-toc”) de una puerta a la que se llama -la de Alan Turing, claro-.

Las canciones de ‘Un dígito binario dudoso’, llenas de detalles de este tipo, hacen un repaso por toda la vida del matemático: desde la temprana muerte de su mejor amigo de la infancia en ‘Christopher’, a la prueba que desarrolló para demostrar que las máquinas pueden pensar en ‘CAPTCHA Cha-Cha’, pasando por ‘Love Letters’, una traducción de las letras de amor que generaba un programa de la primera computadora de la Universidad de Manchester desarrollado para ello por Alan y su compañero Christopher Strachey.

Aunque Hidrogenesse han demostrado un mimo por el detalle increíble, los resultados no siempre son igual de buenos que en ‘El beso’, y canciones como ‘Enigma’ -donde ponen de relieve la gran contradicción de que el gobierno le concediera una medalla de honor por su participación en la II Guerra Mundial, sin que nadie lo pudiera saber y, a la vez, fuera vox populi que se le había sometido a un tratamiento de castración química por ser homosexual- o ‘Love Letters’ son tan extravagantes que llegan a empañar lo romántico del concepto tras ellas.

Ahora bien, el disco termina de manera inmejorable. Primero, por la recuperación de ‘Un mystique determinado’, canción de su primer EP cuya letra es la traducción tal cual, hecha por un programa de ordenador, de una respuesta que dio Morrissey en una entrevista al ser preguntado por Manchester, ciudad en la que vivió Alan Turing -razones por las que viene muy a cuento recuperarla aquí. Segundo y más importante, por esa maravilla titulada ‘Historia del mundo contada por las máquinas’, una de las canciones más emocionantes que jamás ha firmado el dúo y que le pone a ‘Un dígito binario dudoso’ la dosis que necesita para contrarrestar -¡y con creces!- lo estrafalario que llega a resultar en muchos momentos. 7,2/10.

Viaje satélite alrededor de Carlos Berlanga

En el marco de los homenajes que este año se vienen organizando al que ha sido una de las figuras más importantes del pop español, el pasado martes 28 de septiembre salió a la venta el disco-libro ‘Viaje satélite alrededor de Carlos Berlanga’, en el que varios artistas le rinden tributo versionando sus mejores canciones. El álbum cuenta con un diseño de lujo e incluye las letras de los temas elegidos por los distintos grupos participantes en este homenaje junto con ilustraciones del propio Carlos.

La presencia de algunos de estos grupos en el álbum está de todo punto justificada. Tal es el caso de Fangoria -no hace falta recordar que Alaska y Nacho Canut fueron las otras dos partes integrantes de Dinarama junto con Carlos y que, previamente, ya habían compartido formación con él en Pegamoides y Kaka de luxe- que se han decantado por ‘En el volcán’, canción que supuestamente Carlos le dedicó a Alaska tras la ruputra de Dinarama y en la que ésta no sale muy bien parada que digamos, por lo que le honra haberse decidido por este tema. Lo mismo se puede decir de Chico y chica, de los que Carlos llegó a afirmar que eran “su grupo español favorito”; de Hidrogenesse que, desde su sello Austrohúngaro reeditaron ‘Indicios’ -que está considerado como el mejor de los cuatro LPs que grabó en solitario- y de otros artistas relacionados con Berlanga como Fabio McNamara o Luis Miguélez.

Chirría más la inclusión de otros cantantes como La bien querida o Anni B Sweet -ambas bastante sosas pero demostrando muy buen gusto al escoger dos de sus mejores canciones: ‘El hospital’ y la maravillosa ‘Manga por hombro’, respectivamente- o de formaciones como Napoleón solo, que Carlos ni siquiera llegó a conocer y que parece que han sido incluidos con calzador sólo por el hecho de ser indies, lo que no tiene mucho sentido si tenemos en cuenta que Carlos siempre aspiró a tener un éxito masivo. Puede que sea más lógica, desde esta perspectiva, la presencia de Bebe, que, además, firma una de las mejores versiones del álbum convirtiendo en un tango la archiconocida ‘A quién le importa’, lo que es bastante buena idea dado que la versión original es difícilmente superable. Algo parecido ocurre con ‘Llegando hasta el final’ -una de las mejores canciones que he oído nunca- que Maderita transforman acertadamente en una ranchera.

