Archivo de la etiqueta: codeine

Entrevistamos a Fario con motivo de la publicación de Tres Peces : ‘Fario es esquizoide y bastante bipolar, tiene muchas personalidades’-

Tres peces. Tres farios. María Schultz al bajo, Javi Luengo a la guitarra y Montse Sánchez a la batería. Tres voces que nadan en perfecta armonía coral, como sólo ellos saben hacerlo, a través de los océanos, deltas y marismas que recorren los nueve cortes del disco. El pasado 8 de noviembre lanzaban su segundo disco, un maravilloso viaje a las profundidades y a la superficie por partes iguales. Hablamos con ellos de uno de los discos del año.

 

  • Tres Peces sale amparado por Lago/Cráter calidad de la buena y de la independiente de verdad ¿Cómo surge este romance con ellos?
Manuel Mertel (Lago/Cráter) es un melómano entusiasta con varios proyectos en paralelo. Coincidió en un máster sobre producción musical en la universidad con Carla Urquiza, nuestra manager junto a Manuel Martos. Gracias a ese primer encuentro, Manu Martos le pasó el disco a Manu Mertel (de manu a manu, jaja). Lo escuchó, le gustamos y se apuntó al equipo Fario, con quien colaboran cineastas, fotógrafos, diseñadores y una escenógrafa…y gracias a los cuales podemos ser lo que somos a día de hoy.  
fario entrevista tres peces
  • Os habéis dejado querer por Paco Loco ¿Cómo ha sido su visión para la concepción definitiva de este trabajo?
Su visión ha sido fundamental. Íbamos intranquilas al estudio porque no sabíamos si nos iba a dar tiempo a desarrollar la personalidad precisa de cada uno de los nueve temas. Pero a los diez minutos de estar allí, al hablar con Paco, nos dimos cuenta de que iba a salir un discazo… ¡y no hablamos de música!
El trabajo con él ha sido súper fácil y muy intenso, doce horas diarias de curro que pasaban volando.
Paco nos preguntaba sobre la historia de cada tema y no paraba de vacilarnos. Nunca nos hemos reído tanto y mejor. Los ataques de risa no se quedaban en el estudio, sino que continuaban a la hora de la cena, ya con Muni, contándonos las anécdotas más cachondas de cada cual. Y mientras tanto, sin darte cuenta, Paco iba maquinando y componiendo un sonido especial para cada tema… de pronto te decía: “Dr. Voltio (Javi es físico), siéntate aquí (un teclado alemán del año de la tana) y dale a los pedales”. Luego lo oías en el tema y quedaba perfecto, es más, era justo lo que queríamos de manera inconsciente. En todo momento fue como si él supiera lo que nosotros queríamos, como si nos leyera la mente. 
Casi no hicieron falta referencias musicales, no hablamos apenas de música, ni de qué queríamos… todo fue muy intrínseco, natural y sencillo, y eso que el disco no es para nada un disco sencillo. A nivel personal, Paco y Muni nos salvaron de algunos desengaños, y eso fue casi más importante que el propio disco. Para nosotras son grandes amigos.  
fario - tres peces - portada - 1400x1400
  • Entre la contención y la explosión, (ya lo vemos entre ‘Duelo en el Monzón’ y ‘Oda al Silencio’ inicial al cierre opuesto que confronta ‘ El Invisible’ con ‘A un hombre abierto’) transcurre la marea de Fario en este trabajo ¿Es más complicado trazar temas minimalistas o sacar toda la furia de fario?
Ahí le has dado. Fario es esquizoide y bastante bipolar, tiene muchas personalidades. Hay temas contenidos y abajo y otros más cañeros. Nos encantan los contrastes. Pero realmente en Fario no hay nada complicado, todo se ejecuta con bastante facilidad. Otras bandas son más planas, les gusta desarrollar un sonido propio y repetirlo y explotarlo hasta la saciedad. A nosotras nos encanta evolucionar, dejar atrás lo que ya se ha desarrollado y experimentar sonidos nuevos y nuevas ideas sonoras. Así que en directo resulta muy divertido porque vas viajando como en una montaña rusa, y cuando te hartas de tanto ruido viene la calma, o cuando te empiezas a derretir en la calma te damos un buen meneo hacia arriba.
