Thee Brandy Hips / Raincoat

, , 1 Comment

<<-¿Y a cuál de los dioses del cielo puedes indicar como dueño de estas cosas y productor de la luz por medio de la cual vemos nosotros y son vistos los objetos con la mayor perfección posible?
-Al mismo -dijo- que tú y los demás, pues es evidente que preguntas por El Sol.>>
Platón.

Thee Brandy Hips sólo ensayan cuando están todos contentos y hace sol, o eso quieren hacernos creer en su biografía. La declaración de intenciones, lejos de ser factible en una ciudad como San Sebastián, no deja de parecer una metáfora cargada de tintes platónicos. Y así –igual que Platón consideraba al Sol como fuente de luz para el alma, como destino definitivo para encontrar la Verdad–, los donostiarras se pusieron manos a la obra para llegar su clímax Pop, su Sol particular, bien protegidos con un chubasquero por si a la tormenta le diese por arreciar durante el camino.

En el trayecto se han dejado los prejuicios anglosajones y el regusto a post-punk que destilaban sus primeras maquetas, con una melodía que supedita a todo lo demás y con un sonido más yanqui que británico. Porque ‘Raincoat’ es un disco de los que no necesitan demasiado poso ni excesivo vaivén. Pero tampoco conviene alejarlo de la estantería. Sus once canciones no revolucionarán el mundo estructural de la canción, pero disparan con precisión a la cabeza y se alojan dentro, no vaya a ser que con las prisas nos olvidemos de sus pegajosas melodías. Sería un error.

El ejemplo más visible queda patente en ‘Dissolve Your Love In Water’, primer trago que nos dejaron saborear de la ronda, canción de bañador y fiesta en la piscina donde el adonis del instituto besa a la cheerleader guapa del equipo de baloncesto mientras cinco nerds aguafiestas tocan en el jardín una canción que dice que el amor no existe. Porque no, puede que el trabajo de Thee Brandy Hips no esté fabricado para bailarlo en las discotecas modernas de Madrid pero evoca tantas vibraciones festivas que, al final, el alma termina por bailar de júbilo.

El leitmotiv que desarrollan desprende frenesí, estribillo y coros (‘Kosmicar’, ‘Nerves’, ‘In My Room’, ‘Wayne’), pero el disco tampoco peca de ser plano. En ‘Shoegazing’, los donostiarras muestran una faceta nueva y desconocida para ellos, reposada, melancólica y ambiental, que desestresa y enriquece al álbum. El leve relajo del ecuador encara la recta final donde ganan los medios tiempos y un sonido más limpio (‘Overexposed’, ‘Indian Summer’) y donde sueltan, como quien no quiere la cosa, esa joya que responde al nombre de ‘Boxing Day’, con esos «parapapas» que cualquier disco pop que se precie ha de tener.
Y es que ‘Raincoat’ es un disco que se deja querer, y mucho. Que responde a un patrón sencillo pero que encuentra precisamente ahí su gran virtud. Un disco que sería cantado en 1990, pero también en 2020. La confirmación de que con pocos medios se puede hacer algo precioso y preciosista. No lo dejen pasar.

Escúchalo y CÓMPRALO en su bandcamp.


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/25/d219549245/htdocs/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
 

Una Respuesta

  1. Laura

    8 febrero 2012 23:23

    Un poquito más de simpatia en el escenario se agradecería, ya que el cantante llega a ser un poco soso durante el concierto

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico