“Urtain” – K.O. técnico

, , Leave a comment

urtain-juan-cavestany

“Urtain” de Juan Cavestany
Sala de teatro experimental del Miguel Delibes de Valladolid: Mayo de 2009
Actores: Roberto Álamo, Raúl Arévalo, Luís Bermejo, Luís Callejo, Alfonso Lara, María Morales, Estefanía de los Santos, Luz Valdenebro
Dirección: Andrés Lima

Decía Joyce Carol Oates sobre el boxeo, que en los momentos de mayor intensidad, el boxeo parece contener una imagen de la vida tan completa y poderosa (belleza, vulnerabilidad, desesperación, bravura incalculable y destructiva) que el boxeo se convierte en la vida en sí, mucho más que un juego. Es el diálogo del cuerpo con su yo-sombra: es decir, con la muerte.
Todo eso es lo que nos representó la compañía Animalario sobre las doce cuerdas del cuadrilátero, en el que nos relataron los asaltos de toda una vida, pero en orden inverso; desde la trágica muerte del campeón tirándose desde la ventana de su piso de Madrid, días antes de la inauguración de los juegos olímpicos de Barcelona 1992, hasta la dura infancia del púgil y la absurda muerte de su progenitor.

El texto nació como un guión cinematográfico por encargo, pero Andrés Lima lo convirtió en pieza teatral con una fuerza y una dinámica difícilmente superable para la gran pantalla. Porque toda esa belleza, toda esa vulnerabilidad, toda esa desesperación y toda esa bravura con la que nos deleitó Roberto Álamo en la piel del “Tigre de Cestona” nos hubiera resultado demasiado falsa, pero el hecho de verlo in situ, hizo que realmente sufriéramos con el bravo boxeador vasco.
La interpretación de Roberto Álamo es magnífica, hasta su preparación física se nota que ha sido exhaustiva, pues presenta un porte de boxeador descomunal y sus poses boxísticas son óptimas. Todos los excesos de Urtain como persona y como deportista, están retratados en cada uno de los asaltos en los que lucha contra todo, contra todos y contra sí mismo.
La obra mantiene un ritmo frenético y no hace que el aburrimiento aparezca en ningún instante, aún así algún asalto debiera haberse recortado pues peca de redundante. Pero engancha de principio a fin y la tragedia se disfraza de tragicomedia en algunos momentos, dibujándonos situaciones delirantes haciendo que el público riera en alguno de los capítulos en los que aparecen caricaturizados diversos personajes con los que compartió vivencias José Manuel Ibar “Urtain”.
La posición privilegiada viendo el espectáculo, hizo que pudiera apreciar como los demás actores que compartían escena con Roberto Álamo, interactuaban con el público y nos hacían cómplices de todo lo que allí sucedía, aunque en algunos momentos su histrionismo y compadreo hiciera que nos fuéramos un poco de la historia ya que polarizaban en exceso y su protagonismo cobraba demasiado peso. Aún así todas las interpretaciones estaban muy trabajadas y unidas a una impecable puesta en escena ayudada por una buena iluminación, hiciera que el espectáculo rayara a buena altura.
Todo el equipo de Andrés Lima, incluido él mismo nos venció por K.O. técnico.

por Mr. Burg

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico