Vive la fête / Produit de Belgique

, , Leave a comment

Hay artistas que pueden pasarse años y años sin publicar material nuevo por considerar que no tienen nada que decir y también los hay que, al más puro estilo Woody Allen, sacan disco religiosamente cada cierto tiempo sin temer no tener nada que aportar al mundo e incluso, muchas veces, reincidiendo una y otra vez sin avergonzarse en conceptos, melodías, letras y rimas. Si bien no tiene por qué ser mejor lo primero que lo segundo -jamás nos atreveríamos a decir algo así los que disfrutamos con la carrera tan parca en innovaciones de los Ramones-, es evidente que sí lo es cuando lo que va lanzando el artista en cuestión tiene cada vez menos calidad. En los últimos años ése parece ser, lamentablemente, el caso del dúo belga Vive la fête.

Y es que es una pena observar cómo la carrera de los de Gante ha pasado en tan poco tiempo de encontrarse en un momento totalmente crepuscular, con un discazo como fue ‘Nuit Blanche’ -que, además, contenía esa canción-himno de mismo título que el álbum- inspirando a directores de cine y a diseñadores a, aparentemente, ni inspirar ni tan siquiera interesar a nadie -¿cuántos medios han reseñado este disco?-, así que nos quedaremos con las ganas de que alguien les entreviste y les pregunte el porqué del arrebato patriótico en el título del LP que acaban de publicar, ‘Produit de Belgique’.

La culpa de que se encuentren en la situación en la que están es, por supuesto, suya, pero no por ello este álbum deja de tener momentos buenos: ‘Je m’en fou’, falta de ortografía incluida, podría haber estado perfectamente en ese hit-over-hit que fue ‘Jour de Chance’; ‘Pas Controlée’, con sus referencias a pirarse a Saint-Tropez pase lo que pase, tiene cierta gracia; ‘Ce Soir’ -ya tenían una canción con ese nombre, ¡qué horrible es cuando los cantantes repiten títulos!-, con su derroche de vocoder, se antoja hasta necesaria y ‘Titi’ podría también salvarse de la quema. El resto del disco se mueve entre lo bochornoso (‘Décadanse’, primer single de título desgraciadamente acertado) y lo mediocre (‘Cinémathèque’, ‘Photogénique’), con algunos momentos directamente exasperantes (en ‘Mi amore’, una de las peores canciones que he oído en mucho tiempo, se atreven con el italiano para dejar claro, tras previas e igualmente fallidas incursiones en el inglés y el neerlandés, que Els Pynoo no debería apartarse de aquello que cantaba en ‘Jaloux’: “Je chante comme je chante et c’est tout en français”).

También es cierto que las primeras escuchas de sus dos anteriores álbumes, ‘Jour de Chance‘ y ‘Disque D’or‘, nos dejaron casi igual de fríos como ahora nos encontramos con este ‘Produit de Belgique’ antes de que nuestra opinión sobre ellos cambiara por completo -más en el caso de ‘Jour de Chance’ que en el de ‘Disque D’or’, todo sea dicho-, pero no tiene mucha pinta de que eso vaya a ocurrir con este disco por mucho tiempo que pase. Por suerte, Els y Danny parecen tomarse su carrera como la fiesta que el nombre de su grupo promete y en sus conciertos, como pudimos comprobar hace dos veranos, no hacen muchas concesiones a sus nuevos temas sino que, por el contrario, prefieren centrarse en apuestas seguras: ‘Tokyo’, ‘Schwarzkopf’, ‘Touche Pas’ siguen inamovibles del setlist. Aunque es un motivo más que suficiente para seguir pendientes del grupo, nunca está de más que las nuevas canciones nos ayuden a renovar nuestro interés en ellos. Las de este álbum no lo hacen ni por asomo, lo que inevitablemente convierte a ‘Produit de Belgique’ en un disco apto sólo para los fans más acérrimos. 3,5/10.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico