Archivo de la etiqueta: Santa Maria del Paramo

Crónica concierto Mars Red Sky+Karma To Burn en la Taberna Belfast. Mayo 2012


Una de las cosas que más me gusta es que aún conservo mi capacidad de sorpresa musical intacta. Tengo las orejas bien abiertas y confío ciegamente en personas cuya sapiencia en este tema está fuera de toda duda. Por eso cuando la gente de la Taberna Belfast de Santa María del Páramo insistieron en que el doble cartel que habían organizado con Mars Red Sky y Karma To Burn era uno de los mayores lujos stoner que se podian ver en Europa en este momento no me lo pensé y puse kilómetros de por medio hasta llegar a mi sala de conciertos favorita de la región.

Admito mi desconocimiento de los franceses Mars Red Sky y haber escuchado puntualmente a Karma To Burn, fundamentalmente al principio cuando se trataba de un grupo vocal, pero debía ser el único ignorante porque el pequeño recinto estaba lleno hasta la puerta de gente venida de muchos puntos del norte de España (Gallegos, Asturianos…) y de toda la comunidad, que se entregaron desde el principio a esta experiencia de música del desierto.

Problemas sobre compartir el backline produjeron que el concierto empezara con algo de retraso, no muy habitual en el Belfast, así que con muy poco espacio para moverse los Mars Red Sky comenzaban a desgranar las canciones de su disco Emergence con un sonido muy etéreo y atmosférico, voces que parecían salir del coro de una catedral y un juego de efectos de sonido en la guitarra que obligaban al pequeño vocalista a hacer auténticos malabares con los pies para activar y desactivar varios al mismo tiempo. Su montaje sonoro es complejo pero se desenvuelven en él con aparente sencillez y consiguen transmitir una sensación de paz muy inquietante. Strong Reflection (que tiene un clip apropiadamente grabado en Las Bárdenas Reales) y Curse fueron los temas que más me gustaron, no se limitan a repetir patrones rítmicos sino que van incorporando cambios de dinámicas musicales y breaks que enriquecen la audición, además el contraste de las afinaciones ultra graves con la voz aguda y cristalina de Julien Pras forman un contrapunto diferenciador. Gran sorpresa y unos “invitados” de auténtico lujo.

Probablemente si Karma To Burn hubieran aceptado compartir backline hubieramos visto aún un concierto más potente. Pero tener que desmontar todo para instalar su sencillísimo equipo (dos amplis sin ningún pedal ni efecto y una batería sin grandes alardes) hizo que el sonido inicial no fuera de su gusto e incluso pararan tras la primera canción a cambiar alguno de los cables de la PA.

El volumen que ellos querían para tocar no era muy compatible con las características del local (Mars Red Sky con un equipo mucho más complicado sonaron muy bien) y su guitarrista Will Mecum estuvo de bastante mal humor por ello. Quizás fue este el motivo por el que apenas estuvieron tocando una hora muy justa (bis incluido) pero al menos desde los lugares en que me coloqué yo en primera fila el sonido fue demoledor.

Es impresionante la maestría de Karma To Burn para construir melodías y ritmos variados con tan pocos recursos, los temas se aceleran y frenan, cambian de dinámica, varían su intensidad y todo ello lo hacen con muy pocas modificaciones en sus patrones, probablemente se trata de talento. Además visualmente son arrebatadores. Cada uno con una estética completamente disonante sobre su compañero. Desde la imagen de motero Hell Angel de su bajista Rich Mullins al aspecto homeless del batería Rob Oswall. Todos ellos con un protagonismo equivalente en el resultado final,  mientras Mecum va iniciando canciones, no hay set lists, para que sus compañeros le sigan.

Eight sonó como un cuchillo con su ritmo roto y sus pentatónicas y los cuellos empezaron a moverse en las primeras filas para quebrarse cuando Thirty Four hizo acto de aparición y el ritmo se aceleró hasta un sonido cercano al Thrash Metal de los primeros Metallica, Fourty Seven se recibió con ovación y Thrity Six puso el punto final a un concierto en el que los que les han visto anteriormente comentaban que no lo habían dado todo mientra,s en mi primera vez, yo me llevaba la imagen de un grupo demoledor sobre el escenario. Esta banda en una sala con una audiencia más desatada podría abrir las aguas. Me los apunto en la agenda para futuras visitas. ¿Quien dijo que es necesario un cantante para transmitir la intensidad?.

Unicornibot + Berlina. 29 Abril en la Taberna Belfast

Unicornibot vuelven a la Taberna Belfast por motivo de la gira de presentación de Dalle! que comenzó el pasado 16 de marzo en Galicia. El tour que tienen programado llevará su directo por algunos de los rincones más emblemáticos del país (el día de antes pasan por El Rincón del Cómico pucelano). Y dentro de esa gira harán una parada en Santa María del Páramo, el domingo 29 de abril, para electrizar y anonadar a los asistentes de nuevo con su éxcentrica y emblemática propuesta musical. Seguir leyendo Unicornibot + Berlina. 29 Abril en la Taberna Belfast

Programación Abril/Mayo en Taberna Belfast


Ya está la programación para los próximos meses en la Taberna Belfast, Santa María del Páramo (León). El buen criterio y la base rock es lo que reina este páramo leones, un lugar en cual sentirte como en casa.