El resultado es, en general, muy bueno. La versión de ‘Perlas ensangrentadas’ que hace Xoel López sigue sonando igual de bien que otras veces y la mezcla de ‘Odio’ con ‘Hard to explain’ de los Strokes por parte de Las Lavalamps no les ha podido quedar mejor. Incluso hay algunas versiones que superan a las originales, como la de ‘En el volcán’ y, muy especialmente, la de ‘El verano más triste’ por parte de Los Planetas -la original era bastante fea y la aparición de Miguel Bosé no contribuía mucho a mejorarla- que se la llevan totalmente a su terreno hasta el punto de que nadie diría que la canción no es suya.

Y esto es, precisamente, lo mejor del álbum: cada grupo ha escogido una canción de Carlos Berlanga, pero parece que están tocando temas propios. Chico y chica cantan -con el mismo dramatismo impostado que en ‘No comprendes que te amo’-: “con tu look tan inglés/como que pasas mucho“, que es un verso de ‘Indicios de arrepentimiento’ pero podría serlo perfectamente de ‘Lady Olé’. Hidrogenesse tocan ‘Tazas de té’ con la misma naturalidad que si estuviesen tocando ‘Vamos a salir del siglo’. ‘Vacaciones’ es un temazo pop que le viene a La casa azul como anillo al dedo y que también es versionado por Sarassas Music, que optan por una interpretación libre de la letra, haciendo referencias a Rocío Jurado. Y a las Nancys Rubias no les podría pegar más esa oda al dinero que es ‘¿Qué sería de mí sin ti?’.

Todos estos grupos son la prueba viviente de lo buenas que siguen siendo las canciones de Carlos Berlanga: pop maleable del que cada uno de ellos logra extraer lo mejor y adaptarlo a su estilo. No se me ocurre mejor homenaje.

Homenaje a Carlos Berlanga @ Joy Eslava (Madrid): 30/9/10

Jesús Ordovás fue el encargado de presentar el concierto homenaje a Carlos Berlanga que tuvo lugar en la madrileña sala Joy Eslava el pasado 30 de septiembre. Fue él quien explicó que el show estaría dividido en tres partes: una primera folk, una segunda electrónica y una tercera indie-rock, cada una compuesta por la actuación de tres grupos que interpretarían los temas que forman parte de ‘Viaje satélite alrededor de Carlos Berlanga’ -disco que animó insistentemente a los asistentes a comprar y no piratear-.

Anni B Sweet rompió el hielo con su versión de ‘Manga por hombro’, una de las más mediocres del álbum. Tras ella, La bien querida hizo una interpretación correcta de ‘El hospital’, su canción elegida para el homenaje. Ambas estuvieron bien pero a años luz de Bebe que, con su impresionante versión de ‘A quién le importa’ en clave de tango, fue una de las más aplaudidas -y con razón- de la noche.

Ya en la segunda parte, y tras un intermedio en el que se proyectaron ilustraciones de Carlos Berlanga al tiempo que sonaban los temas del álbum tributo que se presentaba, salieron al escenario Hidrogenesse, ataviados con unos exageradamente cortos shorts y gran taconazo por parte de Genís, para tocar ‘Tazas de té’. Tras ellos, las Nancys Rubias interpretaron ‘¿Qué sería de mi sin ti?’, en una actuación que sorprendente y lamentablemente fue bastante mejor que la de Fangoria, con una Alaska que se equivocó repetidamente en la letra de ‘En el volcán’ pese a tenerla delante apuntada.

Después del segundo intermedio llegó el turno de Los Acusicas, la banda de Mauro Canut, hermano de Nacho de Fangoria, que fueron los únicos que innovaron al encadenar ‘Mujeres rusas’ con ‘Bote de colón’ y ‘Toca el pito’. Napoleón Solo tocaron su estupenda versión de ‘Cebras’, uno de los temas más emblemáticos del ‘Canciones profanas’. Por último, y tras un extraño discurso por parte de Eric -cuyos compañeros de grupo lo tuvieron que sentar en la batería prácticamente por la fuerza-, Los Planetas cantaron su mejoradísima versión con respecto a la aburrida original de ‘El verano más triste’, bajo la atenta mirada de Alaska y Nacho desde el lateral del escenario.

Nueve fueron las canciones que sonaron en total en el concierto, que se desarrolló con un ritmo bastante lento debido a los inevitables cambios en el escenario entre una actuación y otra, pero que sin duda mereció la pena soportar al ser ésta una oportunidad irrepetible de poder disfrutar en directo de algunas de las mejores composiciones de Carlos Berlanga. ‘Carlos baila’, de Family, que sonaba mientras el público abandonaba Joy Eslava, fue el broche perfecto a la noche.