Crítica: EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN BUTTON, de David Fincher

, , 3 Comments

benjaminntd

THE CURIOUS CASE OF BENJAMIN BUTTON (Estados Unidos 2.008, 164 Minutos, Drama)
Dirección:
David Fincher.
Guión: Eric Roth y Robin Swicord sobre un relato de F. Scott Fitzgerald.
Reparto: Brad Pitt, Cate Blanchett, Taraji P. Henson, Julia Ormond, Jason Flemyng, Elias Koteas, Tilda Swinton.
Fotografía: Claudio Miranda.
Música: Alexandre Desplat.
Trailer

Valoración: 9/10

Sinopsis: Agonizante en un hospital y con la única compañía de su hija, la anciana Daisy repasa el diario de Benjamin Button, un hombre nacido en extrañas circunstancias. En contra de los dictámenes de la naturaleza, Benjamin nació con el aspecto físico de un anciano y a lo largo de su vida fue rejuveneciendo progresivamente. Para Benjamin su rareza no fue obstáculo para correr grandes aventuras, visitar lugares de todo el mundo y conocer al amor de su vida, una bailarina llamada Daisy.

Crítica: Desde hace años David Fincher ha brillado en panorama cinematográfico norteamericano confirmándose como uno de los mejores cineastas de su país. Sus obras logran cautivar a crítica y público, tiene una gran relación con sus actores, un estilo propio y una gran capacidad para adaptarlo a sus historias. Títulos memorables como Seven, El Club de la Lucha o Zodiac, marcadas ya como películas de culto por millones de cinéfilos de todo el mundo, forman parte de su creciente filmografía. Sin embargo pese a su talento, a Fincher se le ha escapado continuamente el reconocimiento que sin duda merece. La Academia le ha dado siempre la espalda a un director de carrera intachable que por ejemplo, dejó el año pasado una joya como Zodiac que sorprendentemente no logró aparecer en los premios. Este año parece que la suerte de Fincher puede cambiar con Benjamin Button, una película que tiene todo lo que tanto parece entusiasmar en los Oscar y similares galardones. Una gran historia que repasa por completo el siglo XX estadounidense, dos estrellas rindiendo a gran nivel en unos papeles complicados y por supuesto, una dirección impecable. Pero si Fincher, que no ha quedado nada satisfecho con el montaje final de la cinta, lograra el Oscar por esta Benjamin Button, no sería una recompensa por su mejor trabajo. Benjamin Button es una película formalmente perfecta, tanto que ese refinamiento estilístico parece no encajar del todo con una historia en la que a priori primaba la ilusión. La magnífica “historia del reloj”, con la que se abre el filme, es la pista clara de por dónde debería haber discurrido toda esta aventura existencial. Pero con el paso de los minutos se pierde por desgracia, ese tono de cuento que ha cobrado vida. Si esta meticulosa obra de ingeniería -simplemente su maquillaje es ya una obra maestra digna de reconocimiento- tuviera algún fallo, sería que se echa en falta en algunos momentos una explosión de color, de imaginación desatada, de frescura y de auténtica creatividad. Sin ese factor, el alma de Benjamin Button se ve enclaustrada en un mundo extremadamente realista, plagado de drama pero carente de alegría, en el que la vida es inclemente y las fábulas son simplemente rarezas propias de excéntricos y monstruos.

por Pablo Gutiérrez

Estreno en España: 6 de Febrero

 

3 Respuestas

  1. Rubencastillo

    9 febrero 2009 16:29

    En mi modesta opinion, es una superproducción con dos actores del momento en un proyecto ambicioso pero con un resultado final sin ritmo, como un encefalograma plano, de una duración exagerada para contar la historia que cuenta y con recursos archireutilizados como contar la historia dentro de la misma pelicula, inevitablemente recuerda con mas pena que gloria a peliculas como Big fish o Forrest gump. En cuanto a la calidad de la pelicula a nivel tecnico es impecable y probablemente de Oscar, pero considero que una pelicula no se puede medir por la calidad visual y sonora sin tener una estructura y un guion solido y sostenible. Respecto a la interpretación, El personaje principal carece de matices, es un personaje que expresa los mismos sentimientos que suele expresar Brad Pitt en este tipo de papeles, en mi opinion, no conecta en ningun momento con el publico y si alguien merece un oscar es el sobervio equipo de maquillaje.

    Recomiendo esta idea para un corto, pero no para una superproducción.

  2. Vito

    10 febrero 2009 17:00

    totalmente de acuerdo con Rubencastillo. Me dio mucha pena que se perdiese el toque fantastía con el que comienza y se centre en otra historia biografía plana y sin ritmo para contar anécdotas de la hª de américa. Por cierto, las semejanzas con Forrest Gump son enormes, no dejéis de visitarnos el jueves para ver un más que sorprendente vídeo titulado «El curioso caso de Forrest Gump»

  3. Suldrun

    25 diciembre 2009 2:33

    Respecto a la crítica de Rubencastillo sobre esta película, me gustaría objetar algunas cosas y asentir en otras.

    Pienso que, en efecto, los paralelismos con superproducciones como «Forrest Gump» (dulzona, melodramática y estúpida película sobre el idiota que vive el sueño americano) o la obra maestra de Tim Burton «Big Fish» (nada que ver con la anterior señalada) son mas que obvios o evidentes, y que en ocasiones se usa ese juego manido de recursos estilísticos que tanto abunda en cierto cine de Hollywood actual.
    En todo esto-que no es poco- estoy de acuerdo en los que crítican a Benjamin Button por las fallas de su desarrollo, por el alambicado artificio de muchas de sus escenas (como las aventuras del barco y ese capitan que parece salido del propio Forrest Gump en su busca de gambas).

    Sin embargo, discrepo totalmente en que el final carezca de ritmo. Desde que el personaje Benjamin Button se marcha, contando a través de postales su experiencia por los lugares en los que ha vivido, hasta que Jenny lo recoge y lo cuida en la residencia, toda la película cobra una vida propia y original, se nutre de la idea magnífica de Scott Fitzgerald y se redime totalmente de sus errores pasados; se olvida, en definitiva, de la convención de las fórmulas conocidas y se adentra en uno -pienso- de los momentos más intensos que se hayan plasmado en una pantalla en muchos años: una anciana Jenny sosteniendo a un bebé en cuyo interior habita un moribundo anciano Benjamin Button. Es imposible que haya falta de ritmo en la intensidad, cuando ésta es precisamente la que define el arte. Y aunque Benjamin Button no es la obra maestra que podría haber sido si su estructura se hubiera aligerado del peso de algunas convenciones, lo cierto es que, tanto el incicio (cuento del reloj que iba hacia atrás) como la parte final ensalzan y reflotan el conjunto hasta elevarlo a un nivel del que carece Forrest Gump (no así Big Fish). Pues me parece muy bien que se reseñen las similitudes con Forrest Gump siempre y cuando se observe que éstas no dejan de ser más que circunstanciales, pues Benjamin Button triunfa allí donde Forrest fracasa obviamente: es decir, en transmitir una idea filosófica de envergadura. Yo creo que, en ese sentido, Benjamin Button será una obra recordada durante mucho tiempo pese a sus propios errores, ya que sus virtudes la reflotan y ensalzan y le otorgan (finalmente, gracias a su parte final) el sentido último que habita en el «espíritu» mismo de la historia.

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico