Archivo de la etiqueta: JENS LEKMAN

Canciones para Pomelo #4: Hit the Road, Po

#4
Como es bien sabido por los numerosos seguidores de esta sección, Pomelo escucha los discos que le grabo mientras conduce -¿verdad que sí?- de su casa a su trabajo y viceversa. Así que un Canciones para Pomelo dedicado al universo de la conducción era algo obligatorio.

1. Stereo Total – Tu peux conduire ma bagnole
Stereo Total es uno de los grupos más políglotas que existe. En esta ocasión, hacen una versión en francés del éxito de los Beatles, rebautizado por ellos como ‘Tu peux conduire ma bagnole’.

2. Christina y Los Subterráneos – Voy en un coche
Una canción pop perfecta de la que Christina Rosenvinge no se ha olvidado y que a día de hoy parece que sigue recuperando en directo.

3. She & Him – Ridin’ in my Car
Ya he comentado en anteriores entregas que Pomelo es fan de She & him, algo muy comprensible teniendo en cuenta las canciones tan bonitas que hacen, como es el caso de esta ‘Ridin’ in my Car’, de grandiosa melodía.

4. Benjamin Biolay – Dans la Merco Benz
En Notedetengas deberíamos entonar el mea culpa por hablar tan poco de Benjamin Biolay, uno de los mejores cantautores franceses de la actualidad. ‘Dans la Merco Benz’ viene muy a cuento por su referencia a esa marca de automóviles y sirve también como muestra de las buenas canciones que compone.

5. Vive la fête – BM Double V
De los flamencos Vive la fête hemos hablado más que de Benjamin Biolay, menos mal. Como éste, también tienen una canción en francés dedicada a una marca de coches.

6. The Magnetic Fields – Drive on, Driver
Los Magnetic Fields son mi grupo favorito del mundo. Uno de los temas más recurrentes en sus letras son los trenes, pero también tienen alguna canción dedicada a los coches, como esta ‘Drive on, Driver’, de su estupendo disco homenaje a The Jesus and Mary Chain, ‘Distortion‘.

7. The Magnetic Fields – In my Car
En realidad pretendo que poco a poco los Magnetic Fields vayan ganando terreno en los discos para Pomelo hasta que llegue un momento en que solamente haya canciones suyas. ‘In My Car’ es una de mis canciones preferidas de ‘Holiday’, el disco con la mejor portada de la historia de la música. Bueno, en realidad es una portada alternativa –la oficial es ésta-, pero ¿no os quedaríais a vivir en ella?

8. The Magnetic Fields – The Luckiest Guy on the Lower East Side
Cierro esta triada de los Magnetic Fields con su mejor canción sobre el mundo de la automoción, ‘The Luckiest Guy on the Lower East Side’, de ese espectacular triple álbum que es ‘69 Love Songs‘. “Pero yo soy el tipo más guay del Lower East Side, porque tengo coche y tú quieres que vayamos por ahí (pronunciado coloquialmente “poráy” para respetar la rima)” es la traducción del estribillo que hizo la Editoral Contra en su libro dedicado a los Magnetic Fields, imprescindible para fans de Stephin Merritt.

9. Ray Charles – Hit the Road Jack
Esta archiconocida canción de Ray Charles es la que da título a este disco.

10. Los Planetas – De viaje
Una de las letras más bonitas de los Planetas. La canción, además, fue versionada por dos de mis grupos españoles favoritos: Fangoria y Astrud.

11. Jens Lekman – Black Cab
Jens Lekman es el artista favorito del cantante de los Rusos Blancos -Pomelo y yo somos muy fans de su blog, por cierto- y hay que alabarle el gusto por ello. ‘Black Cab’ es una canción preciosa sobre estropearles la noche de fiesta a tus amigos, perder el último tren, montarte en un taxi y pedirle al conductor que se calle y suba el volumen de la música.

12. AC/DC – Highway to Hell
Una elección muy obvia.

13. The Primitives – Crash
Esta canción tan redonda de los Primitives sobre un accidente ha sido versionada por grupos tan dispares como El canto del loco -cuya adaptación al castellano nos dejó versos del tipo “ahora vas a ser lo más/ podrás contar a tós la piña que nos diste”- o Belle and Sebastian.