El próximo miércoles 4 de abril será la hora de los Dirty York, los cuales dejaron a más de uno boquiabierto en el Azkena del pasado año. Seguir leyendo Programación Abril/Mayo en Taberna Belfast

Dirty York en Taberna Belfast, Santa María del Páramo

Dirty York, que a muchos nos dejaron sorprendidos en en Azkena Rock 2011, son un derroche energía en el escenario, derroche de hard rock setentero y actitud, son una de las bandas a tener en cuenta desde ya: Energía en estado puro.

El quinteto australiano estará el miércoles día 4 de Abril en La Taberna Belfast de Santa María del Páramo con sus sus dos guitarras, armónica, bajo, batería y teclados para hacernos enloquecer con las canciones de sus Waiting on St. George, y el potente Say Goodbye to Diamonds.

httpvh://www.youtube.com/watch?v=nQkVpM9rNhI

Crónica del concierto de a Jigsaw en la Taberna Belfast. Marzo 2012

Que tu bar favorito se encuentre a 170 kms de casa es realmente una faena y ocasiona que disfrutar de su ambiente, la música y cercanía de su gente sea cuanto menos difícil. Claro que en el caso de la Taberna Belfast de Santa María del Páramo sus propietarios hacen todo lo posible para que la distancia no sea un obstáculo y nos convencen con una programación musical de muchos quilates.

En este caso la joya  que nos proponían eran los portugueses a Jigsaw, a los cuales no pude ver en su cita en Valladolid el año pasado por la maldita imposibilidad de estar en dos lugares al mismo tiempo (me refiero obviamente a salas de conciertos), y que en el pequeño pero preciosista decorado del escenario leones asistieron en formato de dúo acústico con la baja de su violinista Susana Ribeiro demostrando que la felicidad en ningún caso es completa.

a Jigsaw son un compendio de pequeños grandes milagros que se conjuntan tras un envoltorio tan agradable como adictivo. Aunque vienen de Coimbra son imposibles de ubicar en un espacio concreto en lo físico y sin embargo perfectamente definidos en lo espiritual. Pertenecen a ese tipo de personalidad que habita en los rincones más oscuros de nuestro subconsciente, probablemente vecinos de la tristeza y la melancolía, y aportan un tono lúgubre y tenebroso a sus historias merced al profundo y sentido registro vocal de su cantante Joao Rui, mucho más cercano a Nick Cave que al más evidente Cohen en lo tonal y ejecutando en lo estilístico el imposible matrimonio de Johnny Cash y Tom Waits con Mark Lánegan como maestro de ceremonias. A su lado su compañero Joao Silva se ocupó de diversos teclados, uno de ellos de fuelle, (más percusión y autoharpa) y juntos nos condujeron durante cerca de hora y media por un territorio repleto de folk oscuro de sonidos profundos y origenes yanquies  donde el blues supura con más maldad que tristeza.

Drunken Sailors & Happy Pirates, su último trabajo se llevó el protagonismo de la velada, y su carácter profundo y en parte cinematográfico dio cobertura a canciones como The Strangest Friend donde la voz de Joao parecía surgir de una caja de resonancia que contrastaba con el sonido del arpa,  la macabra llamada a la muerte de Crow Covered Tree o el sonido más Waits de Even You.

Es probable que quien no se haya acercado anteriormente a su propuesta piense que con todas las premisas aquí expuestas la música de a Jigsaw pueda resultar complicada o excesivamente espesa pero quizás sea su mayor mérito el conseguir transportar a sus atmósferas al público, de una manera muy natural (al fin y al cabo las miserias humanas son universales) y conseguir un discurso sencillo de comprender pero adictivo en su forma.

Canciones de construcción y deconstrucción, que no de destrucción, donde la barrera del idioma cae ante una sensibilidad por momentos hirientes. Uno de los, cada vez menos, secretos mejor guardados de la música europea que está consiguiendo atraer hacia si la atención de las audiencias sin variar su propuesta. Si no les conoces deberías darles una oportunidad.

El vídeo que nos dejaron en nuestra web hermana Acordes Urbanos es un buen punto de partida. a Jigsaw en Acordes Urbanos

Crónica concierto The Delta Saints en Taberna Belfast. Octubre 2011


Nueva peregrinación a la localidad leonesa de Santa María del Páramo, en concreto a la estupenda Taberna Belfast, para disfrutar de otro de los conciertos “imperdibles” de la temporada musical con el lujo añadido de poder ver a bandas internacionales que en ciudades como Madrid o Barcelona actúan para audiencias de varios centenares pero en este caso en un recinto de pequeñas dimensiones (y una acústica privilegiada) donde raramente nos juntamos más de medio centenar de asistentes.