  • En épocas de consumo masivo de discos por streaming, vemos que adentrarse en Tres Peces te obliga y te engancha a escucharlo de principio a fin, escuchar vuestro discurso como un todo ¿Lo pretendíais así?
Efectivamente. Nos alegra mucho esto que comentas, se ve que habéis sintonizado con Tres peces. Si lo escuchas de principio a fin lo vas a entender; cada tema habla del siguiente y del anterior. De hecho queríamos hacer un disco unitario en el que incluso no hubiera silencios entre temas… eso será más adelante. Ahora bien, ponte cualquier tema al azar y también va a funcionar perfectamente. Igual te enganchas con “A un hombre abierto” y no dejas de llorar cada vez que lo escuches, o bien te enganchas a “El Invisible” y te lo pones a bailar en bucle; ideal para antes de salir de fiesta.
  • En temas como ‘General Invierno’ os adentráis en la historia del frente ruso y el ejército militar y meteorológico ¿sois fanáticos de la Historia? ¿no os da la impresión de que no aprendemos de los errores del pasado y seguimos haciendo el gilipollas como en las elecciones de este país? (por poner un ejemplo vamos).
Somos fanáticos de la historia bien narrada, y de la historia de la guerra y sus dictaduras en particular. En este sentido la historiadora y divulgadora colombiana Diana Uribe nos parece una diosa. Su capacidad de hacerte revivir el pasado, de contextualizarlo con la ayuda de la música, del cine, de la literatura, es insuperable. Respecto a lo de aprender del pasado…¡no lo hacemos! Todavía sorprende que Auschwitz fuera una realidad, y tras visitarlo se tienen aún más preguntas sin respuesta de las que se tenían antes de conocer el campo. Que exista ya te interroga. “Ocurrió, luego puede volver a ocurrir” escribió Primo Levi (superviviente de Auschwitz). Seguimos haciendo el gilipollas, sí, seguimos fabricando y vendiendo armas sin control, se siguen perpetrando exterminios…y siguen existiendo partidos políticos que juguetean con el odio, la xenofobia y el racismo… es el lado oscuro, lo que hay “detrás de toda lumbre, de toda luz, de toda paz” (del tema Chasco). 
  • ¿Cómo lleváis a cabo el proceso compositivo? ¿Es necesario ahogarse para componer temas de este calibre?
Casi todo empieza desde la poesía. Sobre todo, las letras. La música viene de ideas sonoras que recogemos de lo que vamos escuchando por ahí. Los tres componemos y lo hacemos de forma muy distinta, lo cual también responde a la personalidad múltiple a la que nos referíamos más arriba. Sí que hay mucho de exorcismo, de sublimación. Sublimación del dolor que conlleva estar vivos, pero con gaya ciencia, es decir, con un resultado que es… ¿alegre? Al fin y al cabo, lo que resulta es una música que sale de nosotras, ¡qué más se puede pedir!
  • Está claro que el dolor es clave también para esta oscuridad inherente ¿Hay alguna cicatriz que os cueste aún cerrar?
No paramos de cerrar una herida y se abre otra. En realidad hablamos del dolor de la propia existencia, del dolor del propio vacío, del dolor de ver a los demás también en el dolor. Todos estamos en el mismo barco. En el paraíso no puede entrarse individualmente; o entramos todos o no hay paraíso.
  • Apenas una semana de ver la luz y vuestro trabajo se antoja de los que caen en listas de lo mejor del año ¿Cómo veis eso de los rankings? ¿Cómo fue el recibimiento y la fiesta de presentación en Marilians Records?
Sobre listas, rankings, etc., no entendemos nada. ¿Por qué entran unas bandas y otras no? A nosotros nos está yendo de maravilla y estamos entrando en listas que incluso sorprenden a los que nos están moviendo. Quizá es porque somos gente rara y eso sintonice con la audiencia, porque la realidad es que todos somos bichos raros. Lo mainstream trata de dar normalidad, planicie y rectitud a una realidad que para nada lo es.
La presentación fue apoteósica, casi no entra todo el mundo, hubo un policía que llamó la atención a toda la gente que estaba agolpada fuera. Se vendieron un montón de discos, lo cual no nos deja de sorprender. ¡A ver si vamos a tener que pedir una segunda edición!