14. Los Punsetes – Accidentes
Los Punsetes son uno de los grupos más especiales y más guays que tenemos en España. ‘Accidentes’ no es su mejor canción pero sí la que viene al caso.

15. Saint Etienne – Burnt out Car 
Me hacía ilusión hacer una trilogía con ‘Crash’, ‘Accidentes’ y ‘Burnt out Car’, al estilo de la trilogía de Astrud formada porEl miedo que tengo‘, ‘Paliza‘ y ‘Minusvalía. ‘Burnt out Car’ es una de las mejores canciones de Saint Etienne y ya os contamos lo bien que suena en directo, como se puede comprobar en este vídeo.

16. Chico y chica – La Rotonde
Cualquier excusa es buena para recordar a Chico y chica, incluido este interludio titulado ‘La Rotonde’. Una pena que no la tocaran la vez que Pomelo y yo les vimos en el Ocho y medio.

17. Steve Waring – Ma vieille bagnole
Una canción infantil con ruiditos que sabía que iba a gustar a Pomelo.

18. The Killers – Joy Ride
Pese a su puntito horteraese saxofón!- ‘Joy Ride’ está muy bien. Además, pensándolo bien, todas las canciones de los Killers son un poco horteras. A todo esto, ¿al final somos humanos o bailarín?

19. Rihanna – Shut Up and Drive
En los últimos años, Rihanna ha protagonizado una sucesión de números uno -en Estados Unidos ya ha superado a Madonna, está empatada con Michael Jackson y sólo la ganan Mariah Carey y los Beatles- bastante brutal. ‘Shut Up and Drive’ no llegó a alcanzar esta posición en América, aunque en España sí sonó bastante en su momento, algo después de la fea ‘Umbrella’.

20. Klaus & Kinski – Autovía de Albacete
‘Autovía de Albacete’ tiene una letra impresionante, con una estrofa final (“y es bien cierto que a tu lado yo me querría estrellar/ pon la cinta otra vez, impacto de felicidad”) que pone los pelos de punta.

21. Loquillo y los Trogloditas – Quiero un camión
Para no gustarme Loquillo ya es la segunda vez que pongo una canción suya. ‘Quiero un camión’ viene al pelo para seguir hablando de camiones y porque aparece Alaska, lo que me permite cumplir mi promesa de que la iba a meter en todos los CDs.

22. Desireless – Voyage voyage
Otra canción en francés. Mucho mejor la original que la espantosa versión de la infumable Kate Ryan.

23. Roxette – Sleeping in my Car
Roxette, como buenos suecos, molan mucho. Tienen una canción titulada ‘Joy Ride‘, como la de los Killers, pero es mucho mejor esta ‘Sleeping in my Car’, uno de sus temas más conocidos.

24.The Beatles – Drive My Car
Los viajes de Pomelo al volante son de ida y vuelta, lo que quiere decir que empiezan y acaban en el mismo sitio, como este disco, que termina con la misma canción con la que empezó. En este caso, con la versión original de los Beatles.

Lo que piensa Pomelo: Le entraron ganas de no parar al llegar a su destino y seguir conduciendo como una puta loca.

Si tú también quieres ser como Pomelo, puedes escuchar la playlist entera en Spotify.

Haz clic aquí para leer la anterior entrega de Canciones para Pomelo.

Jens Lekman – I Know What Love Isn’t: c.e.c. #81

Hace unos meses se preguntaban los Rusos Blancos en su perfil de Facebook que qué sentido tenía hacer canciones para un nuevo disco cuando todo lo que quisieran expresar ya lo hace mucho mejor Jens Lekman. Tampoco es para ponerse así, que a nosotros lo suyo nos gusta mucho. Pero es verdad que el sueco a veces compone unas canciones grandiosas, como lo es la que le da título a su último disco, ‘I Know What Love Isn’t’, en la que, como en la maravillosa ‘A Postcard To Nina‘, se enamora de una amiga lesbiana a la que propone ir a dar una vuelta en coche para ver si tienen el mismo gusto en chicas (“Look to the left, there’s a 9.5 down the street/ and to my right, a perfect 10 sitting in the driver’s seat”) y pedirle matrimonio (“I’m serious, but only for the citizenship”). El perfecto ejemplo de por qué pensamos que Jens miente cuando dice que no sabe lo que es el amor. Oh, you’re so silent liar, Jens.

