4 marzo 2024


El cantante sueco -mami, ¿qué será lo que tiene Suecia?- Jens Lekman, a cuyos pies ya nos hemos rendido antes en no pocas ocasiones, está de vuelta con su tercer álbum de estudio, ‘I Know What Love Isn’t‘. Como se puede deducir del título, todos los cortes del disco tratan sobre lo mismo: desamor, desamor, corazones rotos -no es casualidad que la expresión que más se repita sea “broken heart”-, amor no correspondido y otro poco de desamor. Claro que decir esto y decir nada es lo mismo, porque anda que no le da de sí el tema al pobrecito Jens.

Es cierto que, en algunas canciones, da la impresión de que se queja por vicio. Hacer un drama de una situación como la que cuenta en ‘Some Dandruff on Your Shoulder’ -“”un poco de caspa sobre tu hombro“”- igual es de ser un poco depresivo, lo cual, a la vista del precioso estribillo al que da lugar, ni se nos pasa por la cabeza criticar. Otras veces el drama es ajeno a él: la melodía de ‘Become Someone Else’s’ nos recuerda al “y cuando yo te veo…” que cantaba David Bisbal en ‘Ave María’, una ordinariez total que, no obstante, se ve neutralizada por ese “Jenny, please, let’s never become like that” y por el piropo a su amiga Tracey Thorn.

El nivel de desesperación en las letras ya parece más justificado en temas como el que da nombre al álbum, en ‘Erica America’ -extraña elección como primer single, no tanto por la letra, a la altura de las demás (“I wish I’d never met you/ Like I wish I’d never tasted wine/ Or tasted it from lips that weren’t mine””), como por la instrumentación y los poco acertados coros femeninos- o en ‘She Just Don’t Want To Be With You Anymore’ y ‘I Want A Pair of Cowboy Boots’, las dos caras de la misma moneda -en la primera es ella la que ya no quiere estar con él, en la segunda es él el que sueña con un par de botas de vaquero que le lleven “a cualquier parte excepto de vuelta a ti”-.

httpvh://www.youtube.com/watch?v=kZ3T_Rkgmzw

Pero el núcleo duro de la tragedia griega de Jens Lekman lo encontramos en tres canciones enormes. En la primera, ‘The World Moves On’, de engañoso título, llega a la conclusión de que “cuando te rompen el corazón nunca lo superas, sólo aprendes a llevarlo con gracia”, en una letra que es una maravilla de cabo a rabo (“I almost died when you introduced me as a friend/ How can you call me a friend?/ If you don’t love me/ Then please have the dignity to tell me“). La segunda es ‘The End of the World Is Bigger Than Love’, en la que sostiene que lo único peor que que te rompan el corazón es el fin del mundo. ‘Every Little Hair Knows Your Name’, por su parte, sirve de forma muy esclarecedora tanto para abrir como para cerrar el disco, indicando así que toda la catarsis que debería haber supuesto componer este álbum no le ha servido de mucho -lo cual es precisamente el argumento de la canción-.

Al final, uno se da cuenta de que Jens Lekman en este álbum hace algo parecido a lo que Amy Winehouse decía que hicieron las Shangri-Las -quienes, según ella, tenían una canción para cada estado de una relación (“Cuando te atrae un chico pero no sabes ni su nombre. Cuando empiezas a hablar con él. Cuando empiezas a salir con él. Cuando te enamoras. Y luego cuando el cabrón te deja y solo piensas en suicidarte“)-, y nos ofrece una canción para cada estado de una relación… acabada. Después de escuchar todo esto, ¿alguien se llega a creer lo de que no sabe lo que es el amor? Eres un mentiroso, Jens. 7,4/10.