En este caso la cita era con los emergentes The Delta Saints, una de las bandas que más polvareda están levantando entre la prensa musical sin tan siquiera tener editada aún su primera obra completa (tan solo han publicado dos Eps que han recopilado en un cd especial para Europa y que se puede comprar en esta gira) y que se están llevando alabanzas unánimes y el reconocimiento de que nos encontramos ante una de las bandas que puede reinar dentro del panorama del “rock de raices” internacional, y de paso dar una patada en el culo a unos acomodados Drive By Truckers, en tan solo unos años.

Cinco jovenzuelos (apenas superan los veinte años) procedentes de Nashville y que atesoran en su bagage la sabiduría musical de auténticos veteranos del género.

Para hacerte una idea de a que suenan es como si capturaras a los Screamin Cheetah Wheelies del Magnolia (exijo que todo el mundo se ponga en pie al escuchar pronunciar este nombre) te los llevaras una temporada a un pantano a capturar las sonoridades más añejas y después de la sobreexposición a las raices les trasladaras al delta del Mississippi a convivir con los bluesmen más puros del género. La mezcolanza resultante es una fusión de soul, blues, funk y rock, de dobros centelleantes sobre un colchón de harmónica, de bases rítmicas negroides tejidas y entremezcladas a punteos de guitarra de rithmt and blues y de voces que delatan personalidad y crudeza muy por encima de la edad que sus pasaportes delatan.

Es como presenciar el pacto del cruce de la carretera 66 donde el diablo acuerda con un bluesman la eterna juventud a cambio del secreto del blues pero sin perder la personalidad propia, porque si exceptuamos a los citados Screamin Cheetah (de nuevo todos en pie) o a los Blues Travellers más puristas todo lo demás que el oyente percibe es familiar pero a la vez nuevo.

Así que estos imberbes tatuados con cruces y citas bíblicas, será por mantenerse alejados del diablo del cruce, con un look (excepto su bajista) sacado de cualquier pandillero de la peli de Erase Una Vez En América, con camisas blancas, tirantes y descalzos nos ofrecieron a algo más de 40 asistentes una ceremonia musical que dificilmente podremos olvidar.

Desde que abrieron fuego con Cigarrette hasta el final, casi dos horas después, con la versión de James Brown de Sex Machine pudimos asistir al orgasmo gospel, pasado por guitarra eléctrica,  de Company Of Thieves, al folk rural exacerbado de A Bird Called Angola (mi tema favorito de este año con el permiso del Codeine de Jason Isbell) o el blues puro y sentido de Momma que nos puso la carne de gallina al ritmo cadencioso de la harmónica de Greg Hommert (que sopló como un virtuoso) cuando el Belfast se convirtió en una ceremonia de la que los presentes participábamos con los coros.

Pero es que hubo más porque nos regalaron una versión del Hard To Candle de Ottis Redding que hizo palidecer a la adaptación de los “Cuervos Negros” y un aceleradísimo Johnny B Good que demostró que también pueden rockear como los que más.

Pero donde se encuentran más a gusto es cuando la lucha entre el blues y el folk se debate en duelo y surgen canciones como Pray On donde el sonido metálico y profundo del dobro te trae a la cabeza a Muddy Waters o cuando Ben Ringel se deja la voz y las pelotas cantando Voodoo Walk con la garganta rota y el ritmo se acelera y se percibe el calor del infierno saliendo de las manos de un bajista privilegiado, por no mencionar cuando Swamp Groove nos taladró el alma con su cadencia espiritual o 300 Miles nos situó en una carretera a ninguna parte propia de una road movie country.

Un concierto mayúsculo, impresionante, de una calidad que dificilmente será igualado este año y la antesala a la gira del 2012, prometieron volver el año próximo y los presentes les dejamos claro que si no lo hacían iríamos por ellos, en las que con el disco bajo el brazo seguro llenarán salas de mayor aforo y algún crítico lumbreras hablará de ellos como la nueva banda que salvará al rock de este siglo.

Mientras tanto unos cuantos privilegiados recordaremos esta fecha en la que les tuvimos cara a cara, compartimos cervezas (y algunos tipos con suerte como los miembros de esta web desplazados al evento  incluso mantel y anécdotas de la gira) y descubrimos que lo más profundo de los Estados Unidos es perfectamente trasladable al Páramo leones y que cuando alguien pregunte por la capital de alguno de los estados más rednecks de los USA mentalmente todos mencionaremos Belfast y no será precisamente por la verde irlanda sino por el rojo escenario de una taberna en la que algunos tenemos previsto pedir asilo (musical que no político) en breve.

The Delta Saints. Gira española en Octubre


La banda de Nashville The Delta Saints estarán de gira por España el próximo mes de Octubre para presentar en directo sus hasta ahora únicas referencias discográficas, los Ep´s Pray On y A Bird Call Angola, en la que promete ser una de las giras más destacadas de este año. Seguir leyendo The Delta Saints. Gira española en Octubre