 

  • Buen prólogo os ha escrito Alfaro, antes de leerlo, en vuestras letras y melodías encontrábamos eco a sus Surfin’Bichos y al Alfaro más visceral, pero también a un Tom Waits influenciado por el shoegaze, unos The Doors cruzados con El columpio Asesino, a la Velvet de bajona con Blacanova, o a unos This Mortal Coil malasañeros. Pero ¿Dónde residen las principales influencias de Fario?
¿Habéis visto qué poeta? Nos encantáis. Fernando Alfaro es para nosotras una especie de hermano carnal. Por aquí también nos identificamos con Apartamentos Acapulco, con Tulsa, María Arnal i Marcel Bagés, Javier Corcobado, Javier Colís, incluso con Nacho Vegas. Por ahí también está Codeine, Broadcast, Joy Division, Hope Sandoval, Mojave 3,… y por supuesto Low y todo el folclore latinoamericano, que son nuestras grandes referencias. Todo lo extremo nos influencia.
  • Es bastante frecuente veros por la escena de directos de la capital ¿Cómo veis el momento de la música en directo en general y el vuestro en particular?
Como una invocación a los espíritus. Tenemos un corazón profundo y hippy y no está el mundo para banalidades. Nos gusta vivir cada concierto como si fuera a ser el último, porque ¿quién te dice que no lo va a ser? Tocar en directo también es un canto a la belleza, a lo sublime, por eso cuidamos también mucho nuestra estética, el outfit que se dice ahora. El directo de Fario es como un viaje, como leer un libro; con su comienzo, su final y sus partes intermedias a desarrollar e improvisar incluso. Nos concentramos en remover las entrañas de todas y cada una de las personas que están en la sala, en agarrarlas bien con un puño y no soltarlas hasta incluso pasado un tiempo después del concierto. Lo pasamos pipa.
  • Y los próximos pasos, ¿Cómo se plantea el rodar este discarral?
Pues vamos a dar una vuelta por ahí: Coruña, Barcelona, Alicante, Valencia, Albacete (nuestra ciudad fetiche), y el 27 de Febrero haremos presentación oficial en la sala Sol en Madrid. Eso va a ser como las Bodas de Caná. Queremos montar un gran fiestón, con catering, escenografía, proyecciones y alguna sorpresa performática que no podemos desvelar. 

Continúa la gira de Chris Brokaw presentando ‘The Periscope Twins’ .


unnamed (5)

 

The Periscope Twins(12XU, 2015) es el último trabajo del siempre musicalmente atractivo e influyente Chris Brokaw. El neoyorkino, miembro fundador de Codeine, y partener en The New Year, ha vuelto a la carga este año con nuevo largo y con una gira que desde mediados de mes recorrerá una quincena de ciudades españolas.

 

No vale de nada que abarrotemos muros y redes sociales con confirmaciones de grupos como Codeine en festivales y luego nos quedemos en casita o tomando una caña en el bar viejuno de moda mientras este señor se pasea por nuestra ciudad dejando constancia de su historia musical en una sala . Pero bueno allá cada uno.  Por si acaso os recordamos que este tipo se ha codeado en los últimos años con gente del talento de Thurston Moore, Evan Dando o Steve Wynn.

Reinventor de la música moderna americana y apasionado en la interpretación para público de número indeterminado; una ocasión única para redescubrir su directo, o para echarle un par y fiarte de las críticas y reseñas de la prensa especializada ( que con Mr. Brokaw si que hilan fino) y descubrirle si no le conoces.

En las fechas que le restan el cantante será teloneado por Kim Fasticks. “Se trata del proyecto de Jorge Berges, una especie de Syd Barret maño que transforma en canciones lo que se adivina como una ingente cultura musical. Psicodelia, baja fidelidad, ruido, electrónica y mucho buen gusto al servicio de las melodías.”


Próximas Fechas;


22.01 Almendralejo (SP) . Salón de Teatres *
23.01 Don Benito (SP) . Rincón Pio Sound *
24.01 Madrid (SP) . Teatro del Arte . Entradas * Son Estrella Galicia
25.01 Alicante (SP) . Atiende Alicante *
27.01 Martorell (SP) . Pastallé Sound *
28.01 Barcelona (SP) . Heliogàbal *
30.01 San Sebastian (SP) . Le Bukowski *

Chris Brokaw

Crónica concierto The Delta Saints en Taberna Belfast. Octubre 2011


Nueva peregrinación a la localidad leonesa de Santa María del Páramo, en concreto a la estupenda Taberna Belfast, para disfrutar de otro de los conciertos “imperdibles” de la temporada musical con el lujo añadido de poder ver a bandas internacionales que en ciudades como Madrid o Barcelona actúan para audiencias de varios centenares pero en este caso en un recinto de pequeñas dimensiones (y una acústica privilegiada) donde raramente nos juntamos más de medio centenar de asistentes.