Escucha todas nuestras c.e.c. en Spotify.

Jens Lekman / I Know What Love Isn’t


El cantante sueco -mami, ¿qué será lo que tiene Suecia?- Jens Lekman, a cuyos pies ya nos hemos rendido antes en no pocas ocasiones, está de vuelta con su tercer álbum de estudio, ‘I Know What Love Isn’t‘. Como se puede deducir del título, todos los cortes del disco tratan sobre lo mismo: desamor, desamor, corazones rotos -no es casualidad que la expresión que más se repita sea “broken heart”-, amor no correspondido y otro poco de desamor. Claro que decir esto y decir nada es lo mismo, porque anda que no le da de sí el tema al pobrecito Jens.

Es cierto que, en algunas canciones, da la impresión de que se queja por vicio. Hacer un drama de una situación como la que cuenta en ‘Some Dandruff on Your Shoulder’ -“”un poco de caspa sobre tu hombro“”- igual es de ser un poco depresivo, lo cual, a la vista del precioso estribillo al que da lugar, ni se nos pasa por la cabeza criticar. Otras veces el drama es ajeno a él: la melodía de ‘Become Someone Else’s’ nos recuerda al “y cuando yo te veo…” que cantaba David Bisbal en ‘Ave María’, una ordinariez total que, no obstante, se ve neutralizada por ese “Jenny, please, let’s never become like that” y por el piropo a su amiga Tracey Thorn.

El nivel de desesperación en las letras ya parece más justificado en temas como el que da nombre al álbum, en ‘Erica America’ -extraña elección como primer single, no tanto por la letra, a la altura de las demás (“I wish I’d never met you/ Like I wish I’d never tasted wine/ Or tasted it from lips that weren’t mine””), como por la instrumentación y los poco acertados coros femeninos- o en ‘She Just Don’t Want To Be With You Anymore’ y ‘I Want A Pair of Cowboy Boots’, las dos caras de la misma moneda -en la primera es ella la que ya no quiere estar con él, en la segunda es él el que sueña con un par de botas de vaquero que le lleven “a cualquier parte excepto de vuelta a ti”-.

Pero el núcleo duro de la tragedia griega de Jens Lekman lo encontramos en tres canciones enormes. En la primera, ‘The World Moves On’, de engañoso título, llega a la conclusión de que “cuando te rompen el corazón nunca lo superas, sólo aprendes a llevarlo con gracia”, en una letra que es una maravilla de cabo a rabo (“I almost died when you introduced me as a friend/ How can you call me a friend?/ If you don’t love me/ Then please have the dignity to tell me“). La segunda es ‘The End of the World Is Bigger Than Love’, en la que sostiene que lo único peor que que te rompan el corazón es el fin del mundo. ‘Every Little Hair Knows Your Name’, por su parte, sirve de forma muy esclarecedora tanto para abrir como para cerrar el disco, indicando así que toda la catarsis que debería haber supuesto componer este álbum no le ha servido de mucho -lo cual es precisamente el argumento de la canción-.

Al final, uno se da cuenta de que Jens Lekman en este álbum hace algo parecido a lo que Amy Winehouse decía que hicieron las Shangri-Las -quienes, según ella, tenían una canción para cada estado de una relación (“Cuando te atrae un chico pero no sabes ni su nombre. Cuando empiezas a hablar con él. Cuando empiezas a salir con él. Cuando te enamoras. Y luego cuando el cabrón te deja y solo piensas en suicidarte“)-, y nos ofrece una canción para cada estado de una relación… acabada. Después de escuchar todo esto, ¿alguien se llega a creer lo de que no sabe lo que es el amor? Eres un mentiroso, Jens. 7,4/10.

El festival Autumn Falls anuncia sus primeras confirmaciones.


El festival Autumn Falls, tiene lugar en Bruselas , con la colaboración de salas y clubs como AB, Botanique, Atelier 210, VK, Magasin 4, Madame Moustache, y que ha ido consolidando su posición como festival europeo en los últimos años.
Seguir leyendo El festival Autumn Falls anuncia sus primeras confirmaciones.