Archivo de la etiqueta: La joven investigadora

Chico y chica / Los estudiosos

Lo primero en lo que uno repara al escuchar ‘Los estudiosos’, título del nuevo trabajo de Chico y chica que prometía ser el tercer LP del dúo, es que no es tal LP. Ellos lo han definido como “formato álbum EMI tecnopop continental” y se compone únicamente de ocho pistas, de las cuales ya habíamos oído dos el año pasado, las divertidas ‘Quiéreme doctor’ y ‘La joven investigadora’. Restando, nos quedamos con que las canciones nuevas son seis. Cinco, si tenemos en cuenta que una de ellas es el ineludible capítulo de la serie ‘4 en Alicante’, esta vez titulado ‘La espía búlgara’ y, como siempre, lleno de momentazos descacharrantes para tirarse por el suelo. Por tanto, lo de que esto iba a ser su primer álbum en ocho años no es del todo cierto, aunque si este formato les va a servir, como ellos dicen, “para funcionar con más fluidez, como hacen los diseñadores con su ropa en París y Milán”, bienvenido sea.

Sin embargo, es inevitable sentirse un poco defraudado con el resultado de este nuevo trabajo, habida cuenta de que lo mejor ya lo habíamos escuchado antes de que saliera: tanto las dos canciones del año pasado como el primer single, ‘Tú qué sabes’, una buenísima canción-reproche con un “trasfondo electrónico que no se lo salta un galgo”; una letra que “admite varios contextos: el amoroso, el profesional, el familiar, el económico y el parlamentario“, plagada de frases para repetir en el día a día (“¿Tú qué andas parrapleando?”, “Cara de guisante tú, voz de pito tendrás tú”) y un videoclip en el que “la trama sucede alrededor de una estructura arquitectónica que funciona como metáfora del gran cascarón de orgullo con el que se pasean los airados protagonistas”. En una palabra: imprescindible.

¿Y las demás canciones? Es inútil intentar encontrar en ellas algún hit como fueron en su día ‘No me preguntes la hora’, ‘Tú, lo que tienes que hacer’ o ‘No comprendes que te amo’. ‘Diabla’ y ‘La Gato’, como dicen en Jenesaispop, parecen más bien rarezas -ojo, que Chico y chica cuentan con rarezas tan brillantes como ‘La beata mata (y le roban el bolso)’- y ‘Mago Surf’, a pesar de contener el reproche más sagaz de todo el álbum (“Déjame, que ya se lo digo yo. En nombre de todo el pueblo, quiero decirle, con todo el respeto del mundo, que esas palomas y esos conejos eran de mi tío, y las teníamos preparadas para el sábado. Mal mago, las ha matado usted con la magia”), no resiste comparaciones con sus antiguos temas.

Aunque ellos explican que el título del álbum, ‘Los estudiosos’, se debe a una de las cosas que más les apasiona, “las reuniones de estudiosos analizando un tema hasta agotarlo, agotarse y agotarnos”, este trabajo tan escueto y tan parco en estribillos machacones como solían facturar no ha agotado para nada nuestro ansia de nuevas canciones. En lo que esperamos un nuevo álbum EMI tecnopop continental que nos sacie un poco más, procuraremos ir aprendiéndonos para sus conciertos las frases que nos ha dejado éste. Al fin y al cabo, no deja de ser una buena noticia que uno de nuestros dúos favoritos esté de vuelta, por mucho que lo que vayan publicando cada vez nos sepa a menos. 6,4/10.

Chico y chica / La joven investigadora


Si tuviéramos que comparar a Chico y Chica con alguno de los reyes del pop, podríamos decir que están mucho más cerca de Michael Jackson que de Madonna. O sea, que, como el primero, todo lo que hacen es excelente pero, cuantitativamente, su trayectoria musical no puede ser catalogada precisamente de prolífica, al contrario que la de la segunda. En efecto, su último LP -el imprescindible ‘Status’- vio la luz en 2004, y no fue hasta 2007 que publicaron el EP ‘Bomba latina’, que con solo cuatro pistas resultó de todo punto insuficiente para saciar la sed de Chico y chica que teníamos sus fans. Cuatro años más tarde, al parecer, siguen sin estar muy por la labor de hacerlo.

‘La joven investigadora’ es algo así como un EP conceptual -¿no es genial poder decir esto de un trabajo de Chico y chica?- en el que el dúo explora “el género de la música detectivesca y la canción de misterio ligero“. Con portada al estilo de las de las novelas de Agatha Christie, el EP se abre con la canción que le da título -impagable la sinopsis que han colgado en su página web-, que es ni más ni menos lo que cabría esperar de ellos a estas alturas. Diez años después de la publicación de ‘Sí’, su debut, los trallazos pop de aquella época (‘No me preguntes la hora’, ‘Tú, lo que tienes que hacer’) parecen definitivamente cosa del pasado, ocupando ahora su puesto canciones de estructura menos convencional pero con el mismo encanto y, sobre todo, la misma gracia. La muchacha del ojo virulé con un piso en Braga es la protagonista de esta historia en la que, entre otras cosas, tiene lugar un intento de chantaje con un conjunto de cama.

‘Quiéreme doctor’, en la que “una mujer con acento del adriático llama a su amor con apasionados apelativos calificativos, epítetos vehementes y piropos míticos: hipérboles referidos a diferentes colectivos, entidades y entes civiles, religiosos, deportivos y militares” es una especie de ‘La millonaria’ revisitada, con una parte hablada que ya la quisiera para sí Lady Gaga. El EP incluye, además, la versión de ‘Indicios de arrepentimiento’ que hicieron para el disco homenaje a Carlos Berlanga -quien, recordemos, afirmó que Chico y chica eran uno de sus grupos favoritos. El ingenio que derrochan en este miniálbum nos hace preguntarnos a qué se refieren exactamente cuando dicen que muchas de sus canciones todavía no han visto la luz porque las consideran “de culo gordo“. Como dirían ellos mismos, “no nos entra en la cabeza”. 7,7/10.