En este caso la cita era con los emergentes The Delta Saints, una de las bandas que más polvareda están levantando entre la prensa musical sin tan siquiera tener editada aún su primera obra completa (tan solo han publicado dos Eps que han recopilado en un cd especial para Europa y que se puede comprar en esta gira) y que se están llevando alabanzas unánimes y el reconocimiento de que nos encontramos ante una de las bandas que puede reinar dentro del panorama del “rock de raices” internacional, y de paso dar una patada en el culo a unos acomodados Drive By Truckers, en tan solo unos años.

Cinco jovenzuelos (apenas superan los veinte años) procedentes de Nashville y que atesoran en su bagage la sabiduría musical de auténticos veteranos del género.

Para hacerte una idea de a que suenan es como si capturaras a los Screamin Cheetah Wheelies del Magnolia (exijo que todo el mundo se ponga en pie al escuchar pronunciar este nombre) te los llevaras una temporada a un pantano a capturar las sonoridades más añejas y después de la sobreexposición a las raices les trasladaras al delta del Mississippi a convivir con los bluesmen más puros del género. La mezcolanza resultante es una fusión de soul, blues, funk y rock, de dobros centelleantes sobre un colchón de harmónica, de bases rítmicas negroides tejidas y entremezcladas a punteos de guitarra de rithmt and blues y de voces que delatan personalidad y crudeza muy por encima de la edad que sus pasaportes delatan.

Es como presenciar el pacto del cruce de la carretera 66 donde el diablo acuerda con un bluesman la eterna juventud a cambio del secreto del blues pero sin perder la personalidad propia, porque si exceptuamos a los citados Screamin Cheetah (de nuevo todos en pie) o a los Blues Travellers más puristas todo lo demás que el oyente percibe es familiar pero a la vez nuevo.

Así que estos imberbes tatuados con cruces y citas bíblicas, será por mantenerse alejados del diablo del cruce, con un look (excepto su bajista) sacado de cualquier pandillero de la peli de Erase Una Vez En América, con camisas blancas, tirantes y descalzos nos ofrecieron a algo más de 40 asistentes una ceremonia musical que dificilmente podremos olvidar.

Desde que abrieron fuego con Cigarrette hasta el final, casi dos horas después, con la versión de James Brown de Sex Machine pudimos asistir al orgasmo gospel, pasado por guitarra eléctrica,  de Company Of Thieves, al folk rural exacerbado de A Bird Called Angola (mi tema favorito de este año con el permiso del Codeine de Jason Isbell) o el blues puro y sentido de Momma que nos puso la carne de gallina al ritmo cadencioso de la harmónica de Greg Hommert (que sopló como un virtuoso) cuando el Belfast se convirtió en una ceremonia de la que los presentes participábamos con los coros.

Pero es que hubo más porque nos regalaron una versión del Hard To Candle de Ottis Redding que hizo palidecer a la adaptación de los “Cuervos Negros” y un aceleradísimo Johnny B Good que demostró que también pueden rockear como los que más.

Pero donde se encuentran más a gusto es cuando la lucha entre el blues y el folk se debate en duelo y surgen canciones como Pray On donde el sonido metálico y profundo del dobro te trae a la cabeza a Muddy Waters o cuando Ben Ringel se deja la voz y las pelotas cantando Voodoo Walk con la garganta rota y el ritmo se acelera y se percibe el calor del infierno saliendo de las manos de un bajista privilegiado, por no mencionar cuando Swamp Groove nos taladró el alma con su cadencia espiritual o 300 Miles nos situó en una carretera a ninguna parte propia de una road movie country.

Un concierto mayúsculo, impresionante, de una calidad que dificilmente será igualado este año y la antesala a la gira del 2012, prometieron volver el año próximo y los presentes les dejamos claro que si no lo hacían iríamos por ellos, en las que con el disco bajo el brazo seguro llenarán salas de mayor aforo y algún crítico lumbreras hablará de ellos como la nueva banda que salvará al rock de este siglo.

Mientras tanto unos cuantos privilegiados recordaremos esta fecha en la que les tuvimos cara a cara, compartimos cervezas (y algunos tipos con suerte como los miembros de esta web desplazados al evento  incluso mantel y anécdotas de la gira) y descubrimos que lo más profundo de los Estados Unidos es perfectamente trasladable al Páramo leones y que cuando alguien pregunte por la capital de alguno de los estados más rednecks de los USA mentalmente todos mencionaremos Belfast y no será precisamente por la verde irlanda sino por el rojo escenario de una taberna en la que algunos tenemos previsto pedir asilo (musical que no político) en breve.