4 marzo 2024
Alquimistas de la nueva americana : Crónica de Big Thief en Madrid. La Riviera. Abril 2023.

Pocas cosas hay más preciosas en la vida que caer rendidos ante el poder redentor de la música, así caímos hace apenas dos semanas en Madrid, deslumbrados ante la luz que emite una banda de la categoría de Big Thief.

Las expectativas por ver a una banda que crece con cada disco a pasos agigantados era de nuevo máxima, sus anteriores pasos por nuestro país, bien enmarcados en los fastos del Primavera Sound, o bien en gira organizada por el mismo festival, han ido gestando la leyenda que no hace sino crecer. El respeto del público en una sala de estas características no siempre es posible, pero se alinearon los astros para que todos tomáramos conciencia que lo demás estaba de más, que lo que importaba en esta cita era disfrutar de las composiciones de los de Brooklyn ( el pobre Lutalo no tuvo tanta suerte en su apertura con un chapurreo continuado por parte de los asistentes). La nueva visita de la banda servía para presentar en pequeños recintos su flamante nuevo disco ‘Dragon New Warm Mountain I Belive In You’, trabajo que ha ido encabezando listas de lo mejor del año pasado y que sigue ganando adeptos.

El cuarteto consigue revindicar una nueva americana, un folk con reminiscencias setenteras y bañado de referencias actuales, todo un paseo por la música de raíces norteamericana, salpicada de esa chispa de carisma y de talento que hace de los Big Thief, una de las grandes bandas del momento. Con una Riviera totalmente llena, el grupo conseguía formar una bisagra intergeneracional albergando en su parroquia musical a público de edades y grupos sociales variopintos. Eclecticismo, trasladado a la pista y ejecutado en escena. Magia sin fuegos de artificio, una realidad tangible como párrocos del nuevo rock.

Adrinne Lenker y sus compañeros salían a por todas de primeras, con una de sus composiciones aún no publicadas, ‘Already Lost‘, a la que seguiría uno de sus ya himnos de mayor acogida ‘Happiness‘. Detallismo absoluto, sonido limpio, sólidos y confiados, majestuosidad dentro de la sencillez, ¿puede un cuarteto hacer enmudecer a dos mil personas con un simple acorde? La respuesta para los Big Thief sería un rotundo sí. ‘12.000 lines’, ‘Dried Roses’ y ‘Certainty‘ dieron buena muestra de ello. Ecos de Neil Young, Fleet Foxes, Angel Olsen, o Elliot Smith iban vislumbrándose entre su pop de orfebrería maýusculo, con momentos para enmarcar como la ejecución de la triada ‘Born For Loving You’, ‘Masterpiece’ o ‘Shark Smile’. Guitarras juguetonas, percusión con vida propia, magnetismo del cuarteto máximo, férrea defensa de temas que sin haber pisado formato físico se han ganado el nivel de indispensables (‘Vampire Empire‘).  El juicio se llevaba emitiendo desde los primeros acordes ¿es un nuevo hype o realmente Big Thief son el next big thing? ya sabéis la respuesta. ‘Not’, ‘Flower Of Blood’ o ‘Dragon New Warm Mountain I Believe In You’ llevaron al directo al nivel de comunión máximo, admiración y colocón folk para todos antes de acabar con ‘Spud Infinity‘ y su lado más fronterizo. Alquimia pura